Economía

#PeñaQuiereElAeropuerto peeeero #YoPrefieroElLago: grupos lanzan campaña en contra del NAIM

24/09/2018 - 12:54 pm

Especialistas, pobladores y organizaciones iniciaron este lunes una campaña para informar a los mexicanos sobre las graves afectaciones ambientales y financieras de la construcción del nuevo aeropuerto en Texcoco. El principal lema de este movimiento, que se llevará acabo antes de que se realice la consulta, será: #PeñaQuiereElAeropuerto pero #YoPrefieroElLago.

La construcción de un Nuevo Aeropuerto, ya sea en Texcoco, en donde se desarrolla actualmente, o en Santa Lucía, que es la propuesta del Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, son las dos opciones que están sobre la mesa y que tendrán que elegir los mexicanos a través de una consulta ciudadana el 28 de octubre.

Ciudad de México, 25 de septiembre (SinEmbargo).– A poco más de un mes que se realice la consulta para determinar la ubicación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), especialistas, pobladores y organizaciones iniciaron este lunes una campaña para informar a los mexicanos sobre las graves afectaciones ambientales y financieras de la construcción de la obra en Texcoco.

Liderada por el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra de Atenco y la Plataforma Organizativa Contra el Nuevo Aeropuerto y la Aerotrópolis, esta nueva campaña, que también se lanzó en redes, tiene como lema principal: #PeñaQuiereElAeropuerto pero #YoPrefieroElLago.

La construcción de un Nuevo Aeropuerto, ya sea en Texcoco, en donde se desarrolla actualmente, o en Santa Lucía, que es la propuesta del Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, son las dos opciones que están sobre la mesa y que tendrán que elegir los mexicanos a través de una consulta ciudadana el 28 de octubre.

La primera ha sido fuertemente criticada por estar comprometida en presuntos actos de corrupción y por los daños ambientales que generaría, mientras que la segunda ha sido descartada por varios organismos que la califican como improvisada e “inviable”.

“Estamos convencidos de que luchar por la vida es un deber, sobre todo cuando quienes tratan de imponer la obra (en Texcoco) lo hacen desde el poder del dinero”, dijeron los manifestantes en el inicio de esta campaña informativa.

“Sí se puede detener, pues es un megaproyecto de muerte y la lucha en su contra es una lucha por la vida”, agregaron los activistas en un protesta realizada en la Ciudad de México.

“Sí se puede detener, pues es un megaproyecto de muerte y la lucha en su contra es una lucha por la vida”, dijeron los activistas en un protesta realizada en la Ciudad de México. Foto: Twitter @cencos

De acuerdo con su exposición, la obra que se está construyendo en Texcoco pretende:

–Secar el lago de Nabor Carrillo (reserva ecológica), contaminarlo con aguas negras y cubrir con cemento el vaso de Texcoco.

–Más hundimientos: Dicen que es viable construir, pero no te dicen que el funcionamiento no está garantizado.

–Ricos más ricos: Los activistas señalan a empresarios como Carlos Slim y Hank Rhon entre los beneficiados de la obra.

–Gasto de miles e millones.

En contraste, lo que la campaña busca es:

–Defender el lago.

–Agua para la vida.

–Salvar a 250 especies que habitan en la región de Texcoco.

–Invertir en lo que importa.

El pasado 18 de septiembre, especialistas expusieron que la obra que se construye en Texcoco mantiene irregularidades, falta de transparencia, violaciones a derechos humanos y riesgos ambientales que la hacen inviable.

Según los analistas, la construcción del NAIM en el Estado de México debe de ser detenida, por un lado, porque no existen diagnósticos adecuados que expliquen y adviertan los verdaderos riesgos de esta obra, además de que se trató de una imposición gubernamental —con consultas de papel— que desemboca en violaciones de derechos de las comunidades que habitan las zonas aledañas al ex Lago de Texcoco.

En septiembre de 2014, el Presidente Enrique Peña Nieto anunció la reactivación del proyecto de construcción del NAIM que inició —y se estancó— con un decreto expropiatorio de terrenos en los municipios de Atenco y Texcoco (Estado de México) en 2001, durante el mandato de Vicente Fox Quesada.

El proyecto contempla la construcción de un aeropuerto que atenderá a 120 millones de pasajeros al año y que promete la detonación de desarrollo inmobiliario, de infraestructura social, comercial, industrial y de transporte.

Sin embargo, desde hace 17 años y en el marco del actual debate público por la consulta para su construcción convocada por el Presidente electo de México, integrantes de los pueblos que representan los intereses de 40 municipios del Estado de México —sede del nuevo aeropuerto— siguen acusando la violación sistémica de derechos humanos de las comunidades afectadas por el proyecto y sus obras asociadas.

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas