Televisa había consolidado gran parte de sus ganancias gracias a la venta de publicidad que recibía por parte del Gobierno federal en anteriores sexenios, especialmente en el de Enrique Peña Nieto. Los recursos que durante décadas los gobiernos destinaron a los medios servían para coartar, en muchos casos, la libertad de expresión, según alertó la organización Artículo 19 en varios informes.

Ciudad de México, 29 de abril (SinEmbargo).– El recorte del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador a la publicidad en medios le pegó a las ventas de Grupo Televisa, que durante el primer trimestre de 2019 disminuyeron 13.8 por ciento para ubicarse en 3 mil 681.9 millones de pesos.

Televisa había consolidado gran parte de sus ganancias gracias a la venta de publicidad que recibía por parte del Gobierno federal en anteriores sexenios, especialmente en el de Enrique Peña Nieto. Los recursos que durante años los gobiernos destinaron a los medios servían para coartar, en muchos casos, la libertad de expresión, según alertó la organización Artículo 19 en varios informes.

Sin embargo, con la entrada del nuevo Gobierno la situación cambió para las grandes empresas de comunicación como Televisa.

Con la nueva política de austeridad implementada por el Gobierno del Presidente López Obrador, los recursos que recibía la televisora por el concepto de ventas de publicidad estatal se redujeron, así lo reconoció la empresa de Emilio Azcárraga Jean en su reporte trimestral publicado este lunes al cierre de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Las ventas por publicidad de Televisa en el primer trimestre de 2019 disminuyeron 13.8 por ciento a 3 mil 681.9 millones en comparación con los 4 mil 272.7 millones en el primer trimestre de 2018.

La disminución en las ventas se explica mayormente por una caída significativa en la publicidad de gobierno, mientras que las ventas de publicidad al sector privado disminuyeron aproximadamente 2 por ciento.

Gráfico: Televisa

“El nuevo gobierno está implementando una serie de medidas de política pública orientadas a liberar fondos para otras iniciativas. Una de estas medidas es la reducción de su inversión total en publicidad, la cual indicaron públicamente que en 2019 bajaría en aproximadamente 50 por ciento con respecto a 2018. Esta medida será aplicada a todos los medios, incluyendo radio, medios impresos, digitales y televisión. Cabe recordar que la publicidad de gobierno representó el 11por ciento de nuestros ingresos totales por publicidad el año pasado, o alrededor de 2 por ciento de las ventas netas consolidadas”, explicó Televisa en su reporte.

Anticipó que la publicidad del Gobierno caerá alrededor de 50 por ciento este año. Sin embargo, durante el primer trimestre, la reducción las ventas de publicidad a Gobierno fue mayor que 50 por ciento, probablemente debido a que las campañas de varias entidades de gobierno todavía están por empezar, indicó la empresa.

La empresa de Emilio Azcárraga también informó de una disminución del 20.1 por ciento interanual en sus ganancias durante el primer trimestre de 2019 para ubicarse en 541.7 millones de pesos.

Los ingresos de Televisa, el mayor productor mundial de contenidos audiovisuales en español, sumaron 23 mil 395.2 millones de pesos en el periodo.

EL TAMAÑO DEL DERROCHE

Aunque aún no se ha publicado la cifra oficial del gasto en publicidad durante el Gobierno del priista Enrique Peña Nieto, organizaciones nacionales y extranjeras –como son Artículo 19 y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)– estimaron en agosto pasado el monto alcanzaría los 60 mil millones erogados en comunicación social, una cifra histórica en México.

Los organismos de la sociedad civil consideran que el gasto se realizó básicamente para comprar la línea editorial de periódicos impresos, televisoras y radiodifusoras, además de medios digitales.

Sólo entre julio y noviembre de 2018 –los últimos cuatro meses del sexenio– el Gobierno del político mexiquense se gastó al menos 2 mil 277 millones 605 mil pesos en la difusión de sus supuestos logros en materia social y la promoción de los 12 mensajes con los que el ex Presidente se despidió de los mexicanos y en los que sostuvo que entregaba “un México mucho mejor” que el de seis años antes.

En esta última erogación del Gobierno peñanietista, las empresas más beneficiadas fueron Televisa de Emilio Azcárraga Jean con 522 millones 993 mil 46 pesos y TV Azteca de Ricardo Salinas Pliego con 383 millones 261 mil 147 pesos. En el caso de este último consorcio, no sólo sus canales televisivos transmitieron “las conquistas” de la administración que en esos meses decía adiós; también lo hicieron las pantallas que el Banco Azteca tiene instaladas en sus sucursales como repetidoras de anuncios.

La publicidad oficial de los últimos días peñanietistas alcanzó hasta a los lectores de espectáculos. La revista TV Notas de la editorial Notmusa fue escaparate de la campaña del 90 Aniversario de la Policía Federal. Recibió 315 mil 668 pesos por un contrato con vigencia del 24 de julio al 30 de septiembre.

Lo anterior quedó plasmado en 674 contratos publicados en Compranet y revisados por SinEmbargo. Se trata de uno de los gastos del gobierno de Enrique Peña Nieto en su último tramo, cuando había concluido el proceso electoral que llevó a Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia y se preparaba la entrega de la administración.

LA POLÍTICA DE AUSTERIDAD

El Presidente Andrés Manuel López Obrador anunció desde su llegada a la Presidencia que el gasto en publicidad se recortaría a la mitad, gracias a que se utilizaría únicamente el presupuesto aprobado por el Congreso, no más como ocurrió durante cada uno de los años de la administración de Enrique Peña Nieto.

En el punto 29 del plan de austeridad de López Obrador, se aseguró que el presupuesto aprobado sería de 2 mil millones de pesos para este rubro para 2019, en contraste con los más de 4 mil millones de pesos en el último año de la administración de Enrique Peña Nieto y los 9 mil millones de pesos que en promedio se destinaron en cada año de 2012 a 2018.

Finalmente, el dinero que se aprobó para publicidad oficial fue de 4 mil 711 millones de pesos.

De acuerdo con el colectivo Medios Libres, la reducción por sí sola “no resuelve el problema de la asignación arbitraria y discrecional de la publicidad oficial si no se cuenta con criterios claros, transparentes y objetivos de asignación que consideren factores como la idoneidad, la medición de audiencia, los costos, la circulación, el perfil del público al que va destinada la campaña y, sobre todo, que promuevan la diversidad y el pluralismo de medios. Tampoco así de los sobreejercicios multimillonarios que hoy se realizan sin justificación”.

Recientemente, Jesús Ramírez encargado de Comunicación Social del Gobierno de México, aseguró que la publicidad gubernamental haría uso de los tiempos oficiales que son los que por ley no tienen costo y que se trabajará en igualar las condiciones entre los medios y no favorecer a ninguno en especifico, como sucedía antes.

Entre las nuevas políticas de comunicación que manejará el actual gobierno, enlistó estas el pasado 17 de abril:

–Ningún medio podrá tener más del 25 por ciento de una campaña.
–Para la producción de materiales se va a privilegiar a los medios públicos, se harán dentro del Gobierno, no se contratarán agencias. Se contratará directamente a creativos, directores y actores.
–Utilización del 100 por ciento de los tiempos oficiales.
–También se anunció la renegociación de tarifas publicitarias con los medios para cerrar la brecha con las tarifas comerciales.