El 7 de mayo, el gobernador Brian Kemp, del partido republicano, firmó una de las leyes más restrictivas sobre el aborto, al impedir interrumpir el embarazado desde el momento en el que el latido fetal sea detectado.

Madrid, 31 mayo (EuropaPress).- El presidente ejecutivo de The Walt Disney Company, Bog Iger ha declarado que sería “muy difícil” seguir rodando proyectos en Georgia si, finalmente, entra en vigor la nueva ley antiaborto. Sus palabras se unen a las del director ejecutivo de Netflix, Ted Sarandos, que ha comentado también la intención de la plataforma de dejar de filmar en la región si la ley sale adelante.

“Dudo que lo hagamos [seguir rodando proyectos en Georgia], sería muy complicado hacerlo [en caso la ley entre en vigencia el 1 de enero de 2020]. Creo que mucha gente que trabaja con nosotros no querrá laborar allí. Tendremos que atender a sus demandas sobre la situación”, ha comentado Iger. Disney ha rodado en Georgia títulos como Black Panther o Avengers: Endgame.

“En este momento, estamos estudiándolo de forma exhaustiva”, ha continuado declarando en una entrevista para Reuters, antes de la inauguración de la nueva sección de Star Wars en Disneyland, en Anaheim, California.

Sus comentarios van en consonancia a los que afirmó hace pocos días Ted Sarandos en una entrevista para Variety. “Estamos reconsiderando toda nuestra inversión en Georgia si la ley acaba entrando en vigencia. Tenemos muchas trabajadoras en producciones en este estado, cuyos derechos, junto con los de otros millones de mujeres, estarán severamente restringidos si sale adelante”, explicó.

Sarandos recordó que, de momento, la plataforma seguirá rodando proyectos en Georgia “dado que la legislación aún no se ha modificado”. “Apoyaremos a artistas y socios que elijan no hacerlo”, zanjó el ejecutivo. Netflix tiene el set de grabación de la serie Stranger Things en Georgia. Actores como Jason Bateman o Alyssa Milano ya han declarado que no piensan grabar ningún proyecto en el estado.

APROBADA POR EL GOBIERNO REPUBLICANO DE BRIAN KEMP

El 7 de mayo, el gobernador Brian Kemp, del partido republicano, firmó una de las leyes más restrictivas sobre el aborto, al impedir interrumpir el embarazado desde el momento en el que el latido fetal sea detectado (aproximadamente sobre la sexta semana de gestación).

Actualmente, la ley permite interrumpir el embarazo hasta la semana 20. Solo se permitiría abortar en ese plazo en los supuestos de que la salud de la madre esté en riesgo, violación o incesto.

Georgia es uno de los ocho estados en aprobar leyes contra el aborto este año, el último de ellos ha sido Luisiana, en un desafío directo a la histórica decisión del Tribunal Supremo con el caso Roe v. Wade de legalizar el derecho de una mujer a interrumpir su embarazo.

Un juez federal bloqueó el pasado viernes un proyecto de ley casi idéntico en Misisipi, dictaminando que violaba el derecho fundamental a la privacidad que protege el derecho de una mujer a un aborto según lo establecido por Roe v. Wade.

La medida de Luisiana y proyectos de ley similares aprobados en estados como Ohio, Misuri, Georgia, Alabama y Kentucky, tiene como objetivo, en parte, provocar problemas judiciales que podrían llevar al Tribunal Supremo a reconsiderar lo establecido por Roe v. Wade

De entrar la ley en vigencia, el abandono de Disney y Netflix, podría suponer un serio riesgo financiero al estado de Georgia. Conocido como el Hollywood del sur, un buen número de producciones para cine y televisión se ruedan en la zona, gracias a sus generosos incentivos fiscales. La industria audiovisual da más de 92 mil empleos al estado, según los datos de la Motion Picture Association of America (MPAA). En 2018, se rodaron 455 proyectos de diversa índole en ciudades como Atlanta, Augusta o Columbus.