A través de este nuevo esquema dónde todo el mundo gana, el comprador adquiere una(s) obra(s) con condiciones excepcionales (descuento, dólar muy favorable) y nosotros apoyamos a nuestros artistas, creamos un fondo COVID-19 y cubrimos parte de nuestros costos operativos a través de un sistema colectivizado y resiliente, algo totalmente inédito, y digno de celebrar, en nuestro gremio. Foto: Galerías de Arte Mexicanas Asociadas.

Por Julien Cuisset*

“El hombre cree que desempeña su papel en determinada obra y no sabe que mientras tanto han  cambiado el decorado en el escenario sin que lo note y sin darse cuenta se encuentra en medio de  una representación completamente distinta.”
La lentitud (1995), Milan Kundera.

El mundo enfrenta una nueva crisis epidemiológica. Vivimos un momento incierto y decisivo, que implicará mutaciones sociales y cambios drásticos en nuestra forma de vivir y de relacionarnos con los demás. La virología desempodera a la teología y a la política, e impone un nuevo modelo (pasajero) de soberanía.

En este momento, en el que millones de personas se encuentran físicamente aisladas unas de otras, la cultura, en sus múltiples expresiones, nos ha unido, acercado, creando vínculos y acortando la distancia que nos separa. Inmersos en el supermercado de las imágenes y su iconomía globalizada (dixit Peter Zsendy[1]), la cultura nos ha servido de muleta durante este período de ansiedad e incertidumbre: disfrutamos, desde nuestras pantallas –los más afortunados– de los archivos de bibliotecas y cinetecas, visitamos (virtualmente) museos y galerías, teatros y salas de conciertos, sin dejar de tener acceso a la lectura y a la música, entre tantas otras actividades existenciales y esenciales que nos nutren y enriquecen. El Arte es un motor de nuestra sociedad, transfigura la vida prosaica y agrupa la pluralidad de las expresiones del mundo real e imaginario: evoca y concientiza, cuestiona y critica, sensibiliza y educa, transgrede y trasciende. Hoy lo necesitamos más que nunca.

Desde hace varios meses, y después de haber resistido en nuestra humilde Westfalia, cultivando nuestro huerto, el mercado del arte local –de igual manera que el mercado de otras latitudes[2]– siente los efectos de las turbulencias coyunturales del país. La recién denominada “Semana del Arte”, impulsada por las ferias y sus numerosos eventos periféricos, nos han confortado tristemente en la percepción de una contracción muy significativa de nuestra actividad. La crisis actual del COVID-19 fragiliza aún mas nuestro sector –según un estudio de la Universidad de Maastricht y The Art Newspaper[3], una de cada tres galerías está actualmente en riego de desaparecer– y oscurece nuestro horizonte, probablemente hasta el segundo semestre del año (exposiciones y ferias pospuestas o canceladas; migración digital embrionaria y limitada con repercusiones comerciales escasas). Al igual que otros sectores culturales, el ecosistema de galerías y artistas ha sido fuertemente afectado por la pandemia. Nuestros espacios están cerrados desde mitad de marzo. A pesar de ello, estamos trabajando: los artistas siguen produciendo y las galerías siguen laborando, pensando en como reinventar y potencializar sus modelos estratégicos y operativos, con la finalidad de robustecer nuestras plataformas y otorgar un renovado y ponderado portafolio de servicios.

El desfase temporal en las zonas geográficas donde el virus ha impactado nos ha permitido realizar una evaluación comparativa de sus efectos en Asia[4] y en Europa, principalmente. Algunos países no tardaron en anunciar medidas excepcionales, manifestando así su solidaridad y su apoyo por el sector artístico. En Francia, por ejemplo, el Centro Nacional de las Artes Plásticas (CNAP)[5] anunció un Fondo de Emergencia de 500,000 Euros. En el Reino Unido y en Alemania _dónde las pequeñas y medianas galerías reciben desde marzo apoyos gubernamentales mensuales de entre 9 y 15,000 euros, durante un trimestre_ se crearon fondos de emergencia para las artes[6]. Podríamos multiplicar los ejemplos en Estados Unidos, Canada, Emiratos Árabes Unidos, Argentina, Chile, entre otros. La iniciativa privada, en ciertos países, ha anunciado también un apoyo sustancial a las galerías y/o a los artistas: la Fondation Antoine de Galbert en Paris, el Perez Art Museum en Miami, por ejemplo. De igual manera, algunas Megagalerias demuestran una fuerte empatía (fuera de sus principales intereses comerciales y/o curatoriales) para apoyar a galerías medianas: David Zwirner[7], verdadero pionero del arte online lanzó Platform, foro-faro para las galerías jóvenes e independientes que carecen de visibilidad; Perrotin invita a 26 galerias (6 a 7 por quincena) del 23 de mayo al 14 de agosto a exponer (físicamente) en su galería principal de Paris. En septiembre, Hauser & Wirth albergará a 60 artistas jóvenes (y sus galerías) en su espacio de Paris Pantin; la totalidad de las ventas serán redistribuidas a los invitados[8].

