Este día, la Audiencia Nacional de España aprobó el traslado de Diego Cruz Alonso al considerar que se cumplen los requisitos para acceder a su entrega y el delito por el que se le persigue “es de orden común”. Es el segundo de los presuntos autores de esta agresión que ha podido ser arrestado, pues en mayo fue detenido otro de los sospechosos: Enrique Capitaine.

Ciudad de México, 28 de octubre (SinEmbargo/EFE).– Diego Gabriel Cruz Alonso, uno de los jóvenes conocidos como Los Porkys de Boca del Río, será extraditado de España a México para que enfrente las acusaciones de pederastia por el supuesto ataque en contra de la joven Daphne Fernández.

Este día, la Audiencia Nacional de España aprobó el traslado al considerar que se cumplen los requisitos para acceder a su entrega y el delito por el que se le persigue “es de orden común”.

Alfonso Guevara, el presidente de la Sección Tercera de la Sala de lo Penal, señaló además que no ha preescrito la acusación en su contra, que no se advierte “motivación espuria en la demanda” y no se apreciaron circunstancias extintivas de la responsabilidad penal, “siendo incuestionable la jurisdicción de México atendido el principio de territorialidad”.

El tribunal, de acuerdo con el criterio del fiscal, ha decidido extraditar al joven y rechazar los argumentos de la defensa, que atribuyó la acusación de violar a la menor a una “elaborada extorsión” del padre de la chica, que los secuestró y les pidió 4 millones (no especificó en qué moneda).

Respecto a la nacionalidad española del reclamado como obstáculo para su entrega, como planteó su defensa, el juez considera que “en manera alguna” impide la extradición, además Cruz Alonso, que fue detenido el pasado 10 de junio en Madrid, no acreditó “ninguna otra relación en España que sus estudios”.

Durante la vista de extradición celebrada en la Audiencia Nacional el pasado martes, Cruz Alonso se declaró entre lágrimas “cien por cien inocente” y explicó que el padre de la víctima le extorsionó a él y a los otros tres acusados de la violación en grupo (de familias adineradas) y les obligó a grabar un vídeo disculpándose por una violación que, según él, no cometió.

Pese a ello, el tribunal no ha dado “ninguna credibilidad” a la versión exculpatoria del reclamado.

Es el segundo de los presuntos autores de esta agresión que ha podido ser arrestado, ya que en mayo lo fue en México otro de los sospechosos: Enrique Capitaine.

Cruz Alonso es acusado en México de “pederastia tumultuaria”, por lo que se puede enfrentar a una pena de entre 12 y 40 años de prisión según la legislación mexicana.

El caso del ataque a Daphne fue uno de los asuntos de más exposición en redes sociales y medios de comunicación en México, en el cual la familia de la joven denunció que había sido atacada sexualmente en enero de 2015, por cuatro jóvenes adinerados que gozaban de influencias y conocidos como “Los Porkys de Costa de Oro”, en Veracruz.

El joven detenido, que según su defensa tiene nacionalidad española, se inscribió en noviembre del año pasado en una universidad de Madrid, a donde se trasladó en marzo de 2016, lo que para la Fiscalía española, que apoyó la extradición, supuso una huida de la justicia mexicana.

Sin embargo, fue detenido en junio pasado y desde el 11 de julio de este año permanecía en la prisión de Soto.