Ex secretarios de Estado, directores de Pemex y hasta ex presidentes están ligados íntimamente con las empresas que hoy tienen en la mira hacer negocios con la riqueza mexicana en hidrocarburos que la Reforma Energética ha dejado libres al mejor postor. En las listas de compañías ganadoras de las primeras rondas de licitación de la Ronda Uno aparecen nombres como Pedro Aspe Armella, Luis Téllez Kuénzler, Carlos Ruiz Sacristán, ex integrantes del equipo con el que gobernó en su momento el Presidente Carlos Salinas de Gortari. Pero también ex funcionarios del Gabinete de Felipe Calderón Hinojosa y empresarios ligados al priismo, como es el caso de Alberto Baillères González.

Los empresarios más importantes del país, muchos de ellos identificados históricamente con el PRI, también inviertan ahora en el sector energético mexicano. Foto: Cuartoscuro

Los empresarios más importantes del país, muchos de ellos identificados históricamente con el PRI, también inviertan ahora en el sector energético mexicano. Foto: Cuartoscuro

SÉPTIMA Y ÚLTIMA PARTE | Ver aquí PRIMERA PARTE | Ver aquí SEGUNDA PARTE | Ver aquí TERCERA PARTE | Ver aquí CUARTA PARTE | Ver aquí QUINTA PARTE | Ver aquí SEXTA PARTE

Ciudad de México, 5 de junio (SinEmbargo).– El pasado 10 de mayo, la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), en representación del Estado mexicano, firmó dos contratos en la modalidad de “licencia” para la extracción de hidrocarburos con la compañía Diavaz Offshore.

Los contratos, obtenidos por Diavaz el 15 de diciembre, durante la tercera licitación de la Ronda Uno, le permitirán explotar uno de los campos petroleros más importantes de Tamaulipas, denominado Barcodón, con un volumen original de 166 millones de barriles de aceite y 48 mil millones de pies cúbicos de gas. El otro contrato se ubica en la zona denominada Catedral, ubicada en Chiapas.

Diavaz es una contratista regular de Petróleos Mexicanos (Pemex) y, de acuerdo con el Portal de Transparencia de la administración federal, tan sólo con la división de Exploración y Producción ha celebrado al menos 80 contratos para diferentes servicios, desde apoyo en perforación, exploración geofísica y mantenimiento de instalaciones.

Con el contrato más reciente, firmado el pasado 8 de enero de 2016, la compañía obtuvo de manera directa la adjudicación para el mantenimiento a instalaciones y tres mil 465 millones 433 mil pesos.

Actualmente, Diavaz es también parte de las inversiones de Evercore Mexico Capital Partners, división en este país de la firma internacional Evercore y en la que participa el ex Secretario de Hacienda del ex Presidente Carlos Salinas de Gortari, Pedro Aspe Armella.

Diavaz se suma así a la lista de empresas vinculadas con ex servidores públicos de alto nivel y que ahora participan en los negocios derivados de la apertura del sector energético nacional al capital privado.

El mismo día que Diavaz se quedó con las dos zonas contractuales para explotar hidrocarburos –el pasado 15 de diciembre–, también resultó ganadora la empresa Strata BPS, propiedad del ex Gobernador de Coahuila Rogelio Montemayor Seguy, también ex director de Petróleos Mexicanos.

Y, como ellas, en licitaciones anteriores ya habían resultado ganadoras Petrobal, la nueva empresa de Alberto Baillères Gonzñalez –dueño de la minera Peñoles– y encabezada por Carlos Morales Gil, ex director de Pemex Exploración y Producción hasta 2014.

También, la igualmente nueva empresa mexicana Sierra Oil and Gas, que el 15 de julio obtuvo los primeros contratos de la Ronda Uno y que fue financiada por Infraestructura Institucional, presidida por Hipólito Gerard Rivero, cuñado del ex Presidente Carlos Salinas de Gortari.

GOBIERNO Y NEGOCIOS PRIVADOS

Además de los contratos asignados a través de la Primera Ronda de licitaciones posteriores a la Reforma al Artículo 27 Constitucional, la privatización de la industria energética mexicana –iniciada desde 1998, con la apertura del sector eléctrico– se ha convertido en una fuente de negocios para ex servidores públicos de diferentes niveles.

En 2013, por ejemplo, a pocos meses de haber concluido el sexenio del ex Presidente panista Felipe Calderón Hinojosa, su Secretaria de Energía, Georgina Kessel Martínez, se sumó al consejo de administración de la trasnacional española Iberdrola, que a la fecha ha recibido más de mil 203 millones de pesos en nueve contratos para diferentes servicios con la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

El más reciente se realizó en enero pasado, cuando el Estado mexicano le asignó de manera directa 438 millones 552 mil pesos a Iberdrola Generación España para el suministro de gas natural.

