México

Monreal recicla reclamos del 98 y 2017 para exigirle al Presidente abrirle posiciones

30/11/2022 - 12:05 am

Pasó en 1998, cuando dejó el PRI al señalar que no se respetaron los acuerdos y se sumó a la izquierda con la que ganó el Gobierno de Zacatecas. En 2017, cuando no ganó la encuesta de Morena, también manifestó su inconformidad y hasta amagó con dejar el partido. Ahora, en 2022 vuelve a suceder: el Senador Ricardo Monreal ha denunciado que no hay piso parejo para la elección presidencial de 2024 y ha vuelto a reconsiderar su permanencia en el partido guinda.

Ciudad de México, 30 de noviembre (SinEmbargo).- “Todo comenzó en 1998. Ese año, aunque afortunadamente contaba con una amplia base de apoyo de las y los zacatecanos, el partido al que pertenecía (el PRI) se negó a respetar los procesos democráticos, llevando a cabo la imposición de otra candidatura más cercana a las élites locales empresariales y al Gobernador saliente. Al no ser respetado el proceso de elección interno, los valores en los cuales siempre he sostenido mi andar político fueron violentados, por lo que en ese momento decidí contender por la gubernatura desde la izquierda partidista”.

Así narra el Senador Ricardo Monreal Ávila su salida en 1998 del Partido Revolucionario Institucional (PRI) —en el que se desempeñó en distintos cargos administrativos como de representación popular por más de dos décadas— en su libro La infamia (MAPorrúa), publicado en el año 2020, en el cual denuncia el intento de cometer un fraude en su contra y la intervención irregular del entonces Presidente Ernesto Zedillo.

Este discurso guarda similitudes con la actual postura del Senador de reconsiderar su permanencia en Morena al no figurar entre los posibles candidatos presidenciales y poner en duda el proceso de elección interno, una posición que ya adoptó en el pasado reciente como cuando en 2017 no le favoreció la candidatura a la Ciudad de México, acusó falta de transparencia en la encuesta que ganó Claudia Sheinbaum y se acercó a la oposición. Al final su reclamo le permitió negociar con el Presidente Andrés Manuel López Obrador una posición: ser el líder del partido en el Senado.

Al centro, Ricardo Monreal y Claudia Sheinbaum meses antes de la contienda por la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México de 2017. Foto: Cuartoscuro

De hecho, en su libro recuerda que quien le abrió la puerta para la candidatura de la izquierda al gobierno de Zacatecas —en el cual se desempeñó de 1998 a 2004 y que ahora encabeza su hermano David Monreal, cobijado por Morena — fue Andrés Manuel López Obrador, con el cual ha tenido en los últimos meses diferencias importantes que lo han llevado a decirse relegado y acusar que “no hay piso parejo”.

El Senador Monreal ha manifestado en más de una ocasión su desacuerdo con el proceso interno en Morena para la designación de la candidatura para 2024. Aunque el Presidente ha puesto sobre la mesa el método de la encuesta, Monreal y su equipo han puesto en duda la parcialidad de esta herramienta. No sólo eso, las diferencias se han extendido al plano legislativo, como cuando no respaldó la reforma que dio a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) el control de la Guardia Nacional y más reciente cuando indicó que no respaldará la Reforma Electoral “si implica regresiones”, un señalamiento similar al de la oposición.

Su posición dentro de Morena ha generado reclamos de la militancia y el Senador lo sabe. Sus pláticas con la oposición de cara a 2024 le han valido un exhorto de los dirigentes de Morena Mario Delgado y Citlalli Hernández de definirse. Incluso el Presidente en su mañanera del lunes, sin decir su nombre, se refirió a quienes “apuestan a la división”:

“Quien apuesta a la división pues ni tiene convicciones. O quien asumiera una postura de que ‘no salí, pero entonces utilizando cualquier argucia, cualquier pretexto, digo: no hay democracia en Morena, es lo mismo, yo no puedo soportar eso’, y se va, pues yo conociendo a la gente, yo creo que la gente le diría: ‘Que te vaya bien, sí, sigue tu camino’, porque la gente no está sólo por los candidatos, la gente está por el proyecto.

“Y no está demás que se hable de este tema para que nadie se confunda. Por eso es: reglas claras, que sea el pueblo el que decida. Y una vez que se haga la encuesta y salga el que esté mejor posicionado, ese o esa compañera, y apoyar, y esa y a ese compañero que salga es el que yo voy a apoyar”.

Los encuentros entre Monreal y la oposición, en realidad, se han dado desde antes de la elección de 2021, como él mismo reconoció, un proceso en el cual se le acusó ante el Presidente de haber operado a favor de la oposición, que arrebató al oficialismo la mitad de la capital, algo que él ha rechazado y calificado como “intrigas palaciegas” de la Jefa de Gobierno de Claudia Sheinbaum, la principal aspirante presidencial de Morena y con quien sostiene diferencias desde tiempo atrás.

