Carlos Antonio Santamaría Díaz, de 13 años de edad, asistió el pasado 6 de agosto de 2018 a su primer día de clases como estudiante de la licenciatura de Física Biomédica en la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Sin embargo, el periódico Excélsior dio a conocer este lunes que el menor acusó que en todo el semestre le dieron calificaciones injustas, “y digo, bueno, no quiero sacar esa calificación, voy a hacer el examen final y me ponen cero; entonces hago la segunda vuelta y me ponen el mismo examen en el que saqué cero”.

Ciudad de México, 24 de septiembre (SinEmbargo).– La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) informó que dará cumplimiento a la decisión del Tribunal federal que le otorgó un amparo al estudiante Carlos Antonio Santamaría Díaz, de 13 años de edad, quien denunció acoso y difamación por parte de personal académico de la propia institución mientras cursaba el primer semestre de la carrera de Física Biomédica en la Facultad de Ciencias.

“La Universidad dará cumplimiento a la ejecutoria de amparo en los términos establecidos, respetuosa como siempre ha sido de las determinaciones judiciales”, aseguró en un comunicado.

Ayer, el periódico Excélsior reveló que un Tribunal federal dicho amparo al menor por el acoso y la difamación cometida en su contra.

Carlos Antonio Santamaría Díaz obtuvo 105 aciertos en el concurso de selección de ingreso al ciclo escolar 2019. Foto: Adolfo Vladimir, Cuartoscuro

“Todo el semestre se me habían venido dando calificaciones injustas [en Álgebra] y digo, bueno, no quiero sacar esa calificación, voy a hacer el examen final y me ponen cero; entonces hago la segunda vuelta y me ponen el mismo examen en el que saqué cero y pregunto en qué me equivoqué, por qué saqué cero, entonces [la profesora suplente] empezó a decir que yo no tenía por qué estar ahí, que porque era un niño y que los niños no van a la Universidad”, detalló el alumno al diario de circulación nacional.

Por ello, la UNAM precisó que en todo momento se ha cumplido con la normatividad universitaria en la atención a las quejas presentadas por el señor Fabián Santamaría, padre del estudiante universitario.

“La directora y otros miembros de la comunidad se han reunido constantemente con el Sr. Santamaría para el examen de las correspondientes formas de atención a su hijo conforme a su edad”, agregó en el escrito.

Santamaría Díaz estudia la carrera de Física Biomédica en la UNAM, aunque señaló que durante su estancia “todo era así: descalificaciones injustas o una mirada fea”.

Además de estos señalamientos, otro profesor de la coordinación de Biología Celular habría iniciado una campaña en redes sociales para demostrar que el infante no contaba con la capacidad para ser estudiante de la UNAM.

La máxima casa de estudios recibió a Santamaría desde que tenía nueve años cuando el se aventuró a cursar dos diplomados en la Facultad de Química. Foto: Adolfo Vladimir, Cuartoscuro

A pesar de esto, Carlos Santamaría Díaz se sobrepuso y obtuvo buenas calificaciones en sus respectivas materias.

Sin embargo, el padre del menor, Fabián Santamaría, solicitó un amparo ante el Séptimo Tribunal Colegido en materia administrativa, a fin de garantizar la protección a los derechos del estudiante en la UNAM.

Después, el Tribunal otorgó el amparo a Carlos y señaló que habría sufrido acoso, por lo que instó a las autoridades universitarias a evaluar las repercusiones en su entorno psicosocial, a fin de reparar reparar el daño al estudiante.

El organismo de justicia administrativa indicó que la máxima casa de estudios deberá crear procedimientos académicos y administrativos para mejorar la atención a alumnos menores de edad con capacidades “extraordinariamente desarrolladas”; así como capacitación a profesores, concientización de alumnos, y hasta una posible disculpa pública, en caso que se compruebe que la reputación del menor fue dañada.

A pesar de esto, Carlos Santamaría Díaz se sobrepuso y obtuvo buenas calificaciones en sus respectivas materias. Foto: UNAM / Cuartoscuro

Además, la directora de la Facultad de Ciencias de la UNAM, Catalina Stern, deberá informar del caso al Rector Enrique Graue y al Consejo Universitario.

Según Excélsior, hasta el momento, el profesor de la coordinación de Biología Celular sólo ha sido amonestado, mientras que la ayudante de la materia de Álgebra recibió una sanción administrativa. Hasta el momento, la UNAM no se ha pronunciado respecto al caso.