Otro ex Secretario de Energía hoy vinculado con los negocios del sector es Luis Téllez Kuénzler, que ocupó esa posición en el sexenio del ex Presidente Ernesto Zedillo y que promovió la privatización del sector eléctrico para, después, entrar a trabajar a una de las empresas más beneficiadas por esa apertura: Sempra Energy.

A la fecha, a nombre de esta empresa aparecen 22 contratos celebrados con la Comisión Federal de Electricidad por más de cinco mil 329 millones de pesos; el último, convenido apenas el pasado enero, cuando la empresa con sede en San Diego, California, ganó un contrato de 148.1 millones de pesos para el suministro de gas natural en el Estado de Baja California.

También con Zedillo –él mismo parte de la iniciativa privada trasnacional– fungió como Secretario de Comunicaciones y Transportes Carlos Ruiz Sacristán, hoy director general y presidente del Consejo de Administración de Infraestructura Energética Nova, o Ienova, filial en México de Sempra Energy y también ganadora de diversos contratos para la construcción de los nuevos gasoductos previstos para la importación de gas natural que también impulsará la Reforma Energética.

Desde 2015, Ruiz Sacristán expresó el interés de que Ienova buscara también obtener uno de los primeros Fideicomisos de Inversión en Infraestructura Energética, o Fibra E, con los que el Gobierno federal busca canalizar capital de inversionistas para las empresas constructoras de este tipo de obras.

Y, de acuerdo con el Secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, la idea de crear tales instrumentos financieros surgió, precisamente, en una reunión con, entre otros, el titular de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), Jaime Ruiz Sacristán, hermano gemelo del titular de Ienova.

“Y de ahí surgió la idea”, dijo Videgaray el pasado 5 de octubre, durante el lanzamiento de los Fibra E. “Surge la idea de crear una categoría especial de inversión que permita canalizar el apetito que existe entre los inversionistas institucionales, el gran público inversionista para participar de la transformación del país, específicamente en el sector de la energía y en el sector de la infraestructura en general”, agregó.

EL INTERÉS DE EU

Foto: Cuartoscuro

Luis Téllez Kuénzler, ex Secretario de Estado y hoy integrante activo de consejos de administración en diversas firmas petroleras privadas.Foto: Cuartoscuro

Desde 2014, Luis Téllez Kuénzler –que participa en los consejos de administración de varias empresas mexicanas y trasnacionales– fue nombrado por el Senado de la República como consejero independiente del nuevo Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo, cuya misión es recibir y administrar los ingresos que le deje al Estado mexicano la asignación de contratos de la Reforma Energética.

Desde abril de 2015, participa también como consejero de la firma norteamericana KKR, o Kolhberg Kravis Roberts & Co, una empresa especializada en la atracción de capitales a través de activos como proyectos de infraestructura y energía.

Al anunciar la designación de Téllez a través de un comunicado, KKR hizo énfasis en que es precisamente el conocimiento que el ex funcionario ha acumulado tanto en el sector público como en el privado una de sus principales aportaciones a los inversionistas de la compañía.

“Téllez ha estado activo en el servicio público e involucrado en los últimos 20 años en posiciones y decisiones políticas para mejorar la estructura de la economía mexicana con un enfoque en temas macroeconómicos, financieros, de energía y agricultura”, reportó el boletín de KKR.

“Nos complace tenerlo como consejero en KKR. Tanto inversionistas y compañías en México están buscando socios que les ayuden a crecer y con sus objetivos de inversión, y Luis Téllez ofrecerá información valiosa que apoye estos esfuerzos y ayude a hacer crecer nuestra franquicia en México”, agregó el anuncio.

En mayo siguiente, KKR anunció su alianza con Monterra Energy, una nueva empresa creada, según su propia descripción en línea, específicamente “a partir de la Reforma Energética mexicana para desarrollar proyectos de infraestructura”.

Con KKR colaboran también los ex funcionarios norteamericanos Neil R. Brown, ex jefe de asesores del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de ese país e impulsor de las negociaciones para el Acuerdo Transfronterizo de Hidrocarburos entre México y Estados Unidos previo a la Reforma Energética mexicana. Participa también el general David H. Petraeus, ex jefe del Comando Central en los despliegues de Irak y Afganistán, así como ex director de la Agencia Central de Inteligencia.

