Mundo
El estudiante de Biología Bahiano Ayala sostiene un cartel que reza "Nací pobre y hago ciencia" mientras espera el inicio de una marcha para exigir más fondos para las universidades públicas en Buenos Aires, Argentina, el martes 23 de abril de 2024.

Los jóvenes en marcha

FOTOS ¬ Miles cimbran la calle en Buenos Aires: gritan NO al recorte en universidades

24/04/2024 - 11:15 am

Estudiantes y profesores de universidades públicas de Argentina denunciaron que la resolución oficial está afectando seriamente el funcionamiento de sus distintas facultades, al punto de tener que dictar clases en penumbras o calles y plazas.

Por Débora Rey

BUENOS AIRES (AP).— Varios miles de estudiantes y profesores de universidades públicas de Argentina protagonizaron el martes la mayor movilización contra el plan de ajuste del Presidente ultraderechista Javier Milei por considerarlo una amenaza para la continuidad de la educación gratuita que ha formado a varias generaciones de argentinos y extranjeros.

“Si la universidad está vacía, ¿de qué llenamos el futuro?”, se leía en un cartel escrito a mano que sostenía un joven en la Plaza de Mayo de Buenos Aires, epicentro de la movilización. “En defensa de la educación pública”, que también tuvo réplicas en todo el país y contó con la adhesión de sindicatos, organizaciones sociales y partidos de la oposición.

El nudo del conflicto es la decisión del Presidente ultraliberal de mantener el presupuesto nacional de 2023, pese a una inflación interanual de casi 288 por ciento en marzo y disponer aumento de partidas de forma unilateral. La medida es parte del plan de austeridad y desregulación de la economía que lleva adelante Milei desde que asumió el 10 de diciembre y, que según él, es la única alternativa para terminar con el flagelo de la inflación.

Carteles de protesta en la Universidad de Buenos Aires (UBA) antes del inicio de una marcha para exigir más fondos para las universidades públicas en Buenos Aires, Argentina, el martes 23 de abril de 2024.
Carteles de protesta en la Universidad de Buenos Aires (UBA) antes del inicio de una marcha para exigir más fondos para las universidades públicas en Buenos Aires, Argentina, el martes 23 de abril de 2024. Foto: Natacha Pisarenko, AP

Las autoridades de la pública Universidad de Buenos Aires (UBA), una de las más prestigiosas de Latinoamérica y la de mayor matrícula de estudiantes del país sudamericano, denunciaron que la resolución oficial está afectando seriamente el funcionamiento de sus distintas facultades, al punto de tener que dictar clases en penumbras o calles y plazas para reducir el consumo de energía eléctrica, y advirtieron que en estas condiciones podrían cerrar sus puertas a mediados de año.

“Nuestras universidades han sufrido un fuerte ajuste en términos reales en gastos de funcionamiento. Las partidas que mes a mes el Poder Ejecutivo envía a las universidades para poder funcionar, mantener edificios, realizar obras, sostener becas, las residencias, comedores, investigar, el desarrollo científico, laboratorios, servicios básicos, alquileres, todo fue congelado”, según un documento leído por la presidenta de la Federación Universitaria de Argentina (FUA) —nucléa a los estudiantes de las universidades públicas de todo el país— en el cierre de la protesta.

“Llegamos a marzo de 2024 con un presupuesto de gastos a valores de septiembre de 2022”, señaló.

La gente marcha para exigir más financiación para las universidades públicas y contra las medidas de austeridad propuestas por Javier Milei. Foto: Rodrigo Abd, AP

La policía no informó el número de manifestantes en la capital argentina, mientras los convocantes dijeron que fueron 800 mil personas.

Andrea Koch, de 27 años y estudiante de medicina de la UBA, dijo a The Associated Press que no hubiera podido estudiar la carrera si no hubiera sido gratuita y teme que no pueda recibirse si cierra.

“Si el Gobierno no cambia su postura, la UBA cierra antes de fin de año. Nunca habíamos llegado a este punto pese a las crisis de otros años, ojalá esta protesta haga recapacitar al Presidente”, sostuvo.

Según datos de la Secretaría de Educación correspondientes al año 2023, de los 2.7 millones de estudiantes universitarios en todo el país, el 80 por ciento estudia en universidades de gestión estatal.

