El Presidente expresó que las administraciones anteriores era que en 2024 la CFE “solo influyera en el 20 por ciento del mercado”.

El 1 de mayo entró en vigor un acuerdo del Cenace que limitaba la generación de energías renovables y prohibía la emisión en pruebas de las centrales limpias que estuvieran por arrancar.

México, 28 de mayo (EFE).- El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, volvió a defender este jueves los recientes cambios en materia energética que pone límites a las renovables y a los particulares para “cumplir con el compromiso de que no aumente el precio de la luz”.

“No estamos impidiendo que los particulares también participen, pero necesitamos fortalecer la Comisión Federal de Electricidad (CFE) porque, si se lo dejamos a los particulares, no vamos a poder cumplir con el compromiso de que no aumente el precio de la luz”, argumentó en su conferencia diaria desde el Palacio Nacional.

El Presidente dijo que “la idea dominante” de sus antecesores era que a finales de 2024 la estatal CFE “solo influyera en el 20 por ciento del mercado”, algo que no podía permitir.

“¿Cómo lo dejaron? Pues 50 y 50 por ciento, así lo recibimos. ¿Cómo lo queremos entregar, y ya lo hemos planteado? 54 y 46 por ciento”, explicó sobre las cuotas de participación de empresas públicas y privadas en el mercado energético.

El 1 de mayo entró en vigor un acuerdo del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) que limitaba la generación de energías renovables y prohibía la emisión en pruebas de las centrales limpias que estuvieran por arrancar, una decisión que ya ha desatado una batalla legal.

En esa misma línea, dos semanas después, la Secretaría de Energía estableció un cambio en el criterio de despacho, arrinconando el criterio económico por uno nuevo de “confiabilidad” que creó confusión en el sector.

López Obrador insistió este jueves en la conveniencia de esas disposiciones porque “los particulares, ya se demostró, van por la ganancia, por la utilidad”.

“Vaciaron al país, se llevaron casi todo. Afortunadamente, sonó el timbre, sonó la campana, y ya no pudieron llevarse más”, advirtió.

Así, el mandatario habló de “poner orden” y de hacer entender a las empresas que “son otras circunstancias”, en las que “ni va a aumentar en términos reales el precio de las gasolinas, ni del diésel, ni del gas”.

“Pero así está la situación en el mundo. Todos tenemos que reducir nuestras pretensiones en lo material, tanto a nivel individual, tenemos que ahorrar, ser austeros, hacer a un lado el consumismo”, reflexionó.