En México, los escasos apoyos gubernamentales para las artes plásticas y la desarticulación del gremio nos han incitado a fomentar un grupo de reflexión, que comparte las mismas problemáticas e inquietudes. Los mercados están interconectados pero estratificados. Desde hace meses, un pequeño grupo de galerías de la CDMX _ Arróniz Arte Contemporáneo, Galería de Arte Mexicano, Galería Enrique Guerrero, Galería Le Laboratoire, Galería Patricia Conde, Licenciado y Proyecto Paralelo_ ha formulado la necesidad de unirse y solidarizarse para enfrentar los nuevos retos coyunturales. La crisis del COVID-19 aceleró la formalización de una nueva plataforma (ágil y radicante) e impulsó la activación colegial de un modelo virtual, de manera gradual, horizontal, y cuyos primeros resultados desembocarán en el potencial extensible de la iniciativa. De común acuerdo, decidimos invitar, en primera instancia, a otras 7 galerías; 2 decidieron acompañarnos desde el principio (Galería Hilario Galguera y Galería Karen Huber), las 5 restantes declinaron la invitación. Desde hace meses, dicho grupo reflexiona en como mejor aprehender la complejidad del mercado y sus sustratos, y evalúa la posibilidad de desarrollar acciones concretas y pragmáticas para visibilizar nuestro gremio y velar por los intereses de las galerías de arte, tanto con el sector público (ante las autoridades fiscales, aduaneras, museales, relaciones exteriores, etc) y privadas (ferias, casas de subastas, etc).

En plena crisis del COVID-19, optamos por germinar un primer frente de galerías, en estrecha colaboración y permanente comunicación con los artistas que representamos. Plataforma 2020 es una nueva herramienta democrática atípica, colectiva y colaborativa, empática y consensuada, constituida en tiempos de confinamiento. Hoy agrupa a las 9 galerías ya mencionadas de la Ciudad de México que transparentan de manera horizontal una plataforma comercial y colectivizarán sus ganancias, en un mercado donde suele imperar la opacidad y cierto individualismo (sic). Plataforma 2020 escenifica una extensión virtual de lo que somos como galerías físicas y nos abre una ventana global e ubicua. Dicha determinación específica de estímulo económico, diseñada en función de la realidad local y de los posibles cómplices que podemos tener en un entorno relativamente cercano, se extiende naturalmente a nuestro ecosistema laboral (artistas, por supuesto, pero también transportistas, enmarcadores, diseñadores, equipe de montaje, entre otros). Concretamente, cada galería presenta 10 obras de arte de su elección cada 15 días en el sitio www.gamamx.art, con condiciones excepcionales. Sobre los precios públicos de venta se otorga un 20 por ciento de descuento visible en la plataforma y se unifica el tipo de cambio del dólar a 20 pesos mexicanos. De cada obra vendida en la plataforma, independientemente de a qué galería pertenezca, el 50% irá al artista, el 40% se colectivizará entre las galerías participantes en el proyecto. El 10 por ciento restante se reservará para apoyar iniciativas surgidas específicamente durante la crisis del COVID-19. A través de este nuevo esquema donde todo el mundo gana, el comprador adquiere una(s) obra(s) con condiciones excepcionales (descuento, dólar muy favorable) y nosotros apoyamos a nuestros artistas, creamos un fondo COVID-19 y cubrimos parte de nuestros costos operativos a través de un sistema colectivizado y resiliente, algo totalmente inédito, y digno de celebrar, en nuestro gremio.

