Los principales índices accionarios cerraron con fuertes ganancias trimestrales, superando incluso las del 2009, cuando comenzaba la recuperación después de la Gran Recesión.

Las principales plazas europeas también cerraron el trimestre con resultados positivos.

Ciudad de México, 30 de junio (SinEmbargo).- Las inyecciones de liquidez en Estados Unidos por parte de la Reserva Federal (Fed) y los estímulos fiscales que aplicó el Gobierno estadounidense, ambos sin precedentes, llevaron el segundo trimestre de 2020 a cerrar con ganancias. Su principal indicador, el Dow Jones de industriales tuvo su mayor ganancia desde el primer trimestre de 1987.

De abril a junio se observó una fuerte volatilidad en los mercado de capitales ante la pandemia de coronavirus. Se observaron recuperaciones fuertes después de las caídas históricas del mes de marzo impulsadas por las medidas fiscales y económicas que los gobiernos y bancos centrales ejecutaron.

El Dow Jones ganó 17.77 por ciento el segundo trimestre del año, ubicándose en 25 mil 812.88 puntos, sin embargo, está 9.55 por ciento por debajo del cierre del año anterior. Tocó su mínimo el 23 de marzo, cuando quedó en las 18 mil 213.65 unidades y desde entonces se recuperó 41.72 por ciento.

El S&P 500 registró un incremento trimestral de 19.95 por ciento. También fue el mayor dato visto desde el último trimestre de 1998, colocándose en las 3 mil 100.29 unidades y un 4.04 por ciento por debajo del cierre del año anterior. El S&P 500 alcanzó un mínimo de 2 mil 191.86 puntos el 23 de marzo: se recuperó 41.44 por ciento desde entonces.

El Nasdaq ganó 30.63 por ciento en el trimestre, el mejor dato de crecimiento desde el cuarto trimestre de 1999. Cerró la sesión en las 10 mil 058.77 puntos, un rendimiento de 12.11 por ciento en el año. Su nivel mínimo fue alcanzado también el 23 de marzo, pero logró superar los máximos previos a la pandemia y alcanzó un máximo histórico de 10 mil 221.85 puntos el 23 de junio: se recupero 51.68 por ciento.

“El fuerte impulso que lleva el Nasdaq se podría deber a que el mercado está viendo la posibilidad de que haya un cambio en el patrón de consumo a nivel global, a raíz de la pandemia, hacia bienes y servicios intensivos en tecnología y comunicación. Debido a esto y al hecho de que los fundamentales de las empresas se encuentran deteriorados por la recesión global, existe la posibilidad de que el Nasdaq sea parte de una burbuja especulativa”, explicó Gabriela Siller, analista de Banco Base.

La analista espera que los reportes financieros del segundo trimestre para las emisoras del sector tecnológico sean de suma relevancia para determinar la dirección que tomará el Nasdaq.

En el trimestre las economías buscaron estimular una rápida recuperación de la recesión causada por la pandemia. El mercado bursátil de Estados Unidos fue el que tuvo la recuperación más marcada. En el predominó el sentimiento optimista sobre una recesión del tipo “V”, es decir, con una recuperación rápida.

“De hecho, históricamente los índices de Wall Street han tocado sus puntos mínimos entre tres y cinco meses antes de que formalmente concluya la recesión. Considerando que los mínimos de estos tres índices se alcanzaron el 23 de marzo, es probable que el mercado esté pronosticando que la economía saldrá de la recesión a más tardar en septiembre”, apuntó Siller.

EUROPA Y ASIA

En Europa, las principales plazas bursátiles también cerraron el trimestre con resultados positivos.

El Euro Stoxx 600 presentó un alza trimestral de 12.59 por cuento, su mejor dato desde el primer trimestre del 2015.

Los índices DAX de Alemania y FTSE 100 de Londres avanzaron a tasas trimestrales de 23.90 y 8.78 por ciento, respectivamente. La ganancia del FTSE 100 es la más grande desde el tercer trimestre del 2010, mientras que el avance del DAX es el más amplio desde el segundo trimestre del 2003.

En Asia, los principales mercados de valores también cerraron al alza.

El Nikkei 225 de Japón presentó un incremento trimestral de 23.37 por ciento.

Por su parte, los índices de Shanghái y Shenzhen de China avanzaron a tasas trimestrales de 9.15 y 19.00 por ciento.