El campo mexicano en alerta. Foto: Pablo Zamora, Cuartoscuro.

Por Viridiana Lázaro*

El pasado 23 de octubre por tercera ocasión la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) publicó en la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (CONAMER) una propuesta de decreto presidencial en torno al glifosato y los transgénicos. Dicha propuesta contradice las palabras y declaraciones del presidente Andrés Manuel López Obrador conforme a su compromiso de que no habrá transgénicos en México.

Es prudente recordar que de los cien compromisos realizados por el presidente el número 74 es el que menciona que en su gobierno se protegerá la diversidad biológica y cultural de México. Se Impulsarán prácticas agroecológicas que aumenten la productividad sin dañar a la naturaleza y no se permitirá la introducción y el uso de semillas transgénicas. Añadiendo que en la conferencia matutina realizada el 12 de agosto del presente año, el primer mandatario declaró que en su gobierno se prohibirá el glifosato de manera inmediata en todas las dependencias de gobierno y de manera total hacia 2024, además reiteró que se llevará a cabo la prohibición del maíz transgénico en territorio nacional.

Por ende, esta propuesta de decreto que promovió el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos, y el consejero jurídico, Julio Scherer, al no prohibir el glifosato ni los transgénicos y únicamente centrarse en la coordinación y realización de investigaciones científicas para evaluar su “seguridad”, transgrede y contradice las declaraciones y compromisos del Presidente de la República Mexicana.

Es urgente que la propuesta de decreto sea dado de baja de la CONAMER y en su lugar se publique un decreto presidencial que prohíba los transgénicos y el glifosato para proteger la integridad de México como Centro de Origen del maíz y de numerosos cultivos, entre ellos el chile, el frijol, la calabaza, la vainilla, el algodón, el aguacate, el amaranto, el chayote, el cacao y el maguey. La prohibición de los agrotóxicos y transgénicos será el primer paso para poder transformar nuestro sistema agroalimentario y nutricional, por uno que sea más saludable para las personas y que al mismo tiempo nos ayude a proteger el medio ambiente. La prohibición de los transgénicos y el glifosato, será el primer paso para poder transitar hacia la agroecología, de tal manera, que podamos aspirar a alcanzar la anhelada soberanía y seguridad alimentaria.

Asimismo, es muy importante apelar al principio precautorio que establece que cuando exista peligro de daño grave o irreversible a la salud de las personas, al ambiente, los ecosistemas o sus elementos, la controversia científica no deberá utilizarse como razón para postergar la adopción de medidas necesarias y eficaces para su protección. Por lo que es fundamental que se adopte el principio precautorio en México en torno a los transgénicos y el glifosato tomando en cuenta la evidencia científica recopilada por las autoridades del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) (1) y la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad y Organismos Genéticamente Modificados (CIBIOGEM) (2), así como el compilado de investigaciones científicas publicada por Martín Rossi en 2019 (3).

El Presidente Andrés Manuel López Obrador tiene en sus manos la posibilidad de hacer cumplir su visión de un México con autosuficiencia alimentaria, sin transgénicos ni agroquímicos, que busque fortalecer el campo mexicano con la diversidad de semillas nativas y el bienestar de la población a través de una alimentación sana y respetuosa con el medio ambiente. Visión que no comparte el titular de la SADER ni el Consejero Jurídico, quienes buscan fortalecer el modelo corporativo de agricultura industrial.

En Greenpeace reiteramos la urgencia de que el presidente Andrés Manuel López Obrador instruya a la SADER a bajar de la CONAMER la propuesta de decreto Villalobos-Scherer que atenta contra el campo mexicano y en su lugar se publique un decreto presidencial que esté acorde con las declaraciones del presidente de México y atienda el llamado de las comunidades campesinas, organizaciones sociales, académicos, académicas, científicos, científicas, ciudadanos, ciudadanas y artistas que hemos luchado por más de 20 años para preservar a nuestros maíces nativos y a la agrobiodiversidad mexicana.

*Viridiana Lázaro es especialista en Agricultura y cambio climático de Greenpeace México


(1) Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) .2019.Expediente científico sobre el glifosato y los cultivos GM. http://conacyt.mx/index.php/comunicacion/ciencia-para-la-sociedad/especiales/1289-expediente-cient-glifosato-y-cultivos-gm
(2) 2019. Repositorio de información científica sobre el glifosato. https://www.conacyt.gob.mx/cibiogem/index.php/sistema-nacional-de-informacion/documentos-y-actividades-en-bioseguridad/repositorio-glifosato
(3) Martín Rossi.2020. Antología toxicológica del glifosato https://surcosdigital.com/wp-content/uploads/2020/04/Antologia-toxicol%C3%B3gica-del-glifosato-5-ed.pdf