Con 289 votos a favor, 152 en contra y una abstención, los diputados federales avalaron en lo particular la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, promovida por el Presidente Andrés Manuel López Obrador para fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Ciudad de México, 24 de febrero (SinEmbargo).– Después de 16 horas de discusión, la Cámara de Diputados aprobó la madrugada de este miércoles en lo general y en lo particular la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, por lo que ahora el dictamen será turnado al Senado de la República.

Durante una sesión semipresencial, los legisladores avalaron en lo particular los cambios a diversas disposiciones de la ley con 289 votos a favor, 152 en contra y una abstención. El proyecto fue remitido por el Presidente Andrés Manuel López Obrador con carácter preferente el pasado 1 de febrero, luego de que se desahogaron, en un promedio de 11 horas, las reservas presentadas por las y los diputados.

“En términos del dictamen quedó el proemio, los antecedentes, el contenido de la iniciativa, las consideraciones, así como los artículos 3, 4, 12, 26, 35, 53, 101, 108 y 126 de la Ley de la Industria Eléctrica“, detalló la Cámara de Diputados en un comunicado.

Asimismo, se establecieron los artículos transitorios primero, segundo, tercero, cuarto y quinto, los cuales fueron reservados por los legisladores del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el Partido Acción Nacional (PAN), el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Partido del Trabajo (PT), Movimiento Ciudadano (MC), Partido de la Revolución Democrática (PRD), el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y sin partido.

De acuerdo con el dictamen, el “objetivo es fortalecer a la Empresa Productiva del Estado, como es la Comisión Federal de Electricidad (CFE); garantizar la confiabilidad y un sistema tarifario de precios, que únicamente serán actualizados en razón de la inflación”.

Para ello es que se “modifica el mecanismo del despacho de las centrales eléctricas, para quedar en prioridad: Energía Producida por las Hidroeléctricas, Energía Generada en otras Plantas de la CFE, Energía eólica o solar de particulares y Ciclos Combinados de empresas privadas”.

Además, se prevé la obligación de que los permisos a que se refiere la Ley de la Industria Eléctrica se encuentran sujetos a los criterios de planeación del Sistema Eléctrico Nacional emitidos por la Secretaría de Energía, y se establece que el otorgamiento de Certificados de Energías Limpias no dependerá de la propiedad o la fecha de inicio de las operaciones comerciales en las centrales eléctricas.

También “elimina la obligatoriedad de comprar por subastas para el Suministrador de Servicios Básicos; obliga a la Comisión Reguladora de Energía a revocar los permisos de autoabastecimiento, así como sus modificaciones, en los casos en que hayan sido obtenidos mediante la realización de actos constitutivos de fraude a la ley”.

La presidenta de la Mesa Directiva, Dulce María Sauri Riancho, dio a conocer que con fundamento a lo que dispone el artículo 93, numeral 1, del Reglamento de la Cámara de Diputados, se ordena que antes de que se remita la minuta a la colegisladora, se realicen las correcciones que demandan el buen uso del lenguaje y la claridad de la ley, sin modificar lo aprobado por la Asamblea.

LA APROBACIÓN EN LO GENERAL

Ayer, la Cámara de Diputados aprobó la polémica reforma a la Ley de la Industria Eléctrica que privilegia a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), la empresa del Estado, en detrimento de las generadoras privadas, sobre todo de renovables.

Con 304 votos a favor, 179 en contra y cuatro abstenciones, luego de cinco horas de discusión, los diputados enviaron al Senado la iniciativa preferente del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

La bancada mayoritaria del gobernante Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y sus aliados del Partido del Trabajo (PT) y el Partido Encuentro Social (PES) replicaron los dichos de López Obrador contra el “saqueo” de los privados.

“El fondo de la iniciativa es recuperar la función rectora y de planeación del Estado en un área estratégica como la eléctrica para garantizar la seguridad energética y la seguridad nacional”, afirmó Manuel Rodríguez, Diputado de Morena y presidente de la Comisión de Energía.

El principal cambio es eliminar el criterio económico del despacho eléctrico para siempre suministrar primero la electricidad de las plantas hidroeléctricas y de combustibles fósiles de la CFE sobre las centrales privadas de renovables y al último las de ciclo combinado.

Los diputados de Morena presumieron el primer paso para revertir la Reforma Energética de 2013, que abrió el sector a la inversión privada en la Presidencia de Enrique Peña Nieto (2012-2018).

“Vamos a recuperar la soberanía energética nacional, es lo que estamos haciendo hoy, vamos a detener el saqueo salvaje amparado por una ley que sólo pudo ser aprobada por la corrupción y por la falta de patriotismo”, manifestó María de los Ángeles Huerta, Diputada de Morena.

La reforma también elimina la obligatoriedad de las subastas eléctricas en las que participan particulares y cambia las reglas de los Certificados de Energía Limpia (CEL) para darlos a plantas viejas de la CFE.

Por ello, la Diputada Zulma Espinoza anunció el voto en contra del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), que ha sido aliado del Gobierno en el Congreso, pese a coincidir con la meta de fortalecer a la CFE.

“Pasaremos de una política de fomento e incentivos a la inversión en desarrollo de energías renovables a una de incertidumbre, asimetría y estigmatización”, señaló.

La iniciativa también pide “revisar la legalidad y rentabilidad” de los contratos del Gobierno con productores independientes de energía a los que el Presidente y su partido acusan de corrupción.

Pero la Diputada sin partido Lucía Riojas cuestionó el compromiso anticorrupción del Gobierno al señalar que el Senador Armando Guadiana, de Morena, se beneficiaría de vender carbón a la CFE, así como la prima del Presidente, Felipa Obrador, ha obtenido contratos con Petróleos Mexicanos (Pemex).

“Que las familias del Gobierno en turno sean quienes se están beneficiando del monopolio del Estado, que empeña en nombre de la nación la seguridad energética, ¿qué más da?”, cuestionó la legisladora sin partido.

Sesión ordinaria de la Cámara de Diputados, en la que somete a discusión el proyecto de decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Ley de la Industria Eléctrica.

Sesión ordinaria de la Cámara de Diputados, en la que somete a discusión el proyecto de decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Ley de la Industria Eléctrica. Foto: Mario Jasso, Cuartoscuro

El Diputado Hernán Salinas, del derechista Partido Acción Nacional (PAN), denunció que aumentaría el subsidio eléctrico que ya asciende a 70 mil millones de pesos anuales (cerca de tres mil 500 millones de dólares).

“Amparados bajo el mantra de rescatar la soberanía y la seguridad energética no se dan cuenta del daño que esta reforma le va a ocasionar al país y a la confiabilidad del sistema. Tendremos menos energía, más cara y más contaminante”, advirtió.

–Con información de EFE