Las declaraciones de Landau se dieron días después de que un grupo de legisladores estadounidenses expresaron, en una carta al Presidente Donald Trump, su preocupación por los cambios en materia energética que el Gobierno federal ejecutó en los que propicia la CFE y Pemex. Las modificaciones podrían ser una afrenta a la ejecución del T-MEC, alertaron.

Ciudad de México, 27 de octubre (SinEmbargo).- Christopher Landau, Embajador de Estados Unidos en México, reconoció que dentro de las relaciones comerciales hay tensiones naturales, pero el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) permite tener un marco que las resuelva, porque ahora las tres naciones están “en el mismo equipo“.

“El T-MEC, que entró en vigor hace algunos meses, es un acuerdo que representa ganar-ganar-ganar para los tres países de América del Norte y dimos un mensaje muy claro al mundo de que México, Estados Unidos y Canadá estamos en el mismo equipo”, dijo en la conferencia sobre la hermandad entre ambas naciones para estudiantes y profesores de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

En el encuentro sostuvo que las tensiones comerciales son naturales pero con el T-MEC los tres países tienen, al menos, “un marco jurídico para resolverlas”.

Las declaraciones de Landau se dieron a días de que un grupo de legisladores estadounidenses, demócratas y republicanos, enviaron una carta al Presidente Donald Trump en la que expresaron su preocupación por los cambios en materia energética que el Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador ejecutó en los que propicia la participación de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y de Petróleos Mexicano (Pemex) sobre la de privados. El grupo observó en estos cambios una posible afrenta a la ejecución del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

El Presidente López Obrador se opone a la reforma energética y en mayo impulsó varios cambios normativos: primero, el acuerdo del Cenace y más tarde la modificación en la normativa de seguridad y calidad del suministro que ejecutó la Sener; por último, se incrementaron las tarifas de transporte de electricidad que reducen el margen de los parques eólicos de la compañía y plantas de autoabastecimiento, decisiones que también están en los tribunales.

Ayer, un Juez federal dejó sin efecto el acuerdo del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) que impedía la entrada de empresas para operar nuevas plantas de energía limpia. A raíz de la sentencia de Rocío Nahle, Secretaria de Energía (Sener), aseguró que este acuerdo busca garantizar la seguridad del sistema eléctrico nacional y espera que se resuelvan las controversias constitucionales para tomar “las acciones necesarias”: dar continuidad o el cambio constitucional si “así se determina”.

El Juez Segundo de Distrito en Materia Administrativa Especializado en Competencia Económica, Radiodifusión y Telecomunicaciones, Juan Pablo Gómez Fierro, emitió la sentencia en favor de las empresas Desarrollos Eólicos Mexicanos de Oaxaca 2 y Desarrollos Eólicos Mexicanos de Oaxaca, pero esta tiene “efectos generales“, con lo que se beneficia a todas las compañías del sector de las energías limpias.

El 29 de abril el Cenace difundió el Acuerdo para garantizar la Eficiencia, Calidad, Confiabilidad, Continuidad y Seguridad del Sistema Eléctrico Nacional (SEN), con el que buscó frenar la entrada de nuevas plantas privadas de energía renovable en el país y que fue suspendido por amparos judiciales. El amparo de la Sener para emitir el acuerdo se realizó con base en la existencia de la pandemia de la COVID-19 que derivó en una reducción de la demanda energética.