Jaime Bonilla continuará, en ocho meses que restan de su administración, con el desmantelamiento de los edificios de instituciones culturales.

Por Enrique Mendoza

Baja California, 04 marzo (Zeta).- El Gobierno de la llamada “Cuarta Transformación” que representa Jaime Bonilla Valdez en Baja California, continúa con su plan de desmantelamiento de las instalaciones de instituciones de la ciencia, el arte y la cultura en Tijuana.

Primero, en 2020 despojó de sus sedes en Tijuana al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y al Centro de Ingeniería y Desarrollo Industrial (Cidesi), tal como denunciaron sus trabajadores federales a través de Zeta.

“Llegó Oficialía Mayor (del Gobierno del Estado de Baja California) a desalojar a un organismo de Gobierno Federal de un inmueble que tenía asignado. No obstante que está impugnado el acto ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo de Baja California, no les importó”, relataron a este Semanario trabajadores de Cidesi (13 de noviembre de 2020).

Instancias fueron despojadas de sus sedes. Foto: Jorge Dueñes, Zeta

Tanto el Conacyt como el Cidesi eran parte del complejo Consorcio Tecnológico de Baja California, creado en octubre de 2010 y a su vez localizado en la Zona Este de Tijuana, específicamente en un terreno de cinco hectáreas en Carretera Libre Tijuana-Tecate, Kilómetro 26.5 esquina Bulevar Nogales en el Parque Industrial El Florido; en ese año fueron invertidos 35 millones de pesos entre Gobierno del Estado y Federación para construir la infraestructura ex profeso para el Cidesi.

Los empleados federales confirmaron a Zeta que, tras el despojo de sus instalaciones, este año el Centro de Ingeniería y Desarrollo Industrial cerró definitivamente su sede en Baja California.

DESMANTELAMIENTO DEL ICBC Y BIBLIOTECA “BENITO JUÁREZ”

Luego de despojar de sus instalaciones al Conacyt y Cidesi el año pasado, el viernes 19 de febrero de 2021 el Gobierno de Jaime Bonilla inició el desalojo de equipo y mobiliario tanto de la Biblioteca Pública Regional “Benito Juárez” como del Instituto de Cultura de Baja California (ICBC) de Tijuana (ambos ubicados entre Palacio Municipal y Centro de Gobierno), con el objetivo de instalar en dichos recintos culturales una parte de las oficinas del Centro de Gobierno estatal, espacio que el mandatario pretende donar a la Universidad Autónoma de Baja California (UABC).

Tras iniciar el desalojo del equipo y mobiliario de la Biblioteca Pública Regional “Benito Juárez” desde el viernes 19 y después de trasladar las oficinas del ICBC al Centro Estatal de las Artes de Tijuana (CEART) a partir del sábado 20, el lunes 22 de febrero, poco más de cincuenta personas convocadas por Aida Méndez se manifestaron para mostrar su desacuerdo, el cual dejaron asentado en un documento entregado en las oficinas de la gubernatura estatal y que compartieron con Zeta.

Desalojo de equipo y mobiliario de biblioteca. Foto: Jorge Dueñes, Zeta

“Ciudadanía y agrupaciones de Baja California manifestamos nuestra oposición al desalojo de la Biblioteca Benito Juárez y dos inmuebles culturales pertenecientes al Instituto de Cultura de Baja California, marco emblemático de la expresión artística y cultural de la población. Creemos que, en lugar de marginarse del centro cívico de la ciudad, los espacios culturales deben fortalecerse en un plan estratégico y a largo plazo surgido del diálogo entre ciudadanía y autoridades”, reza la misiva firmada por más de 50 personas, entre escritores, promotores culturales, bibliotecarios, artistas plásticos y escénicos.

“Solicitamos a las autoridades estatales abrir canales de comunicación eficiente que acojan la participación de la población en temas de arte y cultura sin escatimar la inversión de ese rubro, para beneficio de la construcción ciudadana”, complementaron los abajo firmantes, quienes también asentaron:

“1. El inesperado desalojo de la Biblioteca Benito Juárez y su reciente aviso de reubicación nos resultan preocupantes, dado que el acervo de una biblioteca precisa de procesos y cuidados minuciosos bien planificados. Personal de la biblioteca da constancia de la irrupción sorpresiva en el desalojo, acción en la que observamos una forma de desdén hacia quienes han sostenido por décadas -y con el mínimo de recursos materiales- el dinamismo de la lectura como principio de integración social. En consecuencia, esperamos que el Gobierno estatal haga una propuesta económica de consolidación de ésta y otras bibliotecas, irremplazables en los procesos de desarrollo social…”.

