Author image

Tomás Calvillo Unna

29/05/2024 - 12:04 am

La frescura recuperada del asombro

“El canto de las piedras presagia el fin de una era”.

“Cristo S. XXI”. Pintura: Tomás Calvillo Unna

I

Respiran fuego al amanecer,

los mezquites, las palmeras chinas,

los candelabros, los garambullos,

las cactáceas;

tatuadas de los cielos,

y sus historias de astros;

sus mapas,

en nuestros corazones;

los vegetales mandalas

que cifran el universo;

con espinas,

al paso del venado

que retorna guiado por su olfato

al girar su cuello,

y dejar

que la flecha del poder

se pierda.

II

Es la belleza de la paz interior,

dilapidada

por el espejo de los egos,

que olvidan su naturaleza

y vocación:

ser el puente que permita

la expresión misma de vida:

su gratuidad y entrega.

Esa bruma de los sueños

no termina de despejarse,

quisiera consumir el paisaje,

en el parpadeo de su versión.

El engaño de la velocidad,

su ligereza,

pretende ignorar distancias

para olvidar:

¿de dónde provenimos?

¿qué buscamos?

III

Los murmullos de las hojas

nos recuerdan los primeros pasos;

ya no se requiere

buscar las huellas.

Las piedras dispersas

en su aparente abandono;

pacientes

desde el arroyo de la infancia;

tartamudas, quebradizas

en las ventanas y barrancos

de la ardiente adolescencia.

En las manos vueltas puños,

conservan

el pétreo aliento de los siglos,

el gesto de su textura,

heroico en el silencio

de su perdurar.

IV

La primigenia contención

la geografía de su arquitectura,

las huellas digitales

de su cortante superficie;

el seco golpe

de su mineral instinto;

la herida de su misterio

en las laderas

impregnadas de raíces:

árboles dichosos

entre la razón y la imaginación;

y esa piedra del sol

que oculta las estalactitas

del vientre nocturno

de la obsidiana.

V

Los segundos saltan

a ras del agua,

el ágil salpicar

del juego

de la gravedad

y la soltura;

su celeridad,

la destreza de los números

y sus ángulos,

en el abanico de la imagen;

la vibración interior

en apariencia desaparecida;

su secreto bien guardado

en la dureza que oculta

su infatigable creación.

VI

El canto de las piedras

presagia el fin de una era;

y el retorno

de la original experiencia:

el poder de su fundación.

El inicio, para cruzar el río,

y ser una vez más

montaña.

Rendija

El domingo 2 de junio: las urnas a lo largo y ancho del país: serán la confirmación donde se depositan los votos de una elección democrática y pacífica o las urnas de las cenizas de una nación.

Los contenidos, expresiones u opiniones vertidos en este espacio son responsabilidad única de los autores, por lo que SinEmbargo.mx no se hace responsable de los mismos.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video