Y, desde esa compañía, en julio de 2014, ambos publicaron en el periódico texano Houston Chronicle un artículo titulado “Milagro mexicano: productividad política”, destacando la aprobación de la Reforma Energética.

“México se distingue de otras economías emergentes debido a su estrecha integración con los Estados Unidos, a sus amplias relaciones de negocios globales y una economía cada vez más abierta. Estas ventajas proporcionan un trampolín económico desde el cual la agenda de la Reforma tiene el potencial para poner en marcha la recuperación del crecimiento”, afirmó el artículo.

En agosto de ese año, después de la publicación de la regulación secundaria, Brown publicó en la organización The Atlantic Council otro análisis sobre el tema titulado “La Reforma Energética de México: lista para empezar”.

Este reporte fue elaborado por Brown en coautoría con el abogado David Goldwyn, un cabildero de compañías petroleras internacionales y, en 2009, nombrado por la entonces Secretaria de Estado de EU, Hillary Clinton, como el primer Coordinador Internacional de Energía del Departamento de Estado.

En 2010, Goldwyn fue el anfitrión de la Iniciativa Global de Gas Shale que reunió a diplomáticos de 17 países para discutir la importancia del gas shale como opción de combustible bajo en carbono.

“Goldwyn tiene una larga historia de promover la perforación en el extranjero, tanto como oficial del Departamento de Energía con Bill Clinton como representante de la industria petrolera”, publicó la revista Mother Jones en agosto de 2014.

“De 2005 a 2009, dirigió la Asociación de Negoción Estados Unidos-Libia, una organización fundada principalmente por compañías petroleras norteamericanas, incluyendo Chevron, Exxon Mobil y Marathon, clamando el aprovechamiento del abundante suministro de Libia”, agregó el artículo titulado “Cómo el Departamento de Estado de Hillary Clinton vendió el fracking al mundo”.

También en 2010, Goldwyn visitó México y, de acuerdo con uno de los cables diplomáticos difundidos por la organización Wikileaks, el periodo le fue descrito como una oportunidad “única para profundizar la relación en materia de energéticos” con México, “nuestro tercer más grande fuente de importaciones petroleras”.

El autor de la comunicación diplomática, se observa en el cable 10MEXICO514_a, fue el entonces Embajador estadounidense Carlos Pascual, quien también menciona que Calderón, con su propuesta para negociar el Acuerdo Transfronterizo, muestra una “nueva voluntad mexicana” para comprometerse en temas de gas y petróleo.

“Para México, la caída en los ingresos del petróleo requerirá que el Gobierno de México busque fuentes alternativas de ingresos, tal vez a través del aumento de impuestos. Para los Estados Unidos, la caída en las importaciones de México tienen implicaciones para la seguridad energética de Norteamérica, especialmente en el corto y mediano términos”, informó Pascual en su descripción del escenario que encontraría Goldwyn.

En 2011, Pascual sustituyó a Goldwyn como coordinador de la política energética en el Departamento de Estado norteamericano y, cuatro años después, apareció como vicepresidente de la compañía Information Handling Services (ISH), especializada en el manejo de información y análisis sobre temas de energía.

Desde esa posición, en marzo de 2015, Pascual testificó ante el Congreso norteamericano destacando la importancia geopolítica de la Reforma Energética en México.

“Norteamérica no actuará como un cartel petrolero. Más bien, representa a tres democracias y Estados orientados al mercado, estableciendo una base de producción confiable que sentará estándares en conducta internacional y transparencia en desarrollo energético y comercio que pueden influir en la industria a nivel global”, dijo el diplomático.

En febrero pasado, IHS otorgó al Presidente Enrique Peña Nieto el premio al Logro en Materia de Energía Global por, dijo la compañía en un comunicado, “su liderazgo en la histórica modernización” de la industria mexicana de los hidrocarburos.

“Ningún país ha modernizado más profundamente cada aspecto de su sector energético –desde el petróleo y el gas, energías renovables a la venta de productos refinados– en tan poco tiempo”, indicó el posicionamiento de IHS.

Y fue en ese evento, patrocinado por ExxonMobil, Chevron, British Petroleum y otras, en el que Peña Nieto hizo pública la decisión de adelantar para el pasado 30 de abril la apertura a la importación de gasolinas y diesel, además de la cuarta etapa de licitaciones de la Ronda Uno para subastar los yacimientos ubicados en las aguas profundas del Golfo de México, principal fuente de las reservas que le quedan a México y prácticamente intocadas.

Esto, dijo Peña Nieto en su discurso, “demuestra y confirma el compromiso del Gobierno de México con la implementación de la Reforma Energética, para hacerla ágil y decidida”.