Foto: Cuartoscuro

Especialistas consideran que el bombardeo de anuncios publicitarios no contribuye a mejorar la democracia. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 4 de junio (SinEmbargo).– Con el término de las campañas electorales también concluyó la emisión de más de 30 millones de spots que fueron transmitidos por medios electrónicos –televisión, radio e Internet– durante el periodo de precampañas, intercampañas y campañas del Proceso Electoral 2015.

Especialistas consultados por SinEmbargo consideraron que el bombardeo de anuncios publicitarios no contribuye a mejorar la democracia mexicana, porque los partidos políticos lejos de presentar propuestas y utilizar los spots para decir qué, cómo y cuánto van a costar las iniciativas, se enfocan a atacarse unos a otros y a exaltar la figura de los candidatos o, en su defecto, atacar a los rivales.

Everardo Rodrigo Díaz Gómez, especialista en Comunicación Política, afirmó que en términos lógicos los spots cumplen su función primordial –desde la perspectiva de los partidos– mantenerse en el mercado y hacer que el electorado los recuerde. Sin embargo, desde la perspectiva del electorado “es un desperdicio de recursos públicos”, dijo el también Doctor en Ciencia Política por la Universidad de California, Santa Bárbara

Por su parte, Gersón Hernández Mecalco, académico de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Colegio de Consultores en Imagen Pública, explicó que el nuevo modelo de comunicación política ha resultado contraproducente debido a que en las elecciones de 2012 y esta de 2015 se han convertido en “un bombardeo de spots políticos” que no han generado ni mayor participación ciudadana ni más credibilidad en las instituciones.

“Lo peor del asunto es que si ya tienes un espacio público para poder transmitir un spot lo más desafortunado seguimos observando materiales abstractos que no están cercanos a grandes problemas de la ciudadanía, no hay relación directa en lo que se comunica y lo que observamos”, comentó.

De acuerdo con el Artículo 41 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, al Instituto Nacional Electoral (INE) le corresponde administrar el tiempo de radio y televisión para partidos políticos y autoridades electorales, para los cuales no deberán desembolsar ni un solo peso gracias a las pasadas reformas electorales.

Con base a estas disposiciones, el INE tuvo 48 minutos a su disposición de los tiempos del Estado, de los cuales 30 se repartieron entre los partidos políticos una parte de manera equitativa y otra de acuerdo al porcentaje de votos que obtuvieron en la elección anterior, lo que representa 3.3 spot de 30 segundos por hora. Los restantes 18 minutos se destinaron a las autoridades electorales y juridisccionales federales como el propio INE o el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), así como los Organismos Públicos Locales Electorales (OPLES).

Sin embargo, aunque no significa un gasto para los entes políticos electorales, sí lo es para los medios de comunicación encargados de transmitir los spots, a quienes les representa un costo de oportunidad.

De acuerdo con un estudio realizado por Integralia, el costo de éstos –sólo en el Distrito Federal y el Estado de México– sería de más de 15 mil millones de pesos; es decir, tres veces más del presupuesto que se repartió a los partidos políticos para este año electoral que es de 5 mil 356 millones de pesos.

Así, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) fue el que recibió más prerrogativas en radio y televisión, lo que podría presumirse como más recursos debido a las reformas electorales que regularon la adquisición de tiempos tras diversas acusaciones por el excesivo gasto en medios para promocionarse, desde 2007 el entonces Instituto Federal Electoral (IFE) –ahora INE– fue el encargado de administrar estos tiempos.

11421612_10204590856747484_1093711912_n

“¿SPOTS GRATUITOS?”

Tras la elección del 2006, donde se denunció un alto presupuesto de los partidos políticos a medios de comunicación –principalmente televisoras– por la difusión de spots, se reformó la legislación electoral para que el órgano electoral fuera el único responsable de repartir tiempos del Estado.

Como resultado de las reformas electorales de 2007 y 2014, los partidos disponen durante el periodo de precampañas de 30 minutos diarios en cada una de las dos mil 556 estaciones de radio y televisión del país; 24 minutos durante el periodo de intercampañas y 41 minutos durante el periodo de campañas.

