Foto: Francisco Cañedo Cruz,  SinEmbargo

Foto: Francisco Cañedo Cruz, SinEmbargo

Ciudad de México, 25 de junio (SinEmbargo).– Los líderes del Partido de la Revolución Democrática (PRD), que en días pasados mostraron sus diferencias por una posible negociación de la Reforma Energética en el Pacto por México, rechazaron cambios constitucionales que permitirían una inversión extranjera en el sector petrolero mexicano, y en particular en Petróleos Mexicanos (Pemex).

Dijeron que presionarán al gobierno federal para que ponga un alto al “líder corrupto” del sindicato petrolero, Carlos Romero Deschamps, a quien acusan de frenar el avance de Pemex.

El ex jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, coincidió con Cuauhtémoc Cárdenas en que la izquierda partidista rechazará reformas al Artículo 27 Constitucional.

“El PRD va en contra de la reforma al Artículo 27 que buscaría, según [Enrique] Peña, la inversión privada internacional en hidrocarburos”, dijo Ebrard en su cuenta de Twitter.

Posteriormente, en conferencia, dijo: “En primer lugar celebro y suscribo lo que ha dicho el presidente del partido y lo del ingeniero Cárdenas. El PRD ha preparado la Reforma más importante para el sector energético de México y se coincide en que no debe modificarse el artículo 27 constitucional u otros artículos”.

“No aceptamos que se cambie la Constitución”, señaló. “Está emplazando el PRD, para que el Presidente Enrique Peña Nieto informe en México lo que fue a informar, a proponer en Londres, porque no ha sido presentado ni en el seno del Pacto por México, ni ante la opinión pública, ni ante ninguno de los medios de comunicación mexicana”.

“La izquierda mexicana no está de acuerdo con hacer cambios”, dijo.

Alejandro Encinas coincidió. Exigió al Presidente Peña Nieto que “presente su propuesta y se debata lo que afirmó en Londres”.

El mandatario adelantó en una entrevista con el Financial Times que pretendía abrir el sector energético, y en particular el petrolero.

La cúpula perredista se reúne en el hotel Hilton de la Alameda Central. Además de Ebrard y Miguel Ángel Mancera, actual Jefe de Gobierno, estuvieron Miguel Barbosa y Silvano Aureoles, líderes de las bancadas del PRD en el Congreso (Senado y Cámara de Diputados). También Cuauhtémoc Cárdenas y Jesús Zambrano, este último dirigente nacional del PRD.

Zambrano Grijalva dijo que “no se requieren reformas constitucionales para impulsar para desarrollar y modernizar a Pemex y a la industria energética del país”. Agregó que “la izquierda es indispensable e insustituible en el debate nacional sobre el futuro de la riquezas energética y lo que debe significar en el futuro del país”.

Dijo que el PRD estará en “el combate a la corrupción en Pemex entre funcionarios y dirigentes, especialmente uno de ellos: el dirigente petrolero [Carlos Romero Deschamps] que entorpece el funcionamiento de la empresa”.

Por su parte, Cárdenas dijo: “Conocimos en los avances de las distintas propuestas de iniciativa de ley que están preparando los legisladores, los asesores. Son 12 reformas a distintos ordenamientos y una iniciativa de una nueva ley que complementa la propuesta que el PRD viene haciendo de meses atrás”.

“Habrá que decir que hasta este momento el PRD es el único de los actores políticos importantes del país que han fijado una postura, sus propuestas, sus posiciones. Hemos señalado la necesidad de emplazar a estos actores políticos, a otros partidos, al Gobierno de la República, a que fijen sus posiciones en el tema”.

“Será importante que digan qué se quiere privatizar en el sector petrolero. ¿Por qué razones? ¿Con qué procedimientos?”, señaló Cárdenas. “Estamos muy claros que para avanzar, no hacen falta reformas constitucionales”.

Durante la semana pasada, Marcelo Ebrard y Jesús Zambrano, presidente nacional del PRD, protagonizaron un encontronazo por el tema. Zambrano llamó a Ebrard “borracho de cantina” por retar al Presidente Peña Nieto a un debate donde aclare con detalles su Reforma Energética. También porque el ex Jefe de Gobierno del Distrito Federal pidió a Zambrano Grijalva aclarar si el PRD negoció esa reforma dentro del Pacto por México.

Al respecto, el pasado 21 de junio el propio Ebrard escribió en su cuenta de Twitter [@m_ebrard]: “Defender artículo 27 es motivo de cohesión de toda la izquierda, no ha espacio para provocación y división que sólo benefician a Peña”, dijo en referencia a los dichos del líder nacional del PRD.

Esta mañana, en la reunión del Hilton, los líderes perredistas en la Cámara de Diputados y Senadores, Silvano Aureoles Conejo y Miguel Barbosa Huerta, respectivamente, plantearon que los legisladores del Sol Azteca se opondrán a cualquier cambio al 27 constitucional. También pidieron que el Presidente de la República entregue cuanto antes su propuesta, para dar paso al análisis de la misma y, de contener esos cambios, explicar a la población porqué dañaría aún más a la economía del país.