Por medio de sensores no invasivos, el sistema medirá señales bioeléctricas del enfermo, tales como ritmo cardíaco, saturación de oxígeno, frecuencia respiratoria, temperatura y capnografía, para ser enviadas a los médicos y evaluar los resultados.

Ciudad de México, 28 de julio (SinEmbargo).- Para apoyar la labor del personal sanitario que enfrenta la pandemia de COVID-19, investigadores del Instituto Politécnico Nacional (IPN) trabajan en un sistema integral de monitoreo que consiste en una careta y un guante equipados con sensores para dar seguimiento a la salud de los pacientes, de forma remota y en tiempo real.

Por medio de sensores no invasivos, el sistema medirá señales bioeléctricas del paciente, tales como ritmo cardíaco, saturación de oxígeno, frecuencia respiratoria, temperatura y capnografía, para ser enviadas a los médicos y evaluar los resultados.

“Son dispositivos muy pequeños que monitorean al paciente sin incomodarlo, cuando alguno de los parámetros se sale de rango, se emite una alerta hacia el teléfono móvil del médico tratante, quien, en cuestión de minutos, podrá tomar las decisiones pertinentes para su paciente”, explicó a través de un comunicado de la institución Juan Humberto Sossa Azuela, Jefe del Laboratorio de Robótica y Mecatrónica del Centro de Investigación en Computación (CIC) del IPN y encargado del proyecto.

Por medio de sensores no invasivos, el sistema medirá señales bioeléctricas del paciente. Foto: IPN

El especialista en robótica indicó que esta propuesta pretender cubrir una de las necesidades actuales del sector salud como lo es la valoración médica a distancia para evitar los traslados constantes a consultorios y centros de salud, que pueden convertirse en focos de contagio, así como ayudar a prevenir la saturación en hospitales.

“Con esta careta y el guante, el paciente puede estar bajo estricta vigilancia médica, sin que el especialista esté presente, con lo que es posible mantener a la persona bajo el confinamiento requerido, además de que se evita la saturación hospitalaria”, detalló.

Por otra parte, el también integrante de la Academia Mexicana de Ciencias indicó que con la información recopilada también podría diagnosticarse a pacientes que no tengan la posibilidad o no deseen salir de su hogar, contribuyendo igualmente a una disminución en la propagación del virus.