La Red por los Derechos de la Infancia en México y el Instituto de Justicia Procesal Penal catalogan el suceso como “un crimen de lesa humanidad” y un “desaparición forzada”, por ello, piden a las autoridades capitalinas dar con los culpables y la presentación inmediata del estudiante.

Ciudad de México, 27 de enero (SinEmbargo).- Tras cuatro días de la desaparición del estudiante de preparatoria de la UNAM, Marco Antonio Sánchez Flores, luego de que fuera detenido por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de la Ciudad de México aún no se sabe nada su paradero. Sus padres temen que los policías hayan atentado contra su vida.

Ahora, organizaciones se pronuncian en contra de la acción de las autoridades, exigen que se haga justicia en el caso. La Red por los Derechos de la Infancia en México y el Instituto de Justicia Procesal Penal catalogan el suceso como “un crimen de lesa humanidad” y un “desaparición forzada”, por ello piden dar con los culpables y la presentación inmediata del estudiante.

La Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) exigieron este día a través de un comunicado “la detención inmediata de todos los elementos de la “Unidad Hormiga” de SSP y una investigación exhaustiva que permita localizar con vida al adolescente desaparecido”.

Además, calificaron el acto como un crimen de lesa humanidad, por tratarse de un adolescente. Del mismo modo exhortaron a Miguel Ángel Mancera a reconocer que dentro de la SSP capitalina hay presencia del crimen organizado.

De acuerdo con la investigaciones realizadas por Redim, Sánchez Flores fue golpeado y detenido arbitrariamente por tres policías de la “Unidad Hormiga” de la SSP, quienes lo acusaron de robo.

A los familiares de Marco Antonio les exigieron esperar 48 horas para emitir la Alerta Amber y se negaron a iniciar la carpeta de investigación en contra de los policías, según explica Redim.

“Es inaceptable la complicidad de las autoridades que guardan silencio ante la gravedad del caso y se hacen co-participes de una posible desaparición forzada de la que puede ser víctima Marco Antonio”

Finalmente, la Red denunció que las autoridades de la Ciudad de México tuvieron una actitud negativa con la familia, negando información sobre los policías que se llevaron a su hijo”.

Por su parte, el Instituto de Justicia Procesal Penal (IJPP) exigió a las autoridades de la Ciudad de México la presentación inmediata del estudiante de preparatoria.

El instituto destacó que una vez más se hace presente una cadena de abusos del poder plagada de “arbitrariedades, complicidades y burocratismo de las instituciones policiales y ministeriales en México”, por el proceder violento y la inacción de sus superiores jerárquicos, acusó, y puso como ejemplo a el comandante Gerardo Olvera, la negativa de la Agencia del Ministerio Público número 40 y la licenciada de dicha agencia Sara del Pilar Gómez Martínez, para recibir la denuncia formal e iniciar la investigación.

El IJPP explicó que hizo contacto con el padre del estudiante de la UNAM, Marco Antonio Sánchez Chávez, y le profiero un “juicio de amparo indirecto contra la desaparición forzada de adolescente” ante el Juzgado Cuarto de Distrito de Amparo en Materia Penal del Primer Circuito con sede en la Ciudad de México.

“La suspensión de oficio y de plano de los actos reclamados para el efecto de que cese la desaparición forzada, se presente de manera inmediata al quejoso y se tomen las medidas pertinentes para ello”, se lee en el amparo.

“Como autoridades responsables, se señala a los propios agentes policiales mencionados; al secretario de Seguridad Pública de la Ciudad de México; al agente del Ministerio Público número 40 y la licenciada Gómez Martínez; y al comandante de la Policía Gerardo Olvera”, señala en comunicado del Instituto.

Por último, el IJPP exige la actuación inmediata de la Secretaría de Seguridad Pública y la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México para el esclarecimiento de los hechos y la localización y presentación inmediatas de Marco Antonio  y al Poder Judicial Federal tramitar con celeridad el amparo y tomar las medidas urgentes solicitadas.

