Luis Cárdenas Palomino es considerado como la mano derecha de García Luna cuando éste estuvo a cargo de la extinta AFI, ayer fue acusado en una corte federal en Nueva York de tres cargos de conspirar para el tráfico de cocaína, en colaboración con el Cártel de Sinaloa.

 Ciudad de México, 31 de julio (SinEmbargo).– Santiago Nieto Castillo, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda, confirmó esta mañana que las cuentas de Genaro García Luna, Luis Cárdenas Palomino y Ramón Pequeño están congeladas.

“La UIF presentó denuncia en contra de Luis Cárdenas Palomino desde el mes de abril de 2020. En diciembre de 2019 en contra de Genaro García Luna. Las cuentas de ambos y de Ramón Pequeño están congeladas. Cumplimos la instrucción del Presidente”, escribió el funcionario.

Los tres exmandos de la Secretaría de Seguridad Pública en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa hoy se encuentran bajo investigación en Estados Unidos por vínculos con el narcotráfico.

Ayer, Luis Cárdenas Palomino y Ramón Pequeño García, fueron acusados en una corte federal en Nueva York de tres cargos de conspirar para el tráfico de cocaína, en colaboración con el Cártel de Sinaloa.

Su exjefe Genaro García Luna, antiguo Secretario de Seguridad Pública de México, que aguarda por el inicio de su juicio en una corte federal en Nueva York, también fue acusado por el gran jurado junto con Cárdenas Palomino, exjefe de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI, creada en 2001 bajo la presidencia de Vicente Fox y que tuvo como primer director a García Luna) y Pequeño García, exjefe de la División de Inteligencia de la Policía Federal (PF).

A García Luna, arrestado el 9 de diciembre pasado y acusado entonces de tres cargos de conspirar para traficar cocaína a Estados Unidos y otro por falso testimonio, se le presentó el jueves otro cargo por participar en un proyecto criminal continuado.

De acuerdo con las autoridades, los tres presuntamente participaron en una multimillonaria trama de soborno en la que recibieron dinero para permitir que el cartel de Sinaloa, que dirigía entonces Joaquín “El Chapo” Guzmán, operara con impunidad en México, señala el comunicado de la Fiscalía federal en Brooklyn, donde se juzga a García Luna.

“El Chapo” también fue juzgado en esa corte federal y sentenciado el año pasado a cadena perpetua.

“Como se alega, durante cerca de dos décadas, García Luna traicionó su juramento aceptando sobornos de miembros del cartel de Sinaloa para facilitar sus crímenes y empoderar esa empresa criminal”, dijo al hacer el anuncio de los cargos el fiscal federal en funciones para el distrito Este de Nueva York, Seth DuCharme.

“Con las acusaciones de hoy, García Luna y sus co-conspiradores se enfrentarán a la justicia por delitos que involucran la importación y distribución masiva de grandes cantidades de droga a Estados Unidos”, agregó DuCharme, que agradeció a la Administración para el Control de Drogas (DEA, en inglés) de Texas y Nueva York su trabajo.

De acuerdo con la acusación del gran jurado, Cárdenas Palomino y Pequeño García, que no han sido arrestados, eran dos altos oficiales de las agencias del orden en México que trabajaron bajo el mandato de García Luna durante la época en que presuntamente cometieron el delito.