México

En Tamaulipas se libra guerra para frenar al “Mencho”: Proceso

26/06/2021 - 8:53 pm

Fuentes de seguridad consultadas por Proceso señalan que criminales locales intentan frenar la entrada del Cártel Jalisco Nueva Generación, grupo liderado por Nemesio Oseguera Cervantes, a Tamaulipas, por eso la violencia que cobra la vida de inocentes. 

Ciudad de México, 26 de junio (SinEmbargo).- En Tamaulipas, entidad gobernada por Francisco García Cabeza de Vaca, se vive una reorganización de la delincuencia organizada que ha provocado el episodio sangriento en el que civiles inocentes fueron atacados y asesinados, de acuerdo con información a la que tuvo acceso la revista Proceso.

“Fuentes de seguridad consultadas en Texas y miembros del Grupo de Operaciones Especiales (Gopes), quienes hablaron con Proceso bajo la condición de reservar sus identidades, aseguraron que existe una guerra soterrada en Nuevo Laredo, ya que el líder del Cártel del Noreste, Juan Gerardo Treviño Chávez, ‘El Huevo, se alió recientemente con Fausto Isidro Meza Flores, ‘El Chapo Isidro’, actual jefe del Cártel de los Hermanos Beltrán Leyva, para frenar el ingreso del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) en Tamaulipas”, escribe Juan Alberto Cedillo en el semanario mexicano.

De acuerdo con su información, fueron elementos de La Tropa del Infierno, brazo armado del Cártel del Noreste (CDN), los que atacaron a ciudadanos en Reynosa. Las fuentes de seguridad dijeron a Proceso que la peor parte de esta violencia aún no ha llegado.

“El CJNG está penetrando en alianza con la fracción del Cártel del Golfo (CDG) que controla la Frontera Chica”, dijo uno de los efectivos del Gopes a Juan Alberto Cedillo.

“Los halcones del Cártel del Noreste en Nuevo León advirtieron que la gente del CJNG estaba entrando por la carretera de Monterrey. Y ahora los antiguos zetas del CDN están de cacería en el tramo Sabinas a Nuevo Laredo. Mantienen un retén en la entrada a Nuevo Laredo durante la madrugada”, añadió en el reportaje publicado en la edición 2330 de la revista Proceso.

El CJNG busca ampliar su dominio. Foto: Cuartoscuro.

SEMANA VIOLENTA 

En menos de una semana, México sumó dos masacres en los estados de Tamaulipas y Zacatecas, norte del país, debido a la creciente violencia y disputas por territorio entre grupos del crimen organizado, que coinciden con el cambio de funcionarios tras las elecciones intermedias del 6 de junio.

El sábado pasado se registraron ataques en diversos barrios de la ciudad Reynosa, Tamaulipas, entre grupos pertenecientes al Cártel del Golfo, que dejaron 19 personas muertas, 15 civiles y cuatro eran presuntos delincuentes,

Mientras que entre jueves y viernes en el estado de Zacatecas ocurrió un enfrentamiento entre integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el Cártel de Sinaloa (CDS) que dejó al menos 18 muertos.

Escena de crimen en Zacatecas. Foto: Cuartoscuro.

“Desafortunadamente esto coincide con el relevo de autoridades locales porque buena parte del país (15 estados) está en ese proceso tras las elecciones del 6 de junio”, dijo este sábado a Efe el especialista en temas de seguridad Javier Oliva.

Recordó que el cambio ocurre tanto en municipios como congresos locales y en autoridades estatales (gobernadores), como es el caso de Zacatecas, que junto con otros 14 estados que renovaron el Ejecutivo local.

Pero para Oliva “estos ataques son también una evidencia de la impunidad con la que pueden operar y actuar estas organizaciones delincuenciales”.

SIN CAPACIDAD DE REACCIÓN

Además, dijo que este tipo de acciones “forma parte de la lógica de la dinámica criminal” y lo que implica y muestra “es una actuación en la que no hay la capacidad de presencia del Estado mexicano”.

Destacó que a los ciudadanos no les importa “si hay disputas entre criminales y se dan de balazos entre ellos, sino que la autoridad local, para empezar, no tenga la capacidad de reaccionar de manera contundente”, con la ley en la mano y con la capacidad de represión que hay en democracia “para contener las agresiones a la población civil como en el caso de Reynosa”.

El investigador de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) precisó que en el caso de Zacatecas existe una problemática dada por una ventaja que tiene el estado y que ahora parece desventaja: ser el centro geográfico del país junto con el estado de San Luis Potosí.

“Entonces las vías de comunicación son un nudo de contacto con Estados Unidos y se vuelven muy atractivas para tratar de controlarlas en lo que se refiere a las rutas para llegar al mercado insaciable de consumidores de drogas de la Unión Americana”, expuso.

La SSP de Zacatecas reportó en un comunicado el viernes que el enfrentamiento fue protagonizado por integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el Cártel del Sinaloa (CDS), en la comunidad de San Juan Capistrano, ubicada entre los municipios de Valparaíso y Huejuquilla El Alto, límites con el estado de Durango.

Según el informe, los disparos iniciaron la tarde del jueves, y tras casi 12 horas de refriega, el fuego cesó en las primeras horas de este viernes pero debido a la distancia y lo complicado del terreno fue hasta el mediodía que pudo llegar el Ejército Mexicano, la Guardia Nacional, la Fiscalía de Zacatecas, Policías estatales y personal de Servicios Periciales.

VIOLENCIA, TEMA PUNTUAL

Apenas el pasado jueves, el gobernador electo David Monreal, previo a una reunión con el Presidente Andrés Manuel López Obrador en el Palacio Nacional, fue cuestionado sobre el aumento de la violencia en el estado de Zacatecas.

“La violencia es producto, como se ha dicho y además estoy convencido de ello, son las secuelas, son las consecuencias del modelo neoliberal. En la actualidad el tema de la inseguridad es un asunto de Estado, es un asunto de todos, ahora se demanda y requiere de soluciones multifactoriales”, explicó Monreal, quien tomará posesión el próximo 12 de septiembre.

Tras el enfrentamiento, las autoridades de Zacatecas emitieron un comunicado en el que informaron que “fueron localizados los cuerpos sin vida de 18 personas, todos masculinos, mismos que habrían participado en esta refriega”.

Lo anterior debido a que en el lugar se localizaron diversos indicios, entre ellos tres vehículos, uno de ellos calcinado, además de “una cantidad importante de casquillo percutidos de diferentes calibres”.

El estado de Zacatecas, debido a su posición geográfica, es un punto estratégico para los cárteles mexicanos que controlan por regiones la entidad.

A media semana, la SSP reportó el asesinato de dos policías estatales, provenientes del vecino estado de San Luis Potosí, en la ciudad homónima de Zacatecas, capital del estado, y la ejecución de siete personas en el municipio de Fresnillo, ambos hechos ocurridos durante las primeras horas del miércoles.

El lunes pasado, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) de México reportó 2 mil 963 homicidios en mayo, cifra con la que se apuntó en el mes más violento en lo que va de 2021 y uno de los 10 más sangrientos en lo que va de la Administración del Presidente López Obrador, quien llegó al poder el 1 de diciembre de 2018.

México ha registrado los dos años más violentos de su historia en el primer tramo del Gobierno de López Obrador, con 34 mil 682 víctimas de asesinato en 2019 y 34 mil 554 en 2020.

-Con información de Por Juan Manuel Ramírez G., de la agencia EFE.

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas