Houston, 7 Jun (Notimex).- Una llamada sobre una fosa clandestina en Texas fue una falsa alarma, informó esta noche Craig McNair, juez del Condado de Liberty, máxima autoridad administrativa de la jurisdicción ubicada a unos 50 kilómetros al noreste de Houston.

Policías estatales y federales que acudieron al lugar no localizaron nada sospechoso al inspeccionar una vivienda en un área rural al noreste de Houston, señaló McNair en rueda de prensa para responder a decenas de reporteros.

En la búsqueda participaron agentes del Sheriff y de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), sin encontrar ningún cadáver.

La versión de una posible tumba clandestina en la que habría decenas de cuerpos recibió la atención inmediata de los grandes medios informativos nacionales e internacionales.

McNair dio por concluido el incidente, al señalar que los perros rastreadores de la policía sólo localizaron restos de basura acumulada en la vivienda.

La casa es propiedad de un camionero, que fue sorprendido por la noticia cuando se encontraba este martes camino a Georgia para dejar una carga.