Author image

Pedro Mellado Rodríguez

01/12/2023 - 12:05 am

Samuel Vs. Xóchitl, guerra por migajas

“Lo que el aspirante regiomontano sí pone en riesgo es la posibilidad de que la precandidata de la coalición opositora PAN-PRI-PRD conserve la segunda posición en la contienda”.

Un precandidato particularmente superficial, frívolo, inmaduro, producto de la promoción en redes sociales, con el respaldo de una esposa que tiene influencia en el ciberespacio, aspira a convertirse en serio contendiente por la Presidencia de la República en los comicios del domingo 2 de junio del 2024.

Sin embargo, el segmento poblacional al que pretende motivar para que le respalde en sus aspiraciones no está lo suficientemente maduro para llevarle con éxito en su desmesurada ambición, mientras navega, desde un principio, en aguas turbulentas.

La realidad virtual está muy lejos de coincidir con la cruda realidad que se vive en las trincheras de los pueblos, los barrios, las colonias, las ciudades pequeñas, donde un segmento mayoritario del pueblo lucha por sobrevivir en condiciones adversas, muy lejanas a la ensoñación, a las ligerezas, y a la feria de vanidades de algunas redes sociales. Soplan vientos cruzados que podrían despedazar las velas de su frágil embarcación, en su choque violento con la realidad, pues muy probablemente los alcances de su muy ilusoria cruzada sólo le permitan desplazar del segundo lugar a la precandidata de la oligarquía de derecha, que navega, hasta ahora, sin contratiempos, en su zona de confort.

En los hechos reales, el gobernador de Nuevo León con licencia, Samuel Alejandro García Sepúlveda, no representa un problema real para Morena y su coalición electoral con Partido del Trabajo y Partido Verde. Lo que el aspirante regiomontano sí pone en riesgo es la posibilidad de que la precandidata de la coalición opositora PAN-PRI-PRD conserve la segunda posición en la contienda, lo que privaría a los dirigentes de los partidos que le apoyan, de muy preciadas posiciones en las listas plurinominales donde se apuntarán como candidatos, para administrar la derrota y las migajas de una caída inevitable al precipicio.

Por eso Marko Cortés Mendoza, Alejandro Moreno Cárdenas y Jesús Zambrano Grijalba observan con preocupación a García Sepúlveda, porque el regiomontano, si se mantiene en la contieda rumbo a la Presidencia de la República, podría desplazar del segundo lugar a la senadora panista Xóchitl Gálvez Ruiz, y privarlos de una buena cantidad de senadurías y diputaciones de representación proporcional, las apetitosas plurinominales en el Congreso de la Unión, que se ganan sin hacer campaña, sin gastar en propaganda y sin desgatarse en las calles.

En la ruta de Samuel García hay un cálculo erróneo que podría enfriar sus ímpetus cuando la voluntad de la gente se exprese en las urnas.

Los jóvenes de entre 18 y 34 años de edad representan el segmento más numeroso en la Lista Nominal de Electores, actualizada con corte al 16 de noviembre del 2023. Sin embargo, esos jóvenes ciudadanos son quienes reflejaron el más alto índice de abstencionismo en los comicios presidenciales del 2018, pues apenas poco más del 50 por ciento acudió a las urnas, refiere un análisis del Instituto Nacional Electoral. Los ciudadanos de entre 18 y 34 años de edad, que ya tienen en sus manos su credencial para votar son 36 millones, de las cuales poco más de 18 millones acudirían a las urnas.

El 18 de julio del 2019 la Comisión de Organización Electoral del Instituto Nacional Electoral (INE) presentó los resultados del Estudio muestral sobre la participación ciudadana en las elecciones federales de 2018, el cual concluyó que el 62 por ciento del electorado acudió a votar.

Con corte al reciente 16 de noviembre del 2023, había en la Lista Nominal de Electores 97 y medio millones de ciudadanos inscritos. Si en junio del 2024 acudiera a las urnas el 62 por ciento, habría una concurrencia de votantes de por lo menos 60 millones de personas. Los jóvenes representarían el 30 por ciento de los votos depositados en las urnas, que se repartirían entre las tres tres fuerzas electorales en la contienda. Aún en el supuesto de que la parte mayor de los votos jóvenes fuera para Samuel Alejandro, esto sólo le alcanzaría para desplazar del segundo lugar a Xóchitl Gálvez.

Sin perder de vista que Morena tiene en su favor que en los programas de gobierno de la Cuarta Transformación “Jóvenes construyendo futuro”, hay 2.4 millones de beneficiarios y en el programa “Becas a estudiantes de familias pobres.

Desde preescolar hasta licenciatura”, están inscritos otros 12 millones de muchachos de diferentes edades.

El segmento poblacional con más disposición para votar es el de las personas de entre 60 y 74 años, con una participación del 72 por ciento en las más recientes elecciones presidenciales, justo el nicho en el cual tiene su mayor fortaleza la coalición que encabeza Morena.