“2. Luego de su desalojo, tememos la desaparición permanente del Multiforo del ICBC, actualmente adscrito a la Secretaría de Cultura del estado y su posible cambio de adscripción…”.

“3. También manifestamos nuestra preocupación por el desmantelamiento apresurado del Anfiteatro del ICBC, de reciente inversión y creado para el fomento de las actividades musicales y escénicas de nuestra ciudad”.

El mismo lunes 22 de febrero, Jaime Bonilla se pronunció respecto a la reubicación de la Biblioteca “Benito Juárez”:

“En realidad se está reacomodando, nada más, no se está desmantelando, vamos a ponerla en un área mucho más grande, mucho más accesible al pueblo, como es en el corazón de la ciudad de Tijuana. Estamos viendo las gestiones para que se instale la Biblioteca en el edificio antiguo, icónico, de Correos de Tijuana; es un edificio que vamos a acondicionar”.

LOS AMPAROS

En el terreno legal, continúan los alegatos contra la donación por parte de Jaime Bonilla del Centro de Gobierno a la UABC, institución académica que pretende utilizar las instalaciones como “Centro Universitario de la Salud”, según palabras del rector Daniel Valdez en la edición de Zeta del 4 de febrero de este año.

Para empezar, Carlos Atilano, presidente del Consejo de Organizaciones Ciudadanas Independientes (COCI), informó el martes 23 de febrero: “En defensa del edificio del Centro de Gobierno, del Instituto de Cultura y de la Biblioteca Benito Juárez, COCI y AMA (Alianza Mexicana de Abogados), hemos presentado un amparo para evitar su entrega a la UABC. Seguimos en la lucha social”.

Jaime Bonilla negó desmantelamiento y dijo que se trataba de reubicación. Jorge Dueñes, Zeta

De igual forma, tras la suspensión (el 28 de julio de 2020) por parte de Jaime Bonilla del convenio entre Gobierno del Estado y Patronato 11 de Julio, AC (que incluiría en la Plaza 11 de julio el proyecto de un nuevo edificio para la Biblioteca “Benito Juárez”), esta última asociación civil continúa los litigios; incluso el 10 de febrero de 2021, el Juzgado Cuarto de Distrito en Materia Amparo y de Juicios Federales en el Estado de Baja California, emitió una suspensión de amparo contra la cancelación del citado convenio.

No obstante los litigios en curso, Jaime Bonilla continúa en su intención de donar el Centro de Gobierno a la UABC, además de impulsar la reubicación de la Biblioteca “Benito Juárez” al edificio de Correos de Tijuana, localizado en Calle 11 de la Zona Centro de la ciudad.

“Ya el señor Presidente de México (Andrés Manuel López Obrador) dio luz verde, le está dando instrucciones a la Secretaría de Comunicaciones para que nos transfiera ese edificio (de Correos de Tijuana) y hacer las mejoras, que sea mucho más accesible, ya que ese edificio llega a todas las arterias de transportes y creemos nosotros que es mucho mejor porque tiene área para donde expenderse”, declararía el gobernador Jaime Bonilla el martes 23 de febrero.

Y mientras un sector de la comunidad cultural y púbico en general instan a la UABC a rechazar la donación o cesión del Centro de Gobierno para así evitar la reubicación tanto del ICBC como de la Biblioteca “Benito Juárez”, el rector de la Máxima Casa de Estudios de la entidad, Daniel Valdez, se mantiene en silencio:

“Al respecto, el rector no manifestará opinión de momento. La institución es respetuosa de todas las instancias involucradas”, expresó a Zeta Magnolia Gutiérrez, jefa del Departamento de Comunicación de la UABC.

Por último, evidentemente tras despojar de sus instalaciones al Conacyt y Cidesi en 2020, Jaime Bonilla continuará, en ocho meses que restan de su administración, con el desmantelamiento de los edificios de instituciones culturales de arraigo como el ICBC y la Biblioteca Pública Regional “Benito Juárez” en Tijuana.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE ZETA. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.