“Esto cuesta bienestar y oportunidades. Una política económica inteligente se basa en romper el ciclo de aislamiento, es decir no abandonar el libre comercio, sino dar prioridad a las inversiones”, dijo el presidente de Asociación Federal de Industrias Alemanas (BDI), Dieter Kempf.

Foto: http://bdi.eu/

Foto: http://bdi.eu

Ciudad de México, 16 de enero (SinEmbargo).- La industria alemana subrayó hoy que “quien agote valor añadido, frena la innovación y encarece la producción”, en reacción a las amenazas lanzadas por el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, hacia la firma a BMW de imponerle elevados aranceles si construye una fábrica en México y exporta a su país.

“Esto cuesta bienestar y oportunidades. Una política económica inteligente se basa en romper el ciclo de aislamiento, es decir no abandonar el libre comercio, sino dar prioridad a las inversiones”, dijo el presidente de Asociación Federal de Industrias Alemanas (BDI), Dieter Kempf.

Las declaraciones de Trump han vuelto a generar intranquilidad en la industria y en los mercados de valores, según analistas y operadores.

Trump dijo también en la entrevista con el diario alemán “Bild” y el británico “Times” que Alemania es un gran país fabricante automovilístico pero que el comercio de coches entre ambos países es una calle de dirección única.

“Las empresas en EU consignan a la tecnología de ingeniería alemana y productos intermedios de Europa, México y otras regiones. Trump dañará la propia economía si intenta sacar a los fabricantes automovilísticos de México. Entre EEUU y México hay una división del trabajo, que ha hecho a ambas regiones más competitivas”, según Kempf.

 

El presidente de la industria alemana añade que “Trump tiene razón cuando ve en el fortalecimiento de la industria la clave para crear más trabajos y mejor pagados en Estados Unidos”.

Alemania, dijo el presidente de la BDI, lo demuestra con su industria fuerte pero este objetivo no se puede lograr mediante aranceles y proteccionismo, al tiempo que subrayó que “nadie es una isla” y “los conflictos comerciales crean sólo perdedores”.

BMW quiere construir hasta 2019 una nueva fábrica en México, en la que va a invertir 1.000 millones de dólares y donde prevé la creación de 1.500 nuevos empleos como mínimo.

En la fábrica de San Luis Potosí, con una capacidad de producción anual de 150 mil automóviles, el constructor alemán prevé fabricar en el futuro la serie 3.

Varios bancos alemanes, el estatal Banco alemán de Crédito para la Reconstrucción y el Desarrollo (KfW), el DZ Bank y el de BayernLB de Baviera, dijeron en diciembre de 2015 que iban a financiar esta nueva fábrica de BMW en San Luis Potosí.

El volumen de crédito es similar en los tres bancos y que el préstamo tiene un vencimiento de 10 años.