Asimismo, el Centro de Derechos Humanos “Zeferino Ladrillero” (CDHZL) solicitó mediante un boletín la intervención inmediata del titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), Alfonso Navarrete Prida, a fin de localizar con vida al estudiante Marco Antonio Sánchez Flores.

“Es inadmisible que en este país sigan desapareciendo jóvenes. Es urgente la inmediata intervención de todas las autoridades, sobre todo del secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, a efecto de que se esclarezcan los hechos e inmediatamente se dé con el paradero del joven universitario”, expresó la institución.

EL DÍA QUE DESAPARECIÓ MARCO ANTONIO

Marco Antonio Sánchez Flores fue detenido el martes a las 4:30 de la tarde en la estación de Metrobús El Rosario por cuatro elementos de la policía capitalina. El muchacho, acusó en entrevista con SinEmbargo, fue golpeado, subido a una patrulla, pero nunca presentando ante una Agencia del Ministerio Público.

“Mi hijo no es un maleante, está estudiando, le gustan el arte, los museos le encantan, estudió Tae Kwon Do, es cinta negra. Es una zozobra la que tenemos, cuando ellos tienen en sus manos resolver esto, porque ellos saben lo que hicieron. Son días difíciles, con frío y todo; sin dinero”, dijo Marco Antonio Sánchez Chavéz apenas ayer, al cumplirse tres días sin el joven, a este medio.

Sánchez Chávez afirmó temer lo peor, pues cree que a los uniformados “se les pasó la mano” con su hijo y lo dejaron “por ahí tirado”.

Y la incertidumbre por la que atraviesa se fundamenta en que las autoridades “no quieren dar el nombre de los policías que lo detuvieron, ni de las patrullas, ni de las motos que siguieron a las patrullas. Eso es lo que nos inquieta, por algo no lo presentaron”.

La última vez que se supo del joven que estudia en la Escuela Nacional Preparatoria Miguel E. Schulz, la “Prepa 8”, fue el martes cuando se encontraba afuera de la terminal de Metrobús acompañado de un amigo y le pidió a otro joven que pasaba por ahí tomarle una foto con el graffiti de un muro.

“Lo desaparecieron porque son los últimos que tuvieron contacto con él, después de golpearlo lo esposaron y lo subieron a la patrulla. Su amigo que iba con él dice que le dijo a otro muchacho que iba pasando que si le podía tomar una foto. En eso estaba cuando un policía llegó y le dijo: ‘qué, te estás robando’. ‘No, le estoy tomando una foto’, le contestó, pero llegó otro policía y que dijo: ‘sí, sí le está robando’. Entonces mi hijo corrió hacia adentro del Metrobús y ahí fue donde lo agarraron y lo golpearon. Forcejeó, lo maniataron, le pusieron esposas, llegaron los otros y lo subieron a la patrulla”, recordó el padre.

El amigo que lo acompañaba, sostuvo el señor, les pidió a los policías subirse a la patrulla con el muchacho, pero se negaron y le dijeron que se dirigiera la Agencia 40 del Ministerio Público, ubicada en Azcapotzalco.

“No encontró nada ahí, y se dirigió a la de 22 de febrero que está adscrita en Azcapotzalco [Coordinación Territorial Azcapotzalco 2] y no lo halló. Entonces fuimos a buscarlo, pensamos que era algo sencillo, pero en ningún lado lo encontramos. En la 22 de febrero estaban renuentes, no nos quisieron levantar un acta. De ahí llamaban por radios a las patrullas y nos dijeron que ya lo habían soltado, pero no dijeron ni dónde ni cómo”, narró.

El padre del joven aseguró que en la Coordinación Territorial Azcapotzalco 2 se negaron a levantar un acta argumentando que debían pasar 48 horas. Y acusó que ahí le cuestionaron sobre “si el chamaco no se iría con la novia”.

La madre de Marco Antonio Sánchez Flores realizó la denuncia de hechos extraviado/ausente ante el Centro de Atención de Personas Extraviadas y Ausentes (CAPEA) de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México que quedó archivada en la carpeta de investigación CI-E-DGAVD/CAPE/UI-2 S/D/00242/01-2018.