La moneda mexicana no sólo se ha depreciado frente al dólar estadounidense, además durante la semana perdió también en todos los cruces contra las diez monedas que más monitorea Bloomberg. Contra el euro, la moneda mexicana perdió más de un 8 por ciento en la semana, mientras que frente al yen cayó más de un 7.0 por ciento.

Por Nancy Balderas

Ciudad de México, 12 de noviembre (SinEmbargo/Economía.hoy).-El peso acumuló su tercer mínimo histórico reportado al cierre del mercado bursátil de este viernes. El dólar se vendió en 21.27 pesos en sucursales bancarias, 31 centavos más caro que el jueves; el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) retrocedió 0.54 por ciento a 44,978.25 puntos en el día, una baja semanal de 3.68 por ciento.

El dólar spot reportado por el Banco de México (Banxico) concluyó en otro máximo de 20.94 pesos, una apreciación de 2.03 por ciento en 24 horas y una pérdida semanal para la moneda mexicana de 10.04 por ciento, la mayor desde la crisis económica mundial de 2008. Al final de la sesión bursátil, el dólar interbancario cotizaba en 20.85 pesos, 30 centavos arriba que el jueves, pero por debajo de los 21.06 en que se encontraba horas antes.

“En estos momentos es realmente difícil poder establecer una previsión sobre la evolución del peso mexicano, ya que hasta que el nuevo Presidente de Estados Unidos no comience a presentar sus iniciativas, no podremos saber si realmente va a llevar a cabo todos los cambios que ha anunciado durante las elecciones o si algunas de ellas finalmente no se convierten en realidad”, indica Hernán Sánchez, analista de CMC Markets.

El miércoles, las autoridades de Hacienda y de Banxico emitieron un discurso con la intención de dar confianza a los inversionistas, al resaltar que el país tiene fundamentales saludables que le permitirán enfrentar la volatilidad derivada de la victoria del republicano y aseguraron que seguirán de cerca los mercados para actuar de forma prudente con el fin de proteger la moneda y que la inflación se conserve en la meta.

Donald Trump acompañado por su familia ante sus simpatizantes durante la fiesta electoral organizada en Nueva York tras su triunfo el martes. Foto: EFE

Donald Trump acompañado por su familia ante sus simpatizantes durante la fiesta electoral organizada en Nueva York tras su triunfo el martes. Foto: EFE

El anuncio no convenció a los participantes en los mercados, pues la moneda mexicana o mostró mayor recuperación, el viernes el titular de Hacienda, José Antonio Meade sostuvo que no es el momento de hacer ajustes al Presupuesto de Egresos para 2017 aprobado por el congreso, nuevamente el anuncio no convenció, pues los inversionistas esperan mayores ajustes al gasto. El funcionario federal dejó abierta la puerta a futuros ajustes en el gasto público.

En la mira de los inversionistas también se encuentra el cada vez más probable incremento de las tasas de interés de la Reserva Federal (Fed, por sus siglas en inglés) este fin de año; las propuestas fiscales y de incrementar el gasto para impulsar la economía estadounidense hacen pensar en una subida más rápida en el precio del dinero. Estos factores también presionan a la moneda mexicana.

Pero el dólar estadounidense no ha sido la única divisa que ha vencido al peso esta semana. Y es que la divisa mexicana pierde en todos los cruces contra las diez monedas de las que más monitorea Bloomberg. Así, contra el euro perdió más de un 8 por ciento en la semana, mientras que frente al yen se dejó más de un 7.0 por ciento.

SE PIERDE EL SOPORTE DE LOS 45 MIL

La renta variable mexicana también ha notado el efecto Trump. Los inversionistas se decantaron por las ventas y el IPC de México cedió 3.67 por ciento semanal en la que se convirtió en su peor caída desde la semana que concluyó el 30 de enero de 2015.

El selectivo de referencia perdió el soporte de los 45,000 puntos. Joan Cabrero, director de estrategia de Ecotrader indica que “para que se produzca la cancelación de la tendencia alcista, el IPC tiene que perder el nivel de los 43,900 puntos”. Si bien las pérdidas semanales fueron del 3.0 por ciento, desde que se conoció la victoria de Trump las caídas superaron el 7.0 por ciento.

En el último día de la semana se negociaron 635.1 millones de títulos por 23,236.1 millones de pesos; 87 emisoras concluyeron con bajas, 41 con alzas y 10 no mostraron variación en el mercado accionario local.

Al sumar al mercado global, se intercambiaron 644.6 millones de papeles, por un monto de 33,086.7 millones de pesos; 179 emisoras cerraron con bajas; 254 con ganancias y 21 se mantuvieron sin cambios.

SE SUFRE Y SE GANA

Las mayores ganancias en la sesión fueron la firma de autopartes Rassini, con 8.37 por ciento; Grupo México, con 6.67 por ciento y Deutsche Bank México, con 6.49 por ciento.

Las mayores pérdidas para el principal indicador de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) fueron para la minera Peñoles, con una baja de 10.46 por ciento afectada por la caída en el precio del oro; seguida por Liverpool, con 5.8 por ciento y Grupo Aeroportuario del Centro Norte, con un retroceso de 5.31 por ciento.

El dólar más caro y las dudas sobre el futuro comercial de las firmas que operan en el mercado accionario marcaron las bajas de la semana, protagonizadas por Liverpool, que cayó 16.25 por ciento, Alsea, con 15.35 por ciento y Grupo Financiero Banorte, con 13.32 por ciento. En el otro extremo, Grupo México fue la gran ganadora de la semana, con un alza de 17.81 por ciento beneficiada por la subida del cobre a 6,000 dólares la tonelada, seguida de Peñoles, con 1.18 por ciento y Televisa, con 0.57 por ciento.

Wall Street concluye la sesión con mixtos, el Dow Jones avanzó 0.21 por ciento a 18,847.66 unidades, mientras que el Nasdaq ganó 0.54 por ciento a 5,237.11; en contraste, el S&P 500 perdió 0.14 por ciento a 2,164.45 unidades.

MERCADO DEL CRUDO: DEPRIMIDO

Luego de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) proyectara un mayor superávit de crudo para el próximo año, el precio del petróleo de Texas (WTI) cayó 2.8 por ciento y cerró en 43.41 dólares el barril, con un descenso acumulado de 1.5 por ciento en la semana, la tercera bajada semanal consecutiva.

Irán reportó su máximo nivel de bombeo desde que se aliviaron las sanciones en su contra, este factor hace menos probable el éxito de la reunión de este 30 de noviembre, en Viena.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE ECONOMÍA.HOY. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.