La actriz aseguró que ni su agencia ni la producción hicieron algo para que ella no tuviera que trabajar con su agresor.

Ciudad de México, 25 de enero (SinEmbargo).- La actriz Eréndira Ibarra denunció que se vio obligada a trabajar con un actor que la había abusado sexualmente, el cual fue defendido por la producción.

A través de su cuenta de Instagram, la actriz señaló que había decidido romper el silencio luego de que la youtuber Nath Campos hiciera una denuncia hacía el influencer Rix por haber abusado sexualmente de ella.

“Decidí romper mi descanso de IG después de ver el video de @nathcampost. Me sacudió y me triggerio profundamente. En esta cuenta no se solapa a violadores no importa quien sean, si son familia, amigos, papás. A mí me han violado, y han abusado de mí, he visto abuso a primera mano suceder frente a mis ojos y basta. Nunca más una persona abusadora se va a beneficiar de mi silencio”, declaró.

Eréndira Ibarra relató que se vio obligada a trabajar con su abusador en una serie en la que hace poco había participado ya que su agencia y la producción no hicieron nada. Además, la actriz detalló que ante lo ocurrido sufrió ataques de ansiedad.

“Fui con mi agencia y con la producción y no pasó nada. El hombre estaba haciendo el paro haciendo un personaje tan pequeño para tan ‘gran actor’ y que tristeza sería tener que castear a la actriz dos semanas antes de empezar por algo qué pasó hace tanto tiempo. Esa fue la respuesta de la producción, mi chamba y mi silencio o quedarme sin nada”, indicó.

“Las mujeres de la producción me salvaron, me cuidaron durante los ataques de ansiedad en los campers, me abrazaron ante la indiferencia de la producción y todas las personas que lo rodeaban, sabiendo lo que me había hecho (y seguramente a muchas otras)”, agregó.

Asimismo, Ibarra confesó que luego de haber denunciado lo que el actor le había hecho la reacción de todas las personas la paralizaron y lo único que pudo hacer es formular una carta para que él no se le acercara. Sin embargo, el actor le respondió con una cláusula de confidencialidad la cual la actriz jamás la firmó.

“Mi abogada y hermana fue la única que me hizo caso, pero la reacción de todas las personas me paralizó. Tener que decirles a mis papás fue lo más cabrón. Formulamos una carta para que no se me acercara, él respondió con una cláusula de confidencialidad (y si estás leyendo esto quiero que sepas que nunca la firme) la carta quedó en un escritorio y él se paseó con toda tranquilidad por el set como si nada hubiera pasado”.

La actriz afirmó que su historia la contó ya que la violencia machista en la que viven las mujeres y personas diversas de México es insostenible.

Cada risa suya rodeado de “mis amigos” me tronaba. Al final termine el proyecto con la misma satisfacción de cualquier otro, pero con una sensación extraña, el productor y todas las personas involucradas ahora para mi tienen una flecha gigante sobre sus cabezas, los veo y tengo claro que no les importo y eso nunca lo olvidare. Comparto esta historia porque lo que vivimos las mujeres y personas diversas a manos de la violencia machista en este país es insostenible. Ahora le hago a saber a todes: si tú agresor es “amigo” mío en redes házmelo saber, yo te creo. Y no te daré mi espalda ni solaparé a tu agresor”, concluyó