Flavia Comiglio, de 41 y egresada de la carrera de Comunicación Social de UBA, sostenía un cartel con la frase: “Nuestros hijos e hijas merecen ser lo que quieran ser. Universidad pública y gratuita”.

“Desfinanciar la universidad es una forma de destruirla. Es importante defenderla para que las clases bajas que no tienen dinero para pagar educación tengan acceso a la universidad y hacer la carrera que quieran. En otros países eso no pasa. Tengo tres hijas y quiero que tengan mis mismas posibilidades”, afirmó.

El Ministerio de Capital Humano, del cual depende el área de educación, indicó en un comunicado que las universidades públicas recibieron la víspera 21 mil 888 millones de pesos (unos 24.5 millones de dólares) del Estado Nacional para su funcionamiento y que se realizó “el depósito del 100 por ciento de los gastos de funcionamiento” de las universidades nacionales, con un aumento del 70 por ciento.

Estudiantes marchan hacia el Congreso para exigir más financiamiento para las universidades públicas y contra las medidas de austeridad propuestas por el Presidente Javier Milei. Foto: Rodrigo Abd, AP

Pero los referentes del movimiento universitario indicaron que aún con esa mejora el presupuesto corre por detrás de la inflación. “Más del 90 por ciento de lo que estado invierte en la educación superior se destina al pago de salarios de docentes y no docentes en universidades nacionales. En los últimos meses, el salario de los trabajadores han perdido el 50 por ciento respecto a la inflación. Sin salarios dignos, la educación pública es inviable”, indicó el documento universitario.

A través de sus redes sociales, Milei replicó publicaciones de sus seguidores en contra de la protesta y en las se cuestionaba los “intereses políticos” detrás de la convocatoria.

La Ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, señaló que la marcha que tiene lugar en la capital busca “poner en jaque al Gobierno” al contar con la presencia de dirigentes del peronismo y organizaciones sociales izquierdistas contrarias a Milei, un economista ultraliberal y de extrema derecha que asumió en diciembre.

 

Bullrich afirmó que “el país entero está en un momento en que debe ajustarse para salir adelante”.

El Gobierno también acusa a la UBA y a otras universidades públicas de adoctrinamiento y falta de transparencia en el manejo de recursos.

Verónica Pardo, de 52 años y boliviana, marchaba con una copia de su título de enfermera de la UBA y vestida con un delantal blanco. “No es cierto que la universidad pública busque adoctrinar. Enseña a tener espíritu crítico, da posibilidades, nos enseña que es posible llegar a una meta”, afirmó la mujer y señaló que los extranjeros “no sacamos lugar a los argentinos en la universidad, al contrario, la enriquecemos con nuestras distintas visiones”.

En un hecho inédito, referentes de distintos espacios políticos, desde la expresidenta de centro-izquierda Cristina Kirchner, el titular de la centrista Unión Cívica Radical (UCR), Martín Lousteau y el exalcalde de Buenos Aires, el conservador Horacio Rodríguez Larreta, participaron de la movilización.

Delantales que rezan en español “Defendamos la ciencia y la educación” y “Defendamos nuestro futuro” cuelgan en la Universidad de Buenos Aires (UBA) antes del inicio de una marcha para exigir más financiamiento para las universidades públicas de Buenos Aires, Argentina. Foto: Natacha Pisarenko, AP

También contó con el apoyo de casas de estudio privadas como las universidades de San Andrés y Torcuato Di Tella, que mostraron su preocupación por “las evidentes campañas de descrédito de las universidades nacionales y de la investigación científica”.

Otras provincias, como Córdoba, también fueron escenario de masivas manifestaciones en las que el movimiento estudiantil se ha unido con la Confederación General del Trabajo —la principal central sindical—y fuerzas políticas opositoras en contra del recorte que el Gobierno viene aplicando en la educación pública.

“Creemos en la capacidad igualadora de la educación pública y gratuita. En el poder transformador de la universidad como formidable herramienta de movilidad social ascendente… todos los problemas que tenemos se resuelven con más educación y más universidad pública”, concluyeron los universitarios. “La educación nos salva y nos hace libres. Convocamos a la sociedad argentina a defenderla. Viva la educación pública”.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video