El confinamiento nos obligó a desacelerar y a reflexionar, a deconfinar nuestro modelo de pensar y a reinventarnos. El historiador Yuval Noah Harari afirma que toda crisis ofrece también una oportunidad[9], vía nuestra capacidad de cooperar con eficacia, de analizar las situaciones racionalmente y de modificar nuestro comportamiento en consecuencia. Entramos en una nueva era[10] : es muy probable que la gente no tenga las voluntad de viajar estos próximos meses y que las ferias, bienales y demás eventos masivos se tengan que concentrar en estrategias más locales (por no decir virtualmente glocales), hasta que, probablemente, el turbocapitalismo nos aliene nuevamente. De ahí la necesidad (circunstancial ?) de (re)centrarnos en el mercado local, cuya elasticidad limitada no nos otorga mucho margen de error.

En su libro “La Vía” (Editions Fayard, 2011), el filósofo y sociólogo Edgar Morin –que cumple 99 años en julio– nos traza las diferentes vías reformadoras que se podrían adoptar para conducirnos a una metamorfosis de la sociedad. Nos enseña a no oponer unidad y diversidad y nos sugiere tener una reflexión integral, incluyente y multidimensional. Su Sparsa colligo (reúno lo disperso) nos motiva a afirmar que la unidad del gremio de galerias engendra su diversidad y la diversidad de las galerías mantiene la unidad de nuestro ecosistema. De ahí su concepto del Unitas múltiplex, que se podría traducir por la unificación de las galerías en su diversidad, en el umbral de una nueva normalidad post-pandemia.

Julien Cuisset es fundador de la Galería Le Laboratoire, www.lelaboratoire.mx

1 Le supermarché des images, Peter Szendy, Museo del Jeu de Paume, http://www.jeudepaume.org/?page=article&idArt=3288

2 “Galerias de arte en cuarentena”, El Pais, 19 de abril 2020, https://elpais.com/elpais/2020/04/19/icon_design/1587289327_753080.html?fbclid=IwAR3ZemA6jxsK9SijBjHNHiNn8WMlb9clpiHMizu-mfzgW7iFD7VazQJSe0U

3 “Galleries worldwide face 70% income crash due to coronavirus, our survey reveals“, The Art Newspaper, 27 de abril 2020, https://www.theartnewspaper.com/news/galleries-face-70-income-crash-due-to-the-coronavirus

4 “Covid-19 : Comment les galeries coréennes ont échappé à la fermeture”, The Art Newspaper, 24 abril 2020, https://www.artnewspaper.fr/news/covid-19-comment-les-galeries-coreennes-ont-echappe-a-la-fermeture?fbclid=IwAR1duknD_kNk0tdbLrHWxQru6hG7yx_BPAy64KmnRZ3al-Krv5RoYobaFm8

5 “Coronavirus : le Centre national des arts plastiques lève un fonds d’urgence”, Le Monde, 3 abril 2020, https://www.lemonde.fr/culture/article/2020/04/02/covid-19-le-centre-national-des-arts-plastiques-leve-un-fonds-d-urgence_6035292_3246.html

6 “UK and Germany launch emergency funds for the arts as US museum call for aid”, Art Forum, 25 marzo 2020, https://www.artforum.com/news/uk-and-germany-launch-emergency-funds-for-the-arts-as-us-museums-call-for-aid-82557

7 “Should big galleries subsidise smaller ones ?”, The Art Newspaper, 27 abril 2018, https://www.theartnewspaper.com/news/should-big-galleries-subsidise-smaller-ones

8 “La galerie Thaddaeus Ropac va exposer 60 jeunes artistes”, The Art Newspaper, 11 de mayo 2020, https://www.artnewspaper.fr/news/la-galerie-thaddaeus-ropac-va-exposer-60-jeunes-artistes?fbclid=IwAR2kVnGZBAcUJ3hFbSmFN1bUmgewQmo6mWDeptxvwFMId4y_h7RUaWeWy8o

9 “Toda crisis ofrece también una oportunidad”, Correo de la Unesco, Yuval Noah Harari, https://es.unesco.org/courier/suplemento-digital/yuval-noah-harari-toda-crisis-ofrece-tambien-oportunidad

10 “The Last Days of the Art World … and Perhaps the First Days of a New One”, Jerry Saltz, Vulture, marzo 2020, https://www.vulture.com/_pages/ck8ivxorc0000yeyerntsmxxj.html?fbclid=IwAR1X4gT0G2ukk0J3yWTlxM9OSGhixgbz1B9hbwU7XOCijpsQsHm_r2kLhAw