El 21 de febrero inició una disputa entre Rusia y los países productores de la OPEP al no llegar a un acuerdo sobre la cantidad de barriles que se producirían en cada una de las naciones petroleras. La falta de acuerdos al respecto, aunado a un descenso precipitado en la demanda de crudo a nivel internacional, producto de la pandemia de COVID-19, han llevado a mínimos los precios de las mezclas.

Ciudad de México, 31 de marzo (SinEmbargo).- Los precios del petróleo crudo a nivel internacional han descendido en una espiral que ha estado impulsada por las bajas en la demanda a nivel internacional, producto de las restricciones de viaje impuestas como medida preventiva ante la pandemia de SARS COV-2; pero también por la ya alargada guerra entre Rusia y los países productores de la OPEP por la reducción en la producción y los petroprecios.

El crudo mexicano se vio directamente impactado en su precio por la disputa petrolera. Al inicio de la discusión, el 21 de febrero, la mezcla mexicana se colocaba en los 49.15 dólares por barril. Tomando como referencia esa fecha, hasta el lunes anotó una depreciación de 78.90 por ciento, o 38.78 dólares. En lo que va del año, la mezcla mexicana también ha descendido desde los 57.68 dólares por barril en los que cerró 2019.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador se refirió a la baja del precio del barril de crudo. Indicó que solicitó al G-20 evitar crisis en los precios del petróleo, pero enfatizó que en México decidió mantener precios bajos en las gasolinas, pese a que afecta la economía nacional. Adelantó que su Gobierno trabaja en la modernización de refinerías para aumentar la exportación de un millón 200 mil barriles diarios, pero a México no le conviene vender petróleo a 11 dólares por barril. “Si se hubiesen construido las refinerías”, dijo, se podría vender otro producto y hasta almacenar más para vender cuando aumenten los precios.

Al cierre del lunes, el barril de exportación mexicano alcanzó un nivel de 10.37 dólares por barril, un mínimo no observado desde 1999. “Con esto se incrementa la percepción de riesgo sobre México pues se teme que una segunda calificadora sitúe la deuda de esta empresa en especulativo”, afirmó la analista de Banco Base, Gabriela Siller.

Según la observación histórica de la economista, la mezcla mexicana alcanzó el nivel más bajo desde que se empezó a registrar en el 2000, pues antes de eso solo se tenían los promedios mensuales calculados por Pemex. En esas cifras el nivel mínimo promedio fue de 7.89 dólares por barril en diciembre de 1989.

Los precios de las mezclas internacionales de referencia, el de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), el WTI y el Brent, tampoco han escapado de la avalancha en el mercado petrolero. Se desplomaron y alcanzaron mínimos históricos no vistos desde hace casi veinte años, tras los atentados terroristas contra las Torres Gemelas de Nueva York (Estados Unidos).

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) abrió este martes con un rebote del 5.08 por ciento hasta los 21.11 dólares el barril, aupado por el acercamiento entre Rusia y Estados Unidos para estabilizar los mercados después de cerrar ayer con el peor dato desde febrero de 2002.

El barril de crudo Brent para entrega en mayo se mantuvo este martes por debajo de los 23 dólares y llegó a cotizar en 22.66 dólares, 0.70 por ciento menos que al cierre anterior y en cotas mínimas desde 2002. El petróleo del mar del Norte, de referencia en Europa, se recuperó después ligeramente en el mercado de futuros de Londres, hasta 22.79 dólares, pero sigue presionado por la pandemia global de coronavirus.

El crudo de referencia de la OPEP marcó el lunes su valor más bajo desde marzo de 2002, al cotizar a 21.66 dólares, acelerando la tendencia a la baja que arrancó a principios de enero. Se depreció un 10 por ciento respecto a la jornada anterior y ha perdido un 67 por ciento de su valor en lo que va de año.

El temor a un desplome de la demanda por las restricciones impuestas para contener la enfermedad arrastra la cotización del petróleo y en general de las materias primas a corto plazo, mientras que refuerza al dólar estadounidense. Pese a ello, los contratos de futuros de petróleo para entrega entre julio de 2020 y enero de 2021 han mostrado una tendencia al alza, con un precio por barril estimado de 38.53 dólares en el primer mes del año próximo.

