Lima, 30 oct (dpa) – Mujeres indígenas de diversas regiones del mundo, reunidas en Lima por una conferencia internacional, exigieron hoy terminar con la violencia y discriminación de las que son víctimas por su género y condición, además de pedir a los gobiernos respetar los territorios ancestrales.

En una rueda de prensa, enmarcada en la Conferencia Global de Mujeres Indígenas, las líderes de Asia, África, el Ártico, Latinoamérica, Norteamérica, el Pacífico y Rusia, compartieron historias muy similares de exclusión y violación de sus derechos, como retos que deben afrontar constantemente en sus países.

“Hay una situación de racismo estructural y patriarcado que hace difícil la participación en asuntos políticos a las indígenas. La falta de oportunidades económicas y académicas, además del daño al medio ambiente, las llevan a abandonar sus territorios étnicos hacia los centros urbanos, donde se encuentran con nuevas luchas”, explicó la chilena Fabiana del Popolo, especialista en temas de población de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL).

También advirtieron sobre los peligros del cambio climático y los daños ambientales ocasionados por las actividades mineras, que afectan directamente los territorios indígenas. Como ejemplo pusieron al Perú, donde más de la mitad de los aproximadamente 3,2 millones de mujeres indígenas viven en los centros urbanos, en su mayoría por los daños a sus territorios.

Además de Del Popolo, participaron en la conferencia Tarcia Rivera, de Perú; Myrna Cunningham, de Nicaragua, integrante del Foro Permanente para Asuntos Indígenas de la Naciones Unidas; Vicky Tuli-Corpuz, de Filipinas; Agnes Leina, de Kenia; y Ruth Massie, de Canadá, directora del Consejo de las Primeras Naciones de Yukón.

Las participantes anunciaron que su meta a corto plazo es influir en dos eventos que se celebrarán en 2014 en Nueva York: la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas y la Conferencia Mundial de los Pueblos Indígenas.

“Las mujeres indígenas son esenciales para la salud económica de nuestros países y nuestros pueblos. Garantizamos la seguridad alimentaria, la biodiversidad y el bienestar de nuestras comunidades y familias. Podemos contribuir a la búsqueda mundial de soluciones para el desarrollo sostenible, sólo debemos tener un asiento en la mesa cuando se toman las decisiones”, sostuvo Tuli-Corpuz.

La Conferencia Global de Mujeres Indígenas se inició el lunes y culminó hoy con la participación de más de 200 representantes de todo el mundo.

Durante los días de la Conferencia, las participantes se dividieron en grupos de trabajo con el fin de elaborar una declaración política que será presentada en la Asamblea General de la ONU.