María del Rosario Piedra Ibarra, titular de la CNDH, instruyó a la Primera Visitaduría, a cargo de José Martínez Cruz, acompañar a los padres y familias de los normalistas desaparecidos en esta nueva etapa, además de que ordenó valorar el alcance de las investigaciones y encontrar la forma de avanzar hacia una conclusión.

 México, 28 ene (EFE).- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de México anunció este martes el desmonte de la oficina especial dentro de esta institución para el caso Iguala, que investigaba la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa en septiembre de 2014.

“La presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, María del Rosario Piedra Ibarra, dispuso la desaparición de la Oficina Especial para el caso Iguala”, indicó la CNDH en un comunicado.

Además, indicó este martes que Piedra Ibarra instruyó a la dirección general de la Primera Visitaduría “encabezar los trabajos de acompañamiento y seguimiento” a los familiares de las víctimas.

Igualmente “ordenó valorar el alcance de las investigaciones” y, principalmente, “encontrar la forma de avanzar hacia una conclusión de las investigaciones”.

La titular de la CNDH instruyó a la Primera Visitaduría, a cargo de José Martínez Cruz, “brindar todas las condiciones materiales, asesoría jurídica y atención para tener acceso a la verdad y a la impartición de justicia”.

La oficina especial para el caso Iguala fue creada el 18 de diciembre de 2014 como parte de las investigaciones que se siguieron en torno a los hechos ocurridos la noche del 26 de septiembre de 2014

Desde el inicio de su gestión, Piedra Ibarra anunció que la Recomendación 15VG/2018, realizada al final de la administración anterior de este organismo, “sería analizada” junto con los familiares de los 43 estudiantes desaparecidos.

Ello “con la finalidad de valorar el alcance de la misma” y principalmente encontrar la forma de “avanzar hacia una conclusión de las investigaciones”.

En la nota se apuntó que la titular de la CNDH, “instruyó a la coordinación general de seguimiento de recomendaciones y de asuntos jurídicos completar el seguimiento de la recomendación y dio a Martínez Cruz la encomienda de acompañar a los padres y familias de los normalistas desaparecidos en esta nueva etapa”.

El pasado 8 de enero, la CNDH informó que el Gobierno de México aceptó reinstalar el Grupo Interdiciplinario de Expertos Internacionales (GIEI) para el caso de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

La reinstalación del GIEI “es muy fuerte mensaje y compromiso” con los derechos humanos para avanzar con las investigaciones y alcanzar la verdad y la justicia para los familiares de los 43 estudiantes”, dijo la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en un mensaje en Twitter aquel día.

Los 43 estudiantes de Ayotzinapa fueron detenidos la noche del 26 de septiembre por policías municipales del Iguala, estado sureño de Guerrero, que los entregaron a un grupo criminal que los asesinó e incineró en un basurero para después arrojar sus restos a un río, según la polémica versión oficial.

El grupo de expertos de la CIDH estudió el caso entre marzo de 2015 y abril de 2016 y en su reporte final cuestionó las conclusiones del informe oficial además de denunciar irregularidades graves en el curso de la investigación.

Al inicio del actual Gobierno, en diciembre de 2018, fue creada una comisión para la verdad y el acceso a la justicia para el caso Ayotzinapa como parte de una serie de acciones para intentar resolverlo en un plazo razonable.

Además, la Fiscalía General de la República (FGR) de México creó, mediante un decreto, la Unidad Especial de Investigación y Litigación para el caso Ayotzinapa como responsable de investigar, perseguir los delitos y, en su caso, concluir los procesos penales vinculados con los eventos de la desaparición de los 43 estudiantes.