Algunos analistas esperan que la inflación supere el objetivo del Banxico. Después de la noticia, el tipo de cambio se acercó a los 20.57 pesos, de acuerdo con las observaciones de Banco Base.

“La Junta de Gobierno tomará las acciones necesarias con base en la información adicional, a fin de que la tasa de referencia sea congruente con la convergencia ordenada y sostenida de la inflación general a la meta de 3 por ciento” destacó el banco central.

Ciudad de México, 25 de marzo (SinEmbargo).- La Junta de Gobierno del Banco de México determinó mantener el objetivo para la Tasa de Interés
Interbancaria a un día en el 4.00 por ciento. “En un entorno altamente incierto, los riesgos para la inflación, la actividad económica y los mercados financieros plantean retos importantes para la política monetaria. Es necesario propiciar un ajuste ordenado en las condiciones financieras y un cambio de precios relativos sin afectar la formación de precios y las expectativas de inflación“, explicó el banco central.

Apenas el 11 de febrero el Banco de México regresó a la tendencia de recortes de la tasa de interés y decidió, por unanimidad de los miembros de la Junta de Gobierno, dejar el tipo en 4.00 por ciento y anunció que “tomará las acciones necesarias” para que la tasa de referencia “sea congruente con la convergencia ordenada y sostenida de la inflación general a la meta de 3 por ciento”.

El grupo de analistas que fue consultado por la agencia Reuters, había adelantado que el banco central podría mantenerse estable a medida que aumenta la inflación en medio de la nada positiva recuperación económica ante la pandemia del nuevo coronavirus.

“La inflación está aumentando y creemos que superará el objetivo de Banxico”, adelantó a la agencia Nikhil Sanghani, economista de Capital Economics.

Tras darse a conocer la determinación del Banxico, el tipo de cambio se acercó a los 20.57 pesos, de acuerdo con las observaciones de Banco Base.

powered by Advanced iFrame free. Get the Pro version on CodeCanyon.

“Se percibe menos acomodaticio el comunicado. Con esto, es probable que la tasa se quede en 4 por ciento el resto del año, antes de empezar a subir el siguiente año”, estimó Gabriela Siller, analista de esta institución financiera.

El Banxico consideró las previsiones de inflación, los riesgos y la necesidad de consolidar una trayectoria decreciente para esta hacia la meta de 3 por ciento, con la presencia de todos sus miembros.

La decisión de la a Junta se dio por unanimidad y hacia delante la política monetaria dependerá de la evolución de los factores que inciden en la inflación.

“La Junta de Gobierno tomará las acciones necesarias con base en la información adicional, a fin de que la tasa de referencia sea congruente con la convergencia ordenada y sostenida de la inflación general a la meta de 3 por ciento en el plazo en el que opera la política monetaria”, destacó el banco central.

Para el Banxico se vuelve necesario “salvaguardar el ámbito institucional, fortalecer los fundamentos macroeconómicos y adoptar las acciones necesarias en los ámbitos monetario y fiscal, para propiciar un mejor ajuste de los mercados financieros nacionales y de la economía en su conjunto”.

La política monetaria ha enfrentado un entorno más complejo relacionado con la volatilidad en los mercados financieros, mayores presiones inflacionarias y menor espacio de maniobra debido a que algunos bancos centrales en economías emergentes han mostrado una postura menos acomodaticia.

Sobre la volatilidad Siller explicó que se relaciona con lo observado en los cambios del tipo de cambio cercana al 15 por ciento en febrero y la primera mitad de marzo.

La inflación de la primera quincena de marzo fue de 4.12 por ciento, 0.53 por ciento por arriba del dato del cierre de febrero. El dato significó la tasa más elevada desde la segunda quincena de octubre del 2020 y la variación quincenal es la mayor incremento para un periodo igual desde el 1998.

El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) reportado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) se encontró por encima del rango del Banco de México, que es de 3 por ciento +/-. En el mismo periodo del año pasado las variaciones fueron de 0.11 por ciento quincenal y de 3.71 por ciento anual.

Entre los riesgos globales que el Banxico observó destacó la pandemia, los retrasos en los programas de vacunación y un mayor apretamiento en las condiciones financieras.