Leer es tocar al mundo piel adentro. Leer es activar los ecos del fondo sin fin de los espejos. Tocar del universo, las sutiles, fugaces, inesperadas correspondencias. Cuando me lees miro por tus ojos y tú por los míos.