La gente debe de contar su propia historia y no dejarla a un algoritmo: Pedro Mairal

30/07/2023 - 12:00 am

Esta historia ya no está disponible es la leyenda que aparece cuando una historia es borrada de Instagram, pero también es el título del escritor argentino Pedro Mairal en la cual plasma una narrativa del instante. El autor habló con SinEmbargo sobre su más reciente trabajo.

Ciudad de México, 30 de julio (SinEmbargo).– En un mundo de instantes captados en los escaparates de las redes sociales, la posibilidad de aquellas historias que no se pudieron contar o que alguien borró despiertan en el ser humano su sed de curiosidad y lo sumergen en las zonas veladas del misterio.

Pedro Mairal se vale de este mecanismo empujado por el instante, la posibilidad y lo desconocido para contar cada uno de los relatos de Esta historia ya no está disponible (emecé), escritos en los que el autor adopta sus experiencias vividas, las que nunca pasaron, las que casi suceden, las que pudieron haber acontecido y las que tenía miedo que le pasaran.

“Escribo con los trenes que se me fueron, los trenes que perdí, todos los destinos paralelos que no sucedieron. Ese es el barro, la arcilla básica para una persona que escribe, no sólo exactamente lo que te sucedió sino todo ese contexto de sueños y deseos, y esa manera en que rebota tu propia vida en las demás experiencias y cómo las experiencias rebotan en vos”, compartió en entrevista el escritor argentino.

No obstante aclaró que en este mar de historias en el que estamos sumergidos es imprescindible ser el autor de nuestras propias historias y no dejarlas en manos del algoritmo de las redes sociales, pues existe el riesgo, hoy como nunca, de que nuestras narrativas se limiten a moldes que determinen, incluso, nuestra vida misma.

“Las redes sociales pretenden ahora ellas escribir tu historia, o sea, es la red social, la que está escribiendo tu historia, no sos vos quien realmente está escribiendo otra historia y eso me parece muy peligroso porque la gente, haga como lo haga, ya sea contando las cosas a los hijos o escribiendo algo, o escribiendo una canción, o lo que sea, tiene que contar su historia a su manera porque si no sos narrado por la tecnología que hoy en día es un algoritmo”, expresó.

Portada del libro Esta historia ya no está disponible. Foto: Especial

***

—¿Plasmas una narrativa del momento del instante?

—Me gusta la idea del instante, no lo había pensado, pero sí hay algo, hay algo sin duda ahí, de captar un momento que te está rodeando, captar lo que lo que está a tu alrededor. Me interesa siempre este concepto desde la poesía, sobre todo el haiku, que trata de mostrar el aquí y ahora, no tanto ir al otro lado del mundo a buscar la aventura literaria, como que no hace falta escalar el Everest para escribir el poema, el texto. La Literatura está a tu alrededor y es simplemente nuestra capacidad de abrir los ojos y ver eso. Entonces creo que esa idea del instante me interesa mucho, es decir, qué está pasando alrededor del personaje, del narrador, de esa subjetividad, en ese momento.

—¿Qué tanto el Pedro Mairal personaje es el Pedro Mairal autor?

—Me uso a mí mismo, un poco como personaje, no tanto hablando como un 100 por ciento de lo que soy, sino usando mi silueta, como si fuera mi sombra, tomo un poco la sombra que proyecto y después a partir de ahí exagero o escondo cosas. Es decir, uso mi experiencia pero también la periferia de la experiencia, lo que no me pasó, lo que casi me pasó, lo que me podría haber pasado, lo que tenía miedo que me pasara o ganas de que me pasara.

Escribo con los trenes que se me fueron, los trenes que perdí, todos los destinos paralelos que no sucedieron. Ese es el barro, la arcilla básica para una persona que escribe, no sólo exactamente lo que te sucedió sino todo ese contexto de sueños y deseos, y esa manera en que rebota tu propia vida en las demás experiencias y cómo las experiencias rebotan en vos.

