El desastre nuclear en la planta de Fukushima (Japón) es equiparable a la crisis nuclear desatada en Chernóbil (Ucrania) en 1986.