México

No sólo Marco Antonio: CdMx es más violenta mientras Mancera busca hueso, dicen politólogos

27/01/2018 - 10:00 pm

La reciente afirmación del Jefe de Gobierno de la Ciudad de México Miguel Ángel Mancera Espinosa de definir su futuro político en marzo ha despertado un análisis sobre su gestión.

Politólogos y activistas coincidieron en que el Jefe de Gobierno sin afiliación partidista no cumplió con las expectativas que generó cuando con más de tres millones de votos, lo que representó el 64 por ciento del sufragio.

Entonces, el abogado con una especialidad en derecho penal por la Universidad de Salamanca dejó Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, para encabezar una coalición de izquierda. Cinco años después, en su calidad de Jefe de Gobierno, activistas destacaron que la procuración de justicia ha permanecido sin avances. ¿Qué sigue para Mancera?

Ciudad de México, 27 de enero (SinEmbargo).– Las cuentas entregadas por la Jefatura de Gobierno de Miguel Ángel Mancera Espinosa a cinco años y un mes del inicio de su mandato han sido reprobadas por activistas y politólogos, quienes consideraron que hacen falta acciones eficientes para atender las necesidades de la capital del país.

Hasta enero de 2012, Mancera Espinosa se desempeñó como el titular de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, puesto que dejó para convertirse en candidato y que lo perfilaba con alguien con experiencia en materia de procuración de justicia y seguridad.

Sin embargo, durante su gestión la Ciudad de México sufrió un aumento de la violencia. La urbe de Mancera en la que los que los capitalinos presenciaron los bloqueos de avenidas por parte de integrantes del crimen organizado, en la que el fotoperiodista Rubén Espinosa Becerril fue asesinado, donde las denuncias de extorsión en las colonias Roma y Condesa afloraron… y ahora, en el más reciente caso, un estudiante de preparatoria, de apenas 17 años, fue golpeado y detenido por la policía local y hasta ahora no se sabe oficialmente su paradero.

El caso ha levantado indignación social, y hasta el cierre de esta publicación las autoridades de justicia no habían revelado dónde está, salvo un escueto comunicado donde se afirma que los policías involucrados en su arresto y desaparición fueron puestos a disposición de la Fiscalía Antisecuestros.

Tarjeta informativa de la SSP capitalina. Foto: Vía Twitter

Marco Antonio Sánchez Flores, de 17 años, fue detenido el martes pasado a las 4:30 de la tarde en la estación de Metrobús El Rosario por cuatro elementos de la policía capitalina. El muchacho, acusó Marco Antonio Sánchez Chávez, padre del menor,fue golpeado, subido a una patrulla, pero nunca presentando ante una Agencia del Ministerio Público.

“Mi hijo no es un maleante, está estudiando, le gustan el arte, los museos le encantan, estudió Tae Kwon Do, es cinta negra. Es una zozobra la que tenemos, cuando ellos tienen en sus manos resolver esto, porque ellos saben lo que hicieron. Son días difíciles, con frío y todo; sin dinero”, dijo Marco Antonio Sánchez Chavéz en entrevista con SinEmbargo.

Sánchez Chávez afirmó temer lo peor, pues cree que a los uniformados “se les pasó la mano” con su hijo y  lo dejaron “por ahí tirado”.

Y la incertidumbre por la que atraviesa se fundamenta en que las autoridades “no quieren dar el nombre de los policías que lo detuvieron, ni de las patrullas, ni de las motos que siguieron a las patrullas. Eso es lo que nos inquieta, por algo no lo presentaron”.

La última vez que se supo del joven que estudia en la Escuela Nacional Preparatoria Miguel E. Schulz, la “Prepa 8”, fue el martes cuando se encontraba afuera de la terminal de Metrobús acompañado de un amigo y le pidió a otro joven que pasaba por ahí tomarle una foto con el graffiti de un muro.

 

INSEGURIDAD EN CIFRAS RÉCORD

La gestión de Mancera acumuló en 4 mil 465 entre diciembre de 2012 y diciembre de 2017, de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

El ascenso de las cifras de homicidios intencionales inició en el año 2015, cuando se reportaron 854 homicidios dolosos, siguió en 2016 con 952 carpetas abiertas por este delito y tuvo su pico más alto en 2017: mil 804, cifra que convirtió al año que pasó en el que más asesinatos hubo en las últimas dos décadas en la capital del país.

El año pasado la Delegación Iztapalapa abrió 230 carpetas por homicidio doloso; ; Gustavo Madero, 200; Cuauhtémoc, 113; Venustiano Carranza, 90;la Álvaro Obregón, 98; Tlalpan, 72; Miguel Hidalgo, 46; Coyoacán, 42; Tláhuac, 38; Azcapotzalco abrió 34 carpetas; Xochimilco, 37; Iztacalco, 31; Benito Juárez, 23; la Magdalena Contreras, 14; Milpa Alta, nueve; Cuajimalpa, ocho.

Sólo en el año 2017 el número de carpetas de investigación por robos en la Ciudad de México ascendió a 102 mil 714. Mientras que en el 2016 la cifra fue de 81 mil 555, un aumento en un año del 25 por ciento.

“Antes era un impulsor del Sistema de Justicia Penal. Ahora él ha sido el del discurso de que hay que revisar el Sistema de Justicia y a las personas que se les da libertad y no prisión preventiva, lo ven como un problema. Yo creo que Mancera pasó de ser un Procurador preocupado por el tema de justicia a ser un político que privilegió sus posibilidades de continuidad de su propia carrera”, señaló Édgar Espinoza Moralez, investigador del Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia AC.