Creo que hay una ida y vuelta entre el sujeto y el mundo que no es siempre muy clara, para el derecho penal sí lo será, el derecho penal quiere saber exactamente qué sucedió, pero para la Literatura no, porque la Literatura trabaja con ese borde de fantasía que tiene siempre un disparador real, pero en este libro me tomo muchas veces como personaje. Hay un padre que trata de estar ahí, que cuida a los hijos en situaciones muy domésticas, en un momento también está cuidando a los padres y después ese yo, incluso, se atomiza en la tercera parte del libro en el gran error, y hay voces de mujeres que hablan. Me interesaba que ese sujeto se volviera a otros y otras también.

Pedro Mairal se vale de este mecanismo empujado por el instante, la posibilidad y lo desconocido para contar cada uno de los relatos de este libro. Foto: Especial

—Es decir, ¿tu literatura se alimenta de la posibilidad de historias que están escondidas?

—Sí, y ahí está un poco la pregunta del título, Esta historia ya no está disponible. O sea, Esta historia ya no está disponible, ¿para quién?, ¿qué significa esta circulación de historias?, ¿por qué de pronto en Instagram alguien borra algo y aparece ‘esta historia ya no está disponible’, con pantalla negra y con letras blancas? Siempre me interesa mucho qué borraron, qué sacaron, qué es lo que no mostraron, entonces ahí hay algo.

Estamos sumergidos en tanta circulación de historias y todo el mundo contando tantas cosas, que a veces nos interesan más las historias que no se pudieron contar, que no te quieren contar, la historia que borraron, la historia que no contarían, ahí hay algo que tiene que ver siempre con la curiosidad, con el misterio y con las zonas veladas.

La vida está todo el tiempo atravesada por narrativas, por narrativa del periodismo, narrativas históricas, narrativas culturales, historias que te cuentan los amigos, historias familiares, historias de tu país, y entonces, nos quedamos insertos en ese mar de historias y qué difícil es establecer o elaborar la propia historia, y que necesario porque si uno no elabora su propia narrativa, entonces es narrado por otros.

Fíjate cómo Instagram, por ejemplo, usa la palabra story, es decir, las redes sociales pretenden ahora ellas escribir tu historia, o sea, es la red social, la que está escribiendo tu historia, no sos vos quien realmente está escribiendo otra historia y eso me parece muy peligroso porque la gente, haga como lo haga, ya sea contando las cosas a los hijos o escribiendo algo, o escribiendo una canción, o lo que sea, tiene que contar su historia a su manera porque si no sos narrado por la tecnología que hoy en día es un algoritmo.

—Dejarlo a un algoritmo puede coartar nuestras posibilidades y enmarcarla en determinados moldes, ¿lo consideras así?

—Sí, además, fíjate que no es tanto que modifica tu historia sino que además modifica tu vida, porque si vos buscas en Google fotos similares de Instagram o fotos repetidas de Instagram, de pronto ves que la gente saca la misma foto del mismo lugar, por ejemplo, con la proa de la canoa en un lago y los piecitos que se ven o la cabaña roja al costado. O sea, ya hay como un formato donde tu vida misma te lleva a buscar estos moldes que bien decís, te llevan a vos mismo a vivir la vida a una determinada manera, porque vas a buscar esa imagen para devolverle al algoritmo esa imagen que de alguna manera te sugirió.

Es como vivir una vida completamente ya elegida, ya diseñada por otros, ya moldeada por otros, los caminitos de tus viajes ya están predestinados, ya están dibujados, ya están previamente elegidos los lugares donde vas a sacar la foto. Es aterrador eso, me parece que es difícil zafarse de eso y no tenemos ni idea la cantidad de de acciones de nuestro día que tienen que ver con estos algoritmos que nos están empujando y seduciendo y llevándonos de la nariz.

Obed Rosas
Es licenciado en Comunicación y Periodismo por la FES Aragón de la UNAM. Estudió, además, Lengua y Literatura Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras.
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video