El norovirus provoca inflamación en el estómago o en los intestinos y afecta de forma más grave a los niños pequeños y a los ancianos.

Por Daniel Pérez G.

Madrid, 3 de diciembre (AS).- El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) define el norovirus como una inflamación del estómago o los intestinos que provoca, por lo tanto, una gastroenteritis aguda. El contagio, que puede producir vómitos y diarrea, afecta de forma más grave a los niños pequeños y a los ancianos.

El norovirus tiene la capacidad de propagarse con mucha facilidad. El contagio puede producirse al consumir productos contagiados, tocar superficies que estén contaminadas o teniendo contacto con una persona infectada por el virus. Una simple partícula de las miles de millones que se liberan cuando se enferma por el virus puede producir la enfermedad en cualquier persona.

Los principales síntomas del norovirus son la diarrea, vómitos, náuseas y el dolor de estómago, aunque también pueden venir acompañados de fiebre o dolores de cabeza y corporales. Los síntomas más frecuentes pueden provocar una deshidratación en el paciente, por lo que, aunque todavía no hay ningún medicamento específico para hacer frente a la infección, el CDC recomienda beber mucho líquido para reponer las pérdidas producidas por los vómitos o la diarrea.

Para prevenir el contagio por norovirus, el CDC recomienda medidas similares a las utilizadas para frenar la expansión del coronavirus. Es fundamental lavarse las manos a menudo y limpiar o desinfectar las superficies con las que ha estado en contacto una persona que tiene síntomas manifiestos de la enfermedad. Otro consejo, algo más concreto, es lavar bien las comidas antes de ingerirlas.

NOROVIRUS EN CHINA

La semana pasada se conoció un brote de norovirus que afectó a 50 niños de una escuela en Zingong, provincia de Sichuan. Todos ellos se encuentran en una situación estable, pero en el último mes se han producido infecciones en varias escuelas y universidades del país.