Un estudio llamado “Fortalezas y Debilidades del Sistema Electoral Mexicano (2000-2012)” estimó que el valor comercial aproximado de los spots por todos los partidos, sólo durante las campañas presidenciales del 2012 fue de 21 mil 622 millones de pesos. Pero el costo aumenta si se toman en cuenta el valor comercial de los más de 22 millones de spots distribuidos entre los partidos políticos durante el Proceso Electoral 2011-2012 en precampañas y campañas que podría ascender a 884 mil 790 millones de pesos.

Es decir que el tiempo que se les otorga de manera “gratuita” a los partidos políticos sí tiene un valor comercial en los medios de difusión, pero como constituye un financiamiento en especie no se puede definir un costo por spot; por lo que para estimar ese “costo de oportunidad”, la consultora utilizó las tarifas comerciales publicadas por los medios de comunicación e hizo un promedio por franja tomando los horarios de transmisión.

Como las tarifas comerciales publicadas por las concesionarias no son necesariamente las que realmente se cobran, debido a que con frecuencia se aplican tarifas de descuento cuando se adquieren por grandes volúmenes de tiempo-aire, en el caso de Televisa y TvAzteca se aplicó el descuento que realizan cuando venden tiempo aire en paquete. En el caso de la radio, el análisis se realizó con base a la información disponible de 17 estaciones entre ellas MVS, Imagen, Radio Fórmula y W Radio con tarifas promedio que oscilan entre mil 300 y 73 mil pesos por transmisión de un spot de 30 segundos.

De acuerdo con las tarifas publicadas por Televisa, un anuncio de 20 segundos en el horario entre 9 y 10 de la noche en el Canal 2 puede llegar a costar hasta 1.4 millones de pesos. En contraste, la tarifa más baja por un spot de 20 segundos es de 4 mil 919 pesos y se ofrece para el Canal 9 en el horario de 6 a 7 de la mañana en sábado y domingo.

Grupo Televisa tiene poder sustancial en 2 mil 124 mercados relevantes. Foto: Especial.

Grupo Televisa tiene poder sustancial en 2 mil 124 mercados relevantes. Foto: Especial.

INEQUIDAD EN LOS SPOTS

Con la nueva  legislación electoral, se redistribuyeron los tiempos en radio y televisión durante el periodo electoral para asignar mayor tiempo a los partidos políticos durante el periodo de precampañas, que se modificó de 18 minutos durante las precampañas de 2012 a 30 minutos durante el periodo análogo en 2015, según el artículo 168 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (Legipe) que dice: “…el Instituto pondrá a disposición de los partidos políticos nacionales, en conjunto, treinta minutos diarios en cada estación de radio y canal de televisión”. Y con base a las modificaciones al modelo de comunicación política de la Reforma Político Electoral de 2014, el artículo 160 de la Legipe otorga a los candidatos independientes derecho de acceso a tiempos en radio y televisión para generar equidad en la contienda.

A decir del presidente del Centro de Investigación Política, Social, Económica y de Desarrollo (CIPSED), Everardo Díaz, quien celebra este principio de equidad, la idea de que no se pagaran los spots permitiría mayor igualdad entre los partidos; sin embargo siendo que las asignaciones se hacen en relación a reformas y al rendimiento tenido en elecciones pasadas le da una ventaja inherente a los que ya están en el poder y tenían acceso a mayores fondos.

“El modelo publicitario es positivo en principio esta vertiente que no se le cobre a los partidos políticos. Lo que yo cuestiono es la necesidad de a mí me parece que es una estrategia errónea para construir una democracia responsable, porque lo que hace es mostrar a los partidos políticos simplemente como si fueran productos publicitarios, no se trata de un debate de cómo lo van a hacer y cuándo lo van a hacer y no hacen responsable a los partidos sobre propuestas concretas de campaña”, afirmó.

En ese contexto, señaló que esto tiene que ver mucho con nuestro estilo de televisión en el que se enfatizan mensajes cortos “más a un estilo de mercadotecnia que de comunicación política”, lo que resulta lógico cuando en 20 segundos de spots no se puede presentar una plataformas más completa.

“La reflexión debería ser por el lado más profundo de la forma de hacer campañas y recortar los procesos electorales todavía más”, dijo.

Asimismo, Hérnandez Mecalco consideró desafortunado que los partidos no puedan capitalizar todos los recursos económicos para convencer al electorado.