La violencia contra las mujeres ha sido una de las críticas más recurrentes contra la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX).

Al menos 237 carpetas de investigación por feminicidio se abrieron en la Ciudad de México desde enero de 2013 a julio de 2017, de acuerdo con una solicitud de información hecha a la Procuraduría General de Justicia.

“En materia de violencia y género, [Mancera] reprueba. Me parece que ha sido una gestión violentadora de los derechos humanos, falta y omisa en el establecimiento de buenas políticas públicas, en acceso a procuración de justicia, en casos de feminicidios y desaparición de niñas y mujeres, en casos de violencia sexual”, dijo Rodolfo Domínguez, coordinador general de la organización civil Justicia, Derechos Humanos y Género A.C.

Uno de los casos más denunciados en los medios es el de Lesvy Berlín Osorio Rivera, cuyo cuerpo apareció el 3 de mayo en el campus central de la Universidad Nacional Autónoma de México. Pese a la insistencia de los familiares, la PGJCDMX no ha querido clasificar este caso como un feminicidio, y sostiene la versión de que la joven de 22 años se suicidó.

El 7 de septiembre un grupo de organizaciones civiles solicitó públicamente la emisión de una Alerta de Violencia de Género para la Ciudad de México tras los retrocesos para investigar estos casos.

“Yo creo que faltan medidas claras de seguridad pública de rescate del espacio urbano con perspectiva de género. Al contrario veo un deterioro. No veo que las autoridades tomen en cuenta el contexto en que se está viviendo en la capital del país, y están interesadas más en atender sus temas. Tan es así que ya se solicitó una Alerta de Género”, expuso Domínguez.

MANCERA EL PERSONAJE

Ocho de cada 10 encuestados por Reforma afirmaron que no votarían por Mancera si se lanzase a la Presidencia. Foto: Victoria Valtierra, Cuartoscuro

De acuerdo con una encuesta de Reforma, publicada a principios de diciembre, el Jefe de Gobierno presentó una aprobación del 32 por ciento, apenas 2 por ciento más que en julio pasado. No obstante, el 80 por ciento negó una eventual votación a favor de Mancera si se presentara como candidato presidencial.

“La aprobación y reprobación de los presidentes y tiulares de Gobierno está asociada a los lineamientos partidiarios. Y tanto Andrés Manuel López Obrador, como [Marcelo] Ebrard, incluso el propio Cárdenas, terminaron con niveles relativamente altos. […] A Mancera le tocó que el PRD se dividiera en dos. Tuvimos un Jefe de Gobierno sin un partido dominante. Algo que no había pasado antes”, dijo Nicolás loza Otero, profesor investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales.

Mancera se mantuvo siempre como un no militante. Una condición que le dio la oportunidad de ganar el visto bueno de diferentes sectores. Sin embargo, tampoco contó con el respaldo que a otros políticos brinda un instituto político.

“A juzgar por la situación actual, un primer signo de ese declive fue la denominación de un no militante perredista como candidato a la Jefatura de Gobierno. Eso demostraba una situación interna que no se podía resolver, y que por lo tanto había que recurrir a una figura que cuyo merito era no ser de ninguna de las tribus. Él las unifica como un externo, pero esto ya marca una dirección contraria a la propia organización”, explicó Espinoza.

En el año 2000 quedó electo Andrés Manuel López Obrador con un millón 608 mil votos, el 37.75 por ciento del total. Marcelo Ebrard Casaubón lo hizo en el 2006 con 2 millones 213 mil pesos.

Pese a que Mancera ganaría con 3 millones 27 mil votos, de acuerdo con la estadística del Instituto Electoral del Distrito Federal, el declive del Partido de la Revolución Democrática (PRD) contribuyó a mermar la fuerza política del Jefe de Gobierno, señaló Ricardo Espinoza Toledo, profesor de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

“Es el derrumbe de un personaje. Sacó más votos que Andrés Manuel López Obrador en la Ciudad de México. Nos impresionó. Pero, me parece que su gestión ha tenido muchas debilidades, entre ellas la procuración de justicia. Me parece que nunca terminó de construir un gabinete y estable, y se ocupó más tiempo de hacer política”, opinó el politólogo Enrique Toussaint Orendáin.

Mancera viajó a Acapulco para participar en una asamblea campesina el pasado julio, desde donde declaró su apoyo a al alianza Por México al Frente.

Desde este lugar el Jefe de Gobierno fue contemplado, según trascendió, como uno de los posibles aspirantes presidenciales, pese a que las encuestas no lo acompañaron en el proceso.

“Esa conducta de Mancera no es nada distinta a la de Cuauhtémoc Cárdenas, o de Andrés Manuel López Obrador en el 2006 , quien llegue a la Jefatura inevitablemente pensará en la Presidencia. Y una buena parte de sus decisiones van a estar asociadas. La gente suele censurar, pero en realidad el mecanismo de la democracia requiere este tipo de ambición del político”, dijo Loza.

El sismo del 19 de septiembre cambió el rumbo de las aspiraciones políticas de Mancera. De acuerdo con un recuento de daños de la Secretaría de Gobernación, al 4 de octubre, al menos 228 personas murieron en el siniestro.

“La imagen de Mancera se derrumbó desde hace muchos meses, incluso previo a los temblores. Durante el terremoto desapareció de la escena pública, me parece que es de una cobardía tremenda. Cuando fueron los atentados en Barcelona la primera en la calle era la Alcaldesa”, expuso Toussaint Orendáin.

 

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas