Washington, 13 jun (EFE).- El ritmo de reactivación económica de Estados Unidos, después de haber sufrido la recesión más profunda y prolongada en casi ocho décadas, sigue siendo “frustrante”, dijo hoy Jeffrey Lacker, presidente del banco de la Reserva Federal (Fed, banco central) de Richmond.

“Si bien los factores que afectaron la disminución del ritmo en el primer trimestre pueden haber sido pasajeros, la incapacidad hasta ahora de la expansión para adquirir un ímpetu mayor ha sido frustrante”, declaró el funcionario durante una conferencia en Roanoke, Virginia (este de EE.UU.).

La renuencia de muchas compañías a aumentar su número de empleados a pesar de la demanda creciente señala que el crecimiento económico podría mantenerse tímido “por un período largo”, dijo Lacker.

El aumento más débil que lo calculado inicialmente en el gasto de los consumidores, los recortes de gastos gubernamentales y los elevados precios de los combustibles se combinaron para contener en apenas el 1,8% el crecimiento de la economía de EE.UU. entre enero y marzo.

En el último trimestre de 2010 la tasa anualizada de crecimiento del producto interno bruto (PIB) había sido del 3,1 %, y en todo el año pasado la mayor economía del mundo tuvo un crecimiento del 2,9 %, según los informes del Gobierno.

Al término de la reunión en abril de su Comité de Mercado Abierto, la Reserva Federal calculó hoy que la economía de Estados Unidos crecerá este año entre un 3.1% y un 3.3%, por debajo de lo previsto el pasado mes de enero, cuando avanzó que el crecimiento podría llegar al 3.9 por ciento.

Lacker, quien este año no es un miembro con voto en el Comité de Mercado Abierto que establece la política monetaria de la Reserva Federal, habitualmente se preocupa más porque la inflación pueda acelerarse que por el desempleo alto.

Hoy, en la conferencia sobre el sector fabril en el sur de Estados Unidos, Lacker se refirió a la debilidad del empleo pero no mencionó la amenaza de inflación, lo que sugiere que al banco central todavía no le parece necesario el abandono de su política de estímulo monetario.

En mayo disminuyó notablemente la contratación de personal por parte de las empresas y el índice oficial de desempleo subió una décima, hasta el 9.1 por ciento.

En abril pasado, el Comité de Mercado Abierto de la Fed decidió dejar sin cambios los tipos de interés por debajo del 0.25 %, así como mantener la fecha de junio para la finalización de su plan de estimulo monetario por importe de 600.000 millones de dólares.