“Sobre el tema de mi posición política: estoy en ese proceso de definición no está tomada la última (palabra) y simplemente he tenido reuniones con distintos dirigentes, como lo hago siempre”, comentó este viernes desde España, junto al Diputado panista Santiago Creel y el Senador perredista Miguel Ángel Mancera. “Yo he platicado con todos los partidos, no me gusta avergonzarme de ello”.

El escenario actual en el que se encuentra el Senador Monreal es muy similar al de 2017. En aquel entonces manifestó su inconformidad y amagó con dejar el partido, incluso no descartó ser candidato independiente o de algún otro partido.

El asunto se zanjó cuando se reunió con López Obrador, quien en aquel entonces dijo que hablaría con él para que no se fuera a Movimiento Ciudadano o al PAN o al PRD o al PRI. “Los que ya están con Morena queremos que no se vayan, ese es el caso de Ricardo y por eso voy a hablar con él”, dijo en noviembre de 2017. De esta manera, permaneció dentro del movimiento por el cual accedió al escaño que ahora ocupa.

Para algunos la posición de Monreal es un método de negociación: se deja ver con dirigentes de otros partidos, presiona en tiempos previos a la selección de candidatos, se dice maltratado y luego se acomoda. Porque así pasó en 2017 y sobre todo porque su familia tiene importantes posiciones en Morena. Su hermano, David, es Gobernador de Zacatecas, otro es Alcalde y buena parte de su familia se dedica a la función pública gracias a su persistencia pero, sobre todo, gracias al partido guinda.

“Yo me veo en Morena. Voy a luchar en Morena. Tengo que mantenerme en Morena porque yo soy fundador de Morena. Creo en este proyecto. He acompañado al Presidente 24 años y soy militante de Morena. Aún cuando él [López Obrador] ejerza su función y emita mensajes, símbolos, signos de preferencia marcada por alguno de los… ejem… por alguna de las aspirantes. Aún así yo voy a luchar, porque yo me considero de los de abajo y mi apuesta es con los de abajo, no con las cúpulas ni con la nomenclatura. Nunca he sido favorecido, protegido o promovido por ellas.

“Siempre mi vida pública ha sido complicada porque siempre me he enfrentado a la nomenclatura o a la cúpula económica o política del país. Ahora no varía, en esta jornada y en esta definición política que yo he tomado, de participar como candidato a la Presidencia de la República una vez que llegue el momento de inscribirse. Obviamente no tendré el cobijo de la cúpula. No sueño con eso, ni estoy esperando que a mí me señalen o que digan: ‘es este’. No. Nunca ha sido así. Perdería mi esencia. Por eso yo digo, sin afán peyorativo: yo soy de los de abajo y deseo que los de abajo me respalden y me apoyen porque estoy muy alejado de las cúpulas”, dijo el Senador hace casi un año, en entrevista con Alejandro Páez Varela y Álvaro Delgado para el documental y libro La disputa por México (HarperCollins).

El Senador Ricardo Monreal Ávila en la plática con Los Periodistas, Alejandro Páez Varela y Álvaro Delgado. Foto: Jorge Díaz Fernández.

Eso ha cambiado. Ahora sus colaboradores señalan que el Presidente es injusto con Monreal al no reconocer sus aportaciones a la llamada Cuarta Transformación y no considerarlo entre los aspirantes presidenciales. “No es un trato justo el que le ha dado el Presidente López Obrador, lo digo con todas sus letras, porque el Presidente ha tenido en Ricardo Monreal una aliado leal en el Senado de la República desde siempre”, dijo este lunes Alejandro Rojas Díaz Durán a SinEmbargo Al Aire.

El consejero político de Monreal dijo que el Senador todavía confía “en que haya una evaluación y una reflexión también del Presidente López Obrador en relación a su persona”, porque —aseguró— nadie puede demostrar que hay una declaración de Monreal en contra del primer mandatario. “Él nunca ha tenido una palabra de ofensa, una palabra de un exabrupto ni un desaseo político, él siempre se ha manejado con mucho respeto hacia el Presidente López Obrador y lo va a seguir haciendo”, sostuvo.

En tanto, se espera que en las próximas semanas el Senador Monreal defina su postura, pues como él cantó ante la prensa en días pasados: “Vamos a esperar diciembre, diciembre y sus posadas porque ‘Diciembre me gustó pa’ que te vayas /Que sea tu cruel adiós mi Navidad / No quiero comenzar el año nuevo / Con ese mismo amor que me hace tanto mal/ Y ya después, que pasen muchas cosas /Que estés arrepentido…”

Obed Rosas
Es licenciado en Comunicación y Periodismo por la FES Aragón de la UNAM. Estudió, además, Lengua y Literatura Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras.
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video