En su informe final, presentado el domingo pasado, el GIEI cuestionó la alteración de las escenas del crimen en la investigación de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa como es la visita a escondidas que hizo el titular de la AIC, Tomás Zerón de Lucio, en la zona aledaña del Río San Juan un día antes de que se hallará los únicos restos humanos, evidencia que dio pauta para la identificación del normalista Alexander Mora Venancio.

El director de la Agencia de Investigación Criminal, Tomás Zerón, ofreció una conferencia de prensa esta tarde. Foto: Cuartoscuro

El director de la Agencia de Investigación Criminal, Tomás Zerón, ofreció una conferencia de prensa esta tarde. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 27 de abril (SinEmbargo).- Tomás Zerón de Lucio, titular de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), de la Procuraduría General de la República (PGR), sostuvo esta noche que su visita al río San Juan, en Cocula, fue para auxiliar los actos de investigación del Ministerio Público y que estuvo sustentada legalmente. Además dijo que el video mostrado por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) sobre su visita a la zona, tiene varios errores, en fechas y horas, y presentó su propia grabación de su recorrido ese día en la zona.

En una amplía conferencia de prensa, el funcionario federal precisó con detalle las actividades que realizó ese día en la zona del río San Juan y dijo que el 28 de octubre de 2014 se dirigió a Cocula para verificar lo declarado por el implicado Agustín García Reyes, quien dijo que los normalistas habían sido asesinados e incinerados en el basurero de Cocula y sus restos arrojados al río.

“Como he acreditado, las acciones de investigación realizadas el 28 de octubre de 2014 se realizaron con plena transparencia y ante periodistas que pudieron hacer su labor”, dijo Zerón de Lucio.

Sus declaraciones se dan luego de que el pasado domingo el GIEI cuestionó, en su informe final, la alteración de las escenas del crimen en la investigación de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, como es la visita, que de acuerdo con el grupo de expertos, realizó a escondidas Tomás Zerón de Lucio en la zona aledaña del Río San Juan un día antes de que se hallarán los únicos restos humanos, evidencia que dio pauta para la identificación del normalista Alexander Mora Venancio, uno de los 43 estudiantes desaparecidos.

El director de la AIC dijo hoy que lo que se registra en el video exhibido por el GIEI “es una de las múltiples visitas que [realizó] al estado de Guerrero para encabezar la investigación más profunda de un hecho delictivo”.

Detalló que el implicado Agustín García rindió su declaración el 28 de octubre de 2014 a las 3:00 am, y refirió conocer el sitio donde se había cometido el crimen. “Fue por ello que nos dirigimos a Cocula”, para descartar o confirmar la información proporcionada por el detenido, reiteró Zerón.

“Lo que se ve en el video presentado por el GIEI es a Agustín García Reyes conduciéndonos al lugar donde el detenido aseguró quemaron a los normalistas”, dijo.

Precisó que durante su recorrido por la orilla del río San Juan realizó una llamada telefónica para solicitar que se resguardara la zona para que posteriormente entraran el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).

El funcionario federal aseguró que en la grabación difundida por el GIEI hay varios errores, entre otros, destacó que el video registra una hora equivocada. “Indica que mi recorrido por el río fue a las 17:40 horas”, sin embargo señaló que él y sus acompañantes arribaron a la Ciudad de México después de las 17:00 horas de ese día.

Por otra parte, Zerón reconoció que existe un error en la fecha de una fotografía sobre las evidencias halladas en el río Cocula. Dijo que una perito registró la imagen de una bolsa con restos el 28 de octubre de 2014 y su informe forense estableció que la prueba fue encontrada el día 29 del mismo mes.

Felipe de la Cruz, vocero de los padres de los 43 normalistas desaparecidos dijo esta noche a SinEmbargo que no creen en Tomás Zerón ni en su versión sobre la visita al río San Juan.

El vocero dijo que incluso sus evidencias pueden ser un montaje, pues creen completamente en lo que encontraron los expertos del GIEI.

“No les creemos porque desde el inicio han mentido. No dudamos que sean montajes, que hayan acomodado ya las imágenes, hemos exigido que se llegue a fondo y que nos diga si era legal su visita, porqué no está en el expediente, porqué no la anotó”, dijo.

De la Cruz agregó que la intención del Gobierno de México al sacar del país a los expertos del GIEI es continuar insistiendo en la “verdad histórica”.

A Zerón de Lucio le pidió que “deje el caso Ayotzinapa a otra persona más honesta, a un funcionario realmente honesto” y a la Procuradora General de la República Arely Gómez a “actuar y llegar a fondo”.

“Es muy claro lo que pretende el Gobierno de México, no sólo Zerón, todo el gabinete con la insistencia en la verdad histórica. Pero es importante la herramienta que nos dejaron los expertos y vamos a seguir exigiendo, sabemos que ahora será más complicado llegar a la verdad”, indicó.

El pasado lunes los padres de los 43 acusaron que el documento despejó las dudas de que pruebas fueron sembradas, por ello exigieron el cese de Tomás Zerón como titular de la AIC por manipular las pruebas de lo sucedido la noche del 26 y 27 de septiembre del 2015.

“Qué estaba haciendo un día antes en Cocula. Sembrando las pruebas. Qué estaba haciendo en ese día. Por eso queremos que se cese a Tomás Zerón. Estaban sembrando las pruebas”, acusó César González Contreras, uno de los padres, durante una conferencia de prensa el lunes.

