“La decisión del juez comprueba que la detención de mi representado fue ilegal, que era ilógico que lo ligaran a los hechos de los que se le acusaba y que fue solamente una medida para que la Policía Federal presentara o presumiera una investigación veloz”, dijo la abogada de Xolapa, detenido por el ataque de la familia Vázquez en la México-Puebla.

Ciudad de México, 16 de junio (SinEmbargo/Periódico Central).- Orlando Xolapa, alias “El Chivo”, fue liberado ayer por la tarde debido a que jamás se le pudo ligar al ataque de la familia Vázquez en la México-Puebla, en donde la madrugada del pasado 2 de mayo dos mujeres fueron violadas y un menor de dos años de edad fue asesinado con un disparo de arma de fuego.

En entrevista con Periódico Central, Elsie Albania Díaz Castillo, abogada de Xolapa, informó que su defendido dejó el penal de San Miguel este jueves 15 de junio a las cinco de la tarde.

La abogada solicitó la audiencia para que el Juez de Control en la Casa de Justicia de Huejotzingo le dictara medidas cautelares y lo liberara ya que jamás se pudo comprobar su participación en los hechos que se le imputaban.

El juez decidió revocar la prisión preventiva en la que se encontraba Orlando y modificó las medidas cautelares alrededor de las diez y media de la mañana tras la audiencia en la Casa de Justicia Federal.

Como medidas cautelares para Xolapa se emitió la firma periódica cada 15 días mientras finaliza su proceso legal, esto pese a que en la audiencia se comprobó que la Policía Federal y la Fiscalía General del Estado no entregaron información que lo ligue al ataque y se demostraron una serie de inconsistencias en su detención, como el hecho de que su salud no le permitía participar en ningún hecho violento.

Según detalló su abogada, Orlando Xolapa sufre de cirrosis hepática, usa muletas y tras su detención e ingreso al penal de San Miguel en Puebla, sus malestares se agravaron ya que ahora presenta un cuadro de anemia y desnutrición. Este mismo jueves por la tarde Xolapa dejó el penal de San Miguel y fue enviado a su casa en Santa María Moyotzingo.

“La decisión del juez comprueba que la detención de mi representado fue ilegal, que era ilógico que lo ligaran a los hechos de los que se le acusaba y que fue solamente una medida para que la Policía Federal presentara o presumiera una investigación veloz”, comentó la abogada Elsie Albania Díaz.

La madrugada del 2 de mayo la familia Vázquez viajaba sobre la México-Puebla y casi a dos kilómetros de la caseta de San Martín Texmelucan se detuvieron porque el padre de familia quería ir al baño. La familia fue emboscada por un grupo de 7 sujetos que violaron a una adolescente y su madre además de que le dispararon al bebé de dos años de edad y después huyeron con la camioneta.

El 16 de mayo, en una rueda de prensa ante el Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales anunció la detención de un probable responsable por los hechos e integrante de la banda de Los Xolapas, Orlando Xolapa, “El Chivo”, a quien exhibieron como líder de la banda que atacó a la familia. Sin embargo los Vázquez no identificaron a Orlando como uno de los atacantes.

Como Periódico Central informó, la Fiscalía General del Estado en Puebla exhibió el 24 de mayo pasado que no existían elementos que ligaran a Xolapa al ataque del 2 de mayo en contra de la familia Vázquez, lo que dejó en evidencia que la Policía Federal fabricó a un culpable para hacer frente a la opinión pública.

A pesar de esto, Manelich Castilla Craviotto, comisionado de la Policía Federal, defendió las pesquisas de la investigación que realizó el gobierno federal e insistió que estaba basada “en líneas sólidas”.

El 30 de mayo el Fiscal Víctor Carrancá y Fernando Rosales, titular de la Fiscalía Especializada en Investigación de Delitos de Alto Impacto (FISDAI), presentaron a cinco de los atacantes de la familia a quienes el uso de los teléfonos celulares que robaron la noche del 2 de mayo los delató.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE Periódico Central. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.