México

#Presidenciables | Anaya es el más posicionado. Pequeño detalle: huyó de la justicia

01/05/2022 - 12:05 am

Ricardo Anaya enfrenta acusaciones de corrupción, está fuera del país y pierde influencia dentro del panismo… pero al mismo tiempo se mantiene como la mejor opción no sólo de su partido sino del bloque opositor, cuya intención es alargar su coalición hasta 2024.

Ciudad de México, 1 de mayo (SinEmbargo).– “¡Sí podemos ganar en 2024! Ya en 2021 la oposición sacó más votos que Morena. Los vamos a sacar para que el país vuelva a ser de todas y de todos”. Las palabras son de Ricardo Anaya Cortés, el excandidato que llevó en 2018 al Partido Acción Nacional (PAN) a su peor desempeño en una contienda presidencial en dos décadas y quien al mismo tiempo es la carta más fuerte del bloque opositor rumbo a los comicios de 2024.

Las aspiraciones de Anaya Cortés enfrentan una serie de obstáculos: tiene una investigación de la Fiscalía General de la República (FGR) en su contra por la trama de corrupción de Odebrecht, caso del que se dieron a conocer nuevos detalles en días pasados que lo involucran; está fuera del país por los mismos señalamientos, y ha perdido influencia dentro del panismo, que apenas ha respaldado su acusación de decirse perseguido político, a la par que cada vez aumenta el número de aspirantes para una candidatura que el panismo pretende compartir con el PRI, que tiene sus propios nombres, y con el PRD.

Las más recientes encuestas coinciden en colocarlo en el primer lugar de las preferencias tanto del panismo como de la alianza “Va por México”. La última encuesta de la consultora Enkoll —publicada el 16 de marzo— le da al exdirigente panista un 39 por ciento de preferencia bruta, siete puntos arriba de la otra excandidata presidencial, la Diputada Margarita Zavala Gómez del Campo, esposa del expresidente Felipe Calderón Hinojosa.

Ricardo Anaya tiene un 39 por ciento de preferencia bruta en la última encuesta de Enkoll.

La medición de C&E Research de abril lo sitúa, a su vez, con un 28 por ciento de respaldo, 11 puntos por encima de la Senadora Lilly Téllez, quien ha manifestado su interés en la candidatura de la oposición.

En la encuesta de C&E Research, Anaya aventaja por 11 puntos al segundo lugar.

En ese sentido, la empresa Massive Caller pone a Anaya como la mejor opción del bloque PRI-PAN-PRD con un 30.1 por ciento, nueve puntos arriba del emecista Luis Donaldo Colosio, quien en esta evaluación es considerado como uno de los aspirantes de la coalición opositora.

En la medición de Massive Caller, Ricardo Anaya es colocado como el mejor aspirante de todo el bloque opositor.

Pese a los buenos números que muestra Ricardo Anaya Cortés su situación legal parece no mejorar en el país. En días pasados el diario Milenio dio a conocer parte de la ampliación de la denuncia que Emilio Lozoya presentó en agosto de 2020 ante la FGR, en la cual ahora señala que el expresidente Enrique Peña Nieto le pidió personalmente encargarse de pagar a Ricardo Anaya el soborno para que la bancada del PAN en la Cámara de Diputados votara a favor de la Reforma Energética y sus leyes secundarias.

Lozoya Austin relató a las autoridades que tuvo una reunión con el entonces Presidente Peña Nieto en enero de 2014 en la casa Adolfo López Mateos de la entonces residencia oficial de Los Pinos, donde el mandatario le dijo que consideraba a Ricardo Anaya “un aliado natural” para la aprobación de las reformas porque “le encantaba el dinero” y por ello le pidió “el pago pendiente” por su voto favorable a la reforma constitucional.

Anaya ha negado en reiteradas ocasiones los señalamientos de Lozoya que lo acusan de haber recibido 6.8 millones de pesos de la trama Odebrecht a cambio de su voto a favor de la Reforma Energética del expresidente Peña Nieto. El pasado 14 de febrero, el panista no se presentó a su audiencia a la que había sido citado por la FGR, lo cual abrió la posibilidad de que la Fiscalía en manos de Alejandro Gertz Manero solicitara una orden de aprehensión en su contra, algo que no ocurrió sin que a la fecha la dependencia haya precisado los motivos.

Enrique Peña Nieto, expresidente de México acompañado de Ricardo Anaya. Foto: Moisés Pablo, Cuartoscuro.

Anaya salió de México el 5 de julio y se instaló en Nueva York, donde ha denunciado una persecución en su contra del Presidente Andrés Manuel López Obrador, contra quien perdió en las elecciones de 2018. Lo cierto es que dentro del mismo panismo se ha acusado a Ricardo Anaya desde tiempo atrás por presunta corrupción.

“Él acusa de ser perseguido por el Presidente, por mí, y eso es una mentira, eso es falso. ¿Qué es lo que da origen a esta situación? Pues una denuncia que se presentó desde hace mucho tiempo por sus mismos compañeros de partido, en su momento, y luego esto se juntó con una denuncia que hizo el exdirector de Pemex, donde acusa a exlegisladores y dirigentes de partidos de que recibieron dinero para la aprobación de la Reforma Energética. La historia se tiene que contar bien”, dijo en agosto pasado el Presidente López Obrador.

La denuncia a la que se refirió en ese entonces el mandatario federal fue interpuesta por Ernesto Cordero Arroyo, exsecretario de Hacienda en el Gobierno de Felipe Calderón, el 11 de junio de 2018, en el marco del proceso presidencial de julio de ese año.

Cordero, en ese entonces Senador del PAN, acusó a Anaya por lavado de dinero a causa de “operaciones inmobiliarias con al menos dos familias queretanas de las que se desprende la realización de hechos ilícitos (tráfico de influencias, operaciones con recursos de procedencia ilícita y lo que resulte), así como para que se investiguen las discrepancias que existen entre las declaraciones patrimoniales y los ingresos manifestados públicamente por él y su señora esposa”. Todo ello, en el contexto de la compra-venta de una nave industrial en Querétaro mediante un esquema de triangulación de recursos.

“Es un hombre deshonesto”. Con esas cuatro palabras calificó, el 16 de abril de 2018, el expresidente Felipe Calderón Hinojosa a Ricardo Anaya, con quien rompió relaciones a causa de la disputa por la dirigencia del PAN que llevó al exmandatario, a su esposa y a un grupo cercano a él a dejar el partido blanquiazul, el cual lo llevó a la Presidencia en 2006.

Las diferencias entre Anaya y Calderón se agudizaron en el pasado proceso presidencial en el cual el PAN —a decir del expresidente— le cerró la puerta a Margarita Zavala, quien terminó compitiendo por la vía independiente, una candidatura que estuvo marcada por irregularidades como la presentación de firmas ciudadanas falsas.

Ahora Zavala ha regresado al panismo y figura como una de las principales aspirantes presidenciales, por detrás de Anaya, según las mismas encuestas.

Mientras que Anaya ha tenido que sortear con acusaciones que le han quitado los reflectores rumbo a la grande y han truncado los planes que inició en enero de 2021 cuando declinó una diputación plurinominal por el panismo para recorrer el país con la intención de apuntalar su candidatura, una estrategia de la que ahora sólo quedan videos que aún publica en sus redes sociales para cuestionar al Gobierno de la denominada Cuarta Transformación que a la fecha concentra las mejores opciones rumbo a 2024.

Obed Rosas
Es licenciado en Comunicación y Periodismo por la FES Aragón de la UNAM. Estudió, además, Lengua y Literatura Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras.
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas