Hay un lugar en la tierra donde la inmensidad nos señala que la insignificancia es tremenda, es bella y además no importa.