Zerón de Lucio es considerado como el principal defensor de la “verdad histórica” del ex Procurador Jesús Murillo Karam. En febrero pasado fue señalado por el GIE por deformar y falsear declaraciones de inculpados y filtrarlas a los medios masivos con propósitos diversionistas, y fragmentar, bloquear y ocultar averiguaciones previas relacionadas con el caso.

Además, de acuerdo con los expertos, Zerón de Lucio trató de posicionar en la opinión pública una quinta versión sobre los hechos: que sólo 17 normalistas fueron incinerados en el basurero de Cocula, dada la falta de solidez de la “verdad histórica”.

Sin embargo, el 7 de septiembre de 2015, un día después de la presentación de un informe del GIEI, el propio Tomás Zerón dijo que las conclusiones de ese grupo no daría pie a una nueva investigación, y que seguirían trabajando sobre la versión del ex Procurador Murillo que sostiene que los normalistas fueron incinerados en el basurero de Cocula. “Para nosotros es una verdad, que seguimos trabajando, que seguimos alimentando”, planteó.

“Lo tenemos sustentado y los peritajes realizados por los expertos de la Procuraduría General de la República y que obran en los expedientes son contundentes y no dejan lugar a dudas de que en el basurero de Cocula fueron quemadas un gran número de personas la noche del 26 y 27 de septiembre”, expuso.

Promo(123)

LA SOPECHOSA VISITA DE ZERÓN

El GIEI destacó en su informe que Zerón de Lucio, junto a un agente vestido de civil y con Agustín García Reyes, “El Chereje”, uno de los inculpados en el caso, visitó, sin que esto haya sido consignado el expediente, la zona del Río de San Juan un día antes de que ahí fuera hallada una bolsa con restos humanos, evidencia que dio pauta para la identificación del normalista Alexander Mora Venancio, uno de los 43 desaparecidos.

La llamada “verdad histórica” de Jesús Murillo Karam está basada en la idea de que los estudiantes fueron quemados en el basurero de Cocula. Por eso, para el Gobierno de México ha sido muy importante confirmar que hubo un gran incendio allí y que allí se quemaron, hasta su casi desaparición, los estudiantes.

“El análisis de las imágenes muestra que mientras los equipos periciales de PGR y el EAAF, así como la mayor parte de los periodistas que lograron acceder al lugar, se encontraban realizando los trabajos en el basurero de Cocula, uno de los inculpados, ya en la proximidad de las casas del pueblo, donde se señala que fue encontrada la bolsa con restos óseos que habrían sido sacadas del basurero de Cocula, fue llevado a la zona donde al día siguiente sería descubierta una de dichas bolsas. Estuvo acompañado por un escolta o custodio vestido de civil y por Tomás Zerón, jefe de la Agencia de Investigación Criminal, en un lugar sin mayor presencia de seguridad que se habría retirado en ese momento”.

El documento explica que de esta pesquisa no existe registro en el expediente 001/2015 relativo al caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Menciona que se supo de la presencia del titular de la AIC y “El Chereje” gracias a las grabaciones proporcionadas por periodistas gráficos al Grupo de Expertos. Refiere que tras haber estado en el lugar, el funcionario federal y el implicado en el caso se retiraron y poco después una patrulla bloqueó el acceso al camino.

Todo ello queda consignado en la grabación difundida ayer por el GIEI. En el video se aprecia que tras el bloqueo al camino, uno de los forenses de servicios periciales encontró evidencia en el cauce del río. El perito recogió lo que parecían ser huesos o pedazos de hueso, sin que se pudiera identificar si correspondían a un humano o a un animal.

Poco después, las imágenes muestran al Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) bajar del basurero de Cocula en dirección a la zona aledaña del Río San Juan encontrándose con el bloqueo. Los forenses explicaron su retirada del basurero para poder bajar con luz dada la inseguridad de la zona. Mientras, el forense que se encontraba en una zona cercana es captado cuando baja de nuevo al cauce del río al parecer buscando nuevos elementos.

El video captado por periodistas muestra cómo la responsable del EAAF, Mercedes Doretti, discute con un agente de la PGR que minutos antes estaba en el escenario del cauce del río. Según lo dicho por el EAFF el reclamo se originó porque los funcionarios de la PGR se quejaron que el Equipo Argentino “trabaja poco y han bajado temprano del basurero”. Posteriormente las imágenes captadas muestran al forense que estaba en el río subir de donde se estaba, encontrándose en el lugar una mujer vestida también con mono blanco de servicios periciales, junto con otros colaboradores. Ambas personas salen del lugar observando el suelo en un área aledaña al cauce.

“De ninguna de estas diligencias existe registro en el expediente 001/2015 relativo al caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Si bien la historia oficial sobre el lugar señaló que el descubrimiento se hizo el día 29 y que los inculpados fueron llevados posteriormente para reconstruir la secuencia de hechos, la evidencia muestra que el día anterior se llevó a cabo una preparación de dicho escenario sin que existiera ningún registro de estos hechos”, plantea el informe del GIEI.

“La evidencia muestra que uno de los inculpados (el Chereje) fue llevado a dicho lugar el día 28 de octubre de 2014, donde estuvo en el lugar en que al día siguiente sería descubierta la bolsa. También aparecen imágenes del trabajo de servicios periciales que recogen muestras del mismo lugar. De ninguna de estas diligencias existe registro en el expediente 001/2015 relativo al caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Si bien la historia oficial sobre el lugar señaló que el descubrimiento se hizo el día 29 y que los inculpados fueron llevados posteriormente para reconstruir la secuencia de hechos, la evidencia muestra que el día anterior se llevó a cabo una preparación de dicho escenario sin que existiera ningún registro de estos hechos…”