La inflación en los 19 países del euro bajó al 0.7 en marzo, desde el 1. por ciento de febrero. Un factor clave en las cifras oficiales publicadas el martes fue la volatilidad en los precios de la energía, que se desplomaron un 4.3 por ciento con respecto al mes anterior. La pandemia del coronavirus ha provocado un descenso generalizado en la actividad económica a medida que la oleada de cierres de negocios y confinamientos se extendía por Europa.

MOVIMIENTOS POLÍTICOS

Arabia Saudí previó al inicio de la semana aumentar sus exportaciones de crudo hasta los 10.6 millones de barriles diarios a partir de mayo, esto supondrá un incremento 600 mil barriles al día con respecto a la disponibilidad actual de petróleo para la venta exterior, indicó una fuente del Ministerio de Energía en declaraciones recogidas este lunes por la agencia oficial del reino SPA.

El aumento previsto se debe en parte a la menor demanda dentro del país árabe por las medidas relacionadas con el coronavirus y también por el cambio a gas natural como medio para hacer funcionar una planta en la que se produce electricidad, según la fuente.

En los últimos días Washington ha presionado a Arabia Saudí para que se siente a negociar con Rusia y poner fin a la guerra de precios entre Riad y Moscú. Finalmente la administración Trump prefirió  entablar conversaciones con Putin para paliar las consecuencias devastadoras de la crisis. El Presidente de Estados Unido y el Presidente de Rusia conversaron vía telefónica y acordaron que los responsables en la materia discutan un plan para estabilizar los mercados energéticos.

El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador se refirió esta mañana a la baja en los petroprecios, ante lo que refirió su participación en la reunión virtual de emergencia de los países miembros del G-20 en la que solicitó a los mandatarios participantes evitar guerras económicas que recrudecieran la situación ya difícil.

“Se desplomó el precio del petróleo crudo, como nunca se había visto en los últimos tiempos, creo que desde hace más de 20 años no caía el precio del petróleo como ayer”, refiriéndose a la baja hasta los 10 dólares del precio del barril de crudo Mexicano.

El 13 de marzo, Trump anunció que para controlar el precio del petróleo pidió al secretario de Energía, Dan Brouillette, que “compre grandes cantidades de petróleo crudo para la Reserva Estratégica” del país. “Vamos a llenarla hasta arriba”, afirmó Trump durante el anuncio declaratorio de Emergencia Nacional en la nación norteamericana.

ANALISTAS ANTE EL FUTURO

Algunos analistas señalan que este sentimiento de que la guerra de precios puede diluirse en los próximos meses a la par que la economía se empezará a recuperar, una vez la situación por el COVID-19 mejore, está provocando una situación de “mercado de contango”, es decir, que los inversores están reteniendo el petróleo que producen con la perspectiva de venderlo a un precio más caro en el futuro.

Sin embargo, a pesar del respiro en la sesión de hoy, el analista de la consultora Rystad Energy Bjornar Tonhaugen recordó en una nota que “la madre de todos los excedentes del mercado petrolero” se dará en abril, a partir de mañana, cuando los países de la OPEP y sus aliados comiencen a bombear tanto crudo como estimen oportuno una vez caduque el último recorte de producción acordado a finales de 2019.

Según Tonhaugen, se producirá una oferta que posiblemente supere la demanda en más de 20 millones de barriles por día, “lo que volverá rápidamente a atormentar al mercado una vez pase el optimismo de hoy”.

El mercado del “oro negro” también ha recibido con buenos ojos las noticias de que China, el mayor consumidor del mundo, empieza a recuperar la normalidad y se van terminando los bloqueos impuestos por el COVID-19.

El Director Ejecutivo de la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés), Fatih Birol, declaró que la demanda mundial de petróleo está en “caída libre”, al contraerse “en unos 20 millones de barriles al día”. Esto ha aumentado las presiones a la baja en el precio del hidrocarburo, sobre todo porque el mercado presentaba sobre oferta, incluso antes del bote del coronavirus.

También añadió que la posibilidad de que el mercado sea inundado con petróleo tan pronto como el acuerdo entre la OPEP y sus aliados (OPEP+) finalice a inicios de abril.