La institución financiera expuso que esta medida se tomó también frente a un estrechamiento de los mercados laborales tanto en economías emergentes como en las desarrolladas y en un contexto en el que la perspectiva de inflación para México se mantuvo en el rango del 4 por ciento.

Ciudad de México, 28 de marzo (SinEmbargo).- La Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) informó este jueves su decisión de mantener las tasas de interés en el 8.25 por ciento, en concordancia con lo esperado por analistas internacionales.

De acuerdo con la Junta, la política monetaria de México se mantuvo pues los indicadores disponibles sugieren que “el debilitamiento de la actividad económica mundial que se observó en la segunda parte de 2018 continuó a principios de este año, presentándose un menor dinamismo en la mayoría de las economías avanzadas y algunas emergentes”.

En un comunicado, expuso que la decisión se tomó también, al considerar que la evolución de la inflación y de sus principales determinantes no presentan cambios significativos respecto a las trayectorias previstas.

Confirmó que desde la última decisión de política monetaria las condiciones de política económica internacional más favorables beneficiaron al mercado nacional, sin embargo a nivel nacional hay factores de riesgo e incertidumbre, como “los vinculados a la calificación crediticia de Pemex, e incluso a la deuda soberana del país”.

“El entorno actual sigue presentando importantes riesgos de mediano y largo plazos que pudieran afectar las condiciones macroeconómicas del país, su capacidad de crecimiento y el proceso de formación de precios en la economía”, planteó.

La Junta también consideró la “posición cíclica de la economía”, misma que ha mostrado cierto relajamiento, sumada a la postura de política monetaria actual, congruente con la meta de inflación.

Consideró importante que además de continuar con una política monetaria “prudente y firme”, se deberán impulsar las medidas que generen un ambiente de confianza para la para la inversión.

“En este contexto, es particularmente relevante que se cumplan las metas fiscales del Paquete Económico para 2019. Asimismo, es indispensable fortalecer el estado de derecho y abatir la corrupción”, puntualizó.

Planteó que este proceso se observó en China y Estados Unidos y dio lugar a una reducción en las expectativas de crecimiento internacional.

“La Junta mantendrá una postura monetaria prudente y dará un seguimiento especial, en el entorno de incertidumbre prevaleciente, al traspaso potencial de las variaciones del tipo de cambio a los precios, a la posición monetaria relativa entre México y Estados Unidos, en un contexto externo en el que persisten riesgos”, puntualizó.

La institución financiera expuso que esta medida se tomó también frente a un estrechamiento de los mercados laborales en dichas economías; así como tras observar reducciones en la inflación, producto de “los menores precios de los energéticos respecto al año anterior” aunado a que la inflación subyacente se ha mantenido en un contexto de estabilidad.

“Todo lo anterior ha consolidado la expectativa de que las condiciones monetarias de los principales bancos centrales no se restringirían en el futuro previsible”, planteó.

El Banco recordó que la reserva Federal de Estados Unidos (Fed) también sostuvo su tasa de interés por los mismos factores que planteó la Junta mexicana.

“Adicionalmente, la mediana de las proyecciones del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) sugiere que no habría aumentos en el rango objetivo para la tasa de fondos federales en 2019”, expuso.

Sobre la economía estadounidense el Banxico planteó que se aplicaron cambios en la estrategia de normalización de su hoja de balance, con base en una disminución del ritmo de reducción de su tenencia de bonos desde el mes de mayo y hasta septiembre

El Banxico expuso que además de estos factores, aun hay riesgos para la economía global que incluyen una mayor desaceleración y la incertidumbre generada por las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China; así como por la falta de acuerdos del Reino Unido de la Unión Europea, conocido como “brexit”; acompañadas de un menor crecimiento al previsto; además de un aumento en las tensiones geopolíticas en distintas regiones del globo.

Durante la semana, los participantes del mercado se mantuvieron al tanto de la decisión de política monetaria y analistas consultados por Reuters previeron que mantendría como estable la tasa de interés referencial frente a menores expectativas de alzas los fondos de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) y la decisión del ente de mantener menores presiones inflacionarias locales.

La agencia calificadora Moody’s también previó que el banco central mantendría su rango de intereses en el 8.25 por ciento.

De acuerdo con analistas de Bloomberg, la tasa objetivo del Banco de México se sitúa 0.75 por ciento arriba del dato observado en diciembre de 2007, previó a la crisis económica de 2008, por lo que previeron que la economía nacional cuenta con la posibilidad de dar espacio a la reducción de intereses frente a un escenario de desaceleración económica mundial y de una caída en la inflación.

Esta mañana el peso mexicano se depreció hasta los 19.41 en su versión interbancaria en espera de la respuesta de la política monetaria nacional.