La Auditoría Superior de la Federación entregó 268 revisiones como parte de la primera entrega de informes individuales correspondientes a la revisión de la Cuenta Pública 2018, el último año del sexenio de Enrique Peña Nieto. Entre ellas figuran auditorías al NAIM, Tren México-Toluca, reconstrucción tras los sismos de septiembre y a la rehabilitación de plantas de fertilizantes nitrogenados de Pemex.

Ciudad de México, 28 junio (SinEmbargo).– David Colmenares Páramo, titular de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), presentó este viernes a la Cámara de Diputados la primera entrega de informes individuales correspondientes a la revisión de la Cuenta Pública 2018, en espera de que las instancias públicas solventen lo observado en el último año del sexenio del ex Presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018).

Este documento incluye 268 revisiones con una muestra auditada por 2 mil 367 millones 221 mil 881.4 pesos, de las cuales 187 son de cumplimiento financiero, 18 de desempeño y 63 que involucran ambos tipos de enfoques, expuso el auditor, los cuales representan el 17 por ciento de las mil 572 auditorías programadas para esta cuenta.

Las acciones derivadas de esta primera entrega de tres son 435 promociones de responsabilidad administrativa sancionatoria, 629 recomendaciones, 13 solicitudes de aclaración y 392 observaciones en espera de ser aclaradas.

Las 268 auditorías derivaron en 392 observaciones en espera de solventar. Imagen: ASF.

“El proceso fiscalizador no concluye con la emisión de los informes, sino que da paso a un proceso igual de especializado, como lo es la revisión de la documentación comprobatoria que presentan los entes auditados, con el propósito de solventar las observaciones de las cuales fueron objeto. La actividad puede extenderse por un tiempo considerable, inclusive años, si no se implementan los controles y mecanismos necesarios para agilizar su tratamiento”, aclaró el auditor Colmenares.

El primer capítulo  del marco de referencia describe las líneas generales de la nueva perspectiva institucional para la fiscalización de proyectos de obra pública e infraestructura.

Como parte de la fiscalización a infraestructura se programaron 296 auditorías, entre ellos, a la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), el Sistema Cutzamala, ampliación del Sistema del Tren Eléctrico Urbano en Guadalajara, Tren Interurbano México-Toluca, en el Estado de México, el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, instalaciones marinas de Pemex Exploración y Producción, ampliación de la Línea 12 Mixcoac-Observatorio, en la Ciudad de México, y la Línea 3 del Sistema de Transporte Colectivo Monterrey, en Nuevo León.

El segundo capítulo incluye una síntesis de las principales conclusiones de una selección de auditorías relevantes, entre las que se encuentran temas como las evaluaciones de la calidad educativa, el proceso de reconstrucción por las afectaciones provocadas por los sismos del 2017, la política nacional contra la trata de personas, la rehabilitación de plantas de fertilizantes nitrogenados de Petróleos Mexicanos, entre otros temas.

El Poder Ejecutivo federal del último año del Gobierno de Peña Nieto fue una de las entidades públicas más fiscalizadas. Imagen: ASF.

El tercer capítulo hace referencia al seguimiento de asuntos auditados previamente que ameritaron retomar aspectos centrales, entre estos, el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, problemas estructurales en las políticas públicas y lo referente a las Empresas Productivas del Estado.

El último capítulo incluye una serie de consideraciones sobre los desafíos que enfrenta la fiscalización superior respecto al tratamiento de temas complejos de actualidad, así como sobre la adopción de nuevas tecnologías aplicadas a las labores auditoras.

Las otras entregas de informes sobre fiscalización a organismos que recibieron recursos públicos serán en octubre y febrero próximos.