Esta sería la primera ocasión que una empresa privada pone a seres humanos en órbita y la primera vez en casi una década que astronautas parten de suelo estadounidense.

Por Marcia Dunn

CABO CAÑAVERAL, Florida, EU (AP).- El lanzamiento del cohete Falcon 9 de la compañía aeronáutica SpaceX con una nave en la que viajan dos astronautas de la NASA fue suspendido este miércoles debido a las condiciones climatológicas en el Centro Espacial Kennedy, en Florida.

Minutos antes del lanzamiento, se manejó la posibilidad de una demora debido a tormentas eléctricas y tornados. Finalmente las condiciones climatológicas no permitieron el despegue.

La NASA realizará un nuevo intento el sábado 30 de mayo a las 15:22 horas.

El lanzamiento estaba previsto para las 16:33 hora local y en el centro Kennedy se encontraban el Presidente de EU, Donald Trump, y el Vicepresidente Mike Pence.

Dos astronautas de la NASA abordaron el cohete de la empresa SpaceX para un lanzamiento considerado un gran salto adelante para el negocio de los viajes espaciales comerciales.

Sería la primera vez que una empresa privada pone a seres humanos en órbita y sería la primera vez en casi una década que astronautas parten de suelo estadounidense. Desde el retiro del transbordador en 2011, la NASA ha utilizado cohetes rusos lanzados desde Kazajistán para transportar a sus astronautas a la estación espacial.

Dos veteranos del espacio, Doug Hurley y Bob Behnken, prevén despegar hacia la Estación Espacial Internacional en la flamante cápsula Dragon, montada en un cohete Falcon 9 a las 16:33 hrs. de la tarde, desde la misma plataforma utilizada por las misiones lunares Apollo hace medio siglo.

Con sonrisas y el tradicional saludo con el pulgar hacia arriba, en presencia del Vicepresidente Mike Pence, los dos hombres se despidieron de sus familias con besos y abrazos a la distancia antes de partir hacia la plataforma en una camioneta SUV Tesla, otro producto del fundador de SpaceX, Elon Musk.

Se escuchaban truenos a la distancia cuando los vehículos se dirigían al cohete. Adicionalmente, poco después de que los astronautas entraron a la cápsula se emitió una advertencia por tornados.

Cuando faltaban dos horas y media para el lanzamiento, los controladores dijeron que la probabilidad de consumarlo era apenas del 40 por ciento debido a las tormentas eléctricas. En caso de un aplazamiento, la próxima oportunidad sería el sábado.

Dos veteranos del espacio, Doug Hurley y Bob Behnken, prevén despegar hacia la Estación Espacial Internacional en la cápsula Dragon. Foto: /John Raoux, AP

Los preparativos tuvieron lugar a la sombra de la pandemia de coronavirus, que ha provocado casi 100 mil muertes en Estados Unidos. La NASA siguió adelante con el lanzamiento a pesar de la pandemia, pero pidió al público quedarse en casa para reducir el riesgo de contagios. Las playas y los parques a lo largo de la costa espacial de Florida están abiertos nuevamente.

La última vez que enviaron astronautas desde Florida fue en el vuelo final del transbordador de la NASA en julio de 2011. Hurley fue el piloto de esa misión.

Hurley, de 53 años y Behnken, de 49, han viajado dos veces al espacio, pero en transbordadores.

La NASA contrató a SpaceX y Boeing en 2014 para llevar astronautas a la estación espacial, después de que comenzaron a llevar carga comercial al espacio. Sin embargo, el desarrollo de las cápsulas Dragon de SpaceX y Starliner de Boeing tomó más tiempo de lo esperado y mientras tanto Estados Unidos le estuvo pagando a Rusia para que transportara a los astronautas de la NASA.