Todo se vuelve lenguaje en el aire de la depresión. Una realidad opresiva convierte a las cosas en discurso apabullante.