Pero también habrá otro segmento importante que estará en disputa. Para una contienda que se anticipa será particularmente disputada entre mujeres, Claudia Sheinbaum Pardo, por la coalición Morena-PT-PVEM y Xóchitl Gálvez Ruiz, por la coalición PAN-PRI-PRD, la Lista Nominal de Electores registra que las féminas representan casi el 52 por ciento de quienes ya tienen credencial para sufragar. El estudio del INE sobre los comicios presidenciales del 2018 confirma que las mujeres votan más que los hombres: 66 por ciento contra 58 por ciento, una diferencia de ocho puntos porcentuales.

Hay otros territorios del país que particularmente estarán vedados para Xóchitl Gálvez y Samuel García, en donde Morena tendrá mayores fortalezas. El estudio realizado por el INE refleja que Morena tendrá significativa votación en entidades con alto grado de participación, con porcentajes de entre 62.6 al 75.4 por ciento, entre las que se ubican siete con elección de gubernatura, entre ellas Chiapas, Jalisco, Morelos, Veracruz, Puebla, Nayarit, Tabasco y Ciudad de México.

¿Cómo observan los jóvenes los procesos electorales en nuestro país? Un estudio publicado por el Instituto Nacional Electoral en abril del 2021, denominado “La confianza y la participación de la juventud en la democracia”, realizado por los investigadores Silvia Gómez Tagle, del Colegio de México y José Eduardo García, del Instituto Tecnológico Autónomo de México, basado en las encuestas nacionales de Cultura Política de Jóvenes, 2012 y 2018, nos ofrece algunas pistas al respecto.

En las elecciones federales y locales de 2018 destaca la aportación de los jóvenes de 18 años, que superaron la media nacional, al participar el 64.7 por ciento. Aunque disminuyó la participación entre los jóvenes de 19 hasta los 34 años, pues de 29 millones de personas sólo acudieron a las urnas 16 millones, apenas el 55 por ciento.

La baja escolaridad es un factor que influye negativamente en la intención de voto. En 2018 se incrementó sólo en el grupo de jóvenes que han alcanzado la educación profesional (13 o más años de estudios). La edad es también una variable que adquirió gran peso en la intención de voto en 2018. En la medida en que maduran, los jóvenes participan más en las elecciones.

Las estadísticas ubican con claridad a cada uno de los candidatos en el lugar que les corresponde. En octubre del 2023, en la consulta de seis encuestas, en todas claudia Sheinbaum conserva la delantera. Su mejor desempeño es en una encuesta de Covarrubias y Asociados publicada el martes 3 de octubre, en la cual recibe el respaldo del 64 por ciento de los potenciales votantes. Su marca menos fuerte es en la encuesta del periódico El Financiero, del martes 31 de octubre, cuando sólo marcó el 46 por ciento de las preferencias.

En noviembre Claudia Sheinbam tuvo su mejor registro en la encuesta publicada el lunes 20 de noviembre por De las Heras-Demotecnia, con 66 por ciento de aceptación y su desempeño menos fuerte fue en la encuesta de Buendía y Márquez, donde registró 48 por ciento de respaldo, publicada el lunes 27 de noviembre.

Entre octubre y diciembre Xóchil Gálvez se quedó estancada por debajo del 30 por ciento de aceptación. Marcó en octubre un máximo de 28 por ciento de aceptación en la encuesta de El Financiero del martes 31 de octubre y su desempeño más flojo fue del 17 por ciento en la encuesta de Covarrubias y Asociados, del martes 3 de octubre. El 20 de noviembre la consultora De las Heras-Demotecnia registró el desempeño más bajo de Xóchitl Gálvez en el penúltimo mes del año con el 14 por ciento de respaldo y su mejor registro fue del 26 por ciento en la encuesta publicada por Mendoza Blanco y Asociados el 17 de noviembre, y en la de Mitofsky del 21 de noviembre.

Finalmente, Samuel García tuvo su mejor registro en octubre, con el 15 por ciento que marcó en la encuesta de Enkoll publicada el lunes 30, mientras que su desempeño más flojo fue del 6 por ciento en la medición de Covarrubias y Asociados, el martes 3 de octubre. En noviembre, en su mejor desempeño, Samuel García marcó 9.5 por ciento en la encuesta de Mendoza Blanco y Asociacdos, del viernes 17 de noviembre, mientras que su desempeño más flojo se registró el lunes 20 de noviembre, en la encuesta de De las Heras-Demotecnia, que marcó 6 por ciento.

Así van y así se ve la contienda entre los aspirantes presidenciales, durante los meses de octubre y noviembre. Xóchitl y Samuel se reparten las migajas.

Pedro Mellado Rodríguez
Periodista que durante más de cuatro décadas ha sido un acucioso y crítico observador de la vida pública en el país. Ha cubierto todas las fuentes informativas y ha desempeñado todas las responsabilidades posibles en medios de comunicación. Ha trabajado en prensa, radio, televisión y medios digitales. Su columna Puntos y Contrapuntos se ha publicado desde hace casi cuatro décadas, en periódicos como El Occidental, Siglo 21 y Mural, en Guadalajara, Jalisco. Tiene estudios de derecho por la Universidad de Guadalajara y durante una década fue profesor de periodismo en el ITESO, la Universidad jesuita de Guadalajara.
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas