Representantes de las micro, pequeñas y medianas empresas (MiPymes) cuestionaron las declaraciones de grandes empresarios quienes afirman que México es un desastre y la relación con el Gobierno federal está rota. “Algunos empresarios son agoreros del desastre al anunciar el Apocalipsis y dicen que el país no tiene salida, pero sí la tiene”, dijo Carlos Chavira, exmiembro de Coparmex. 

Ciudad de México, 4 de julio (SinEmbargo).– La comunicación entre el Presidente y los empresarios no está rota como afirman algunos, pero puede mejorar con más apoyos al sector, aseguraron representantes de micro, pequeñas y medianas empresas (MiPymes) al hablar de los “claroscuros” en materia económica en lo que va del sexenio de Andrés Manuel López Obrador.

“Algunos empresarios son agoreros del desastre al anunciar el Apocalipsis y dicen que el país no tiene salida, pero es mentira, sí tiene salida”, aseguró Carlos Chavira Rodríguez, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) Cd. Juárez, Chihuahua, de 2008 a 2012. “La comunicación de los empresarios con el Presidentes se mantiene”.

En los 18 meses que lleva Andrés Manuel López Obrador en la Presidencia ha tenido una relación ambigua con los grandes empresarios: Por una lado llama “empresarios responsables” a Carlos Slim Helú (dueño de Grupo Carso), Alberto Baillères González (Industrias Peñoles y Grupo Palacio de Hierro) y Germán Larrea Mota Velasco (Grupo México), y por el otro polemiza con Carlos Salazar Lomelín (presidente del Consejo Coordinador Empresarial) y Gustavo de Hoyos, a quienes ha señalado abiertamente como parte del supuesto “Bloque Opositor Amplio” (BOA).

RESTAURANTE-COVID

En México hay más de 4.2 millones de microempresas que aportan 41.8 por ciento del empleo total. Foto: Mario Jasso, Cuartoscuro.

Sin embargo, hay una parte de los empresarios que se mantiene fuera de la polémica, pero que aporta el 42 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y genera el 73 por ciento de los empleos del país: las Mipymes, que fueron castigadas en sexenios anteriores sin apoyos ni licitaciones.

Aunque estos micro, pequeños y medianos empresarios reconocen que desde el inicio de su sexenio el Presidente ha focalizado los apoyos económicos en los sectores más pobres del país, advierten que con la crisis del coronavirus la dispersión de recursos no fue la adecuada porque se incluyó también al sector informal.

“El Presidente ha tenido toda la intención de ayudar al sector pequeño y mediano del país y empezó con las tandas del bienestar en 2019, con 6 mil pesos de crédito a la palabra y si pagabas podías usar ese crédito hasta en tres ocasiones. Eso funcionaba bien”, destacó Cuauhtémoc Rivera, presidente de la Asociación Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC). “Pero con la COVID-19 empezó a dar microcréditos a la palabra al sector formal e informal”.

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Economía (SE), en México hay más de 4.2 millones de microempresas que aportan 41.8 por ciento del empleo total. Las pequeñas suman 174 mil 800 y representan 15.3 por ciento de empleabilidad; por su parte, las medianas llegan a 34 mil 960 y generan 15.9 por ciento del empleo. Por ello, los representantes de las Mipymes solicitan más apoyos en esta crisis económica por la COVID-19.

“Para el sector formal era ofrecerles una línea de crédito revolvente, pero se le dio el mismo dinero a los formales e informales”, recordó el presidente de la ANPEC.

En abril pasado, la Asociación Latinoamericana de Micros, Pequeños y Medianos Empresarios (Alampyme), que integra a más de 16 mil micro y pequeños empresarios del país, consideró que los apoyos del Gobierno en esta pandemia corren el riesgo e generar clientelismo político.

“Las más de 4.5 millones de Mipymes se enfrentan a la incertidumbre porque el plan de recuperación económica presentado por el Presidente López Obrador será insuficiente para enfrentar los retos de la COVID-19”, explicó Alejandro Salcedo Pacheco, presidente de Alampyme.

El plan del Presidente para reactivar la economía contempla créditos por 25 mil pesos a un millón de Mipymes. Para los grandes empresarios no hay apoyos. “No habrá rescate de empresas ni de la banca como ocurrió en la crisis financiera de 1994-1995 a través del Fobaproa, y tampoco habrá condonación de impuestos”, ha advertido en distintas ocasiones.

Estas declaraciones han generado malestar entre algunas cúpulas empresariales como la Coparmex y el Consejo Coordinador Empresirial (CCE), que afirman que no habrá reactivación económica si no se otorgan apoyos como plazos para el pago de impuestos, no condonaciones.

“El Presidente piensa que cualquier apoyo económico es apoyar a los de arriba, pero apoyar a las empresas es apoyar a los de abajo. También confunde cualquier tipo de deuda con el nuevo Fobaproa”, dijo Gustavo de Hoyos Walther, presidente de la Coparmex en una entrevista para SinEmbargo. “La comunicación del Presidente con las organizaciones del sector privado está rota por completo”.

Sobre este tema, el empresario Carlos Chavira, ex miembro de la Coparmex, negó que la relación de los empresarios con el Gobierno esté rota y que los únicos empresarios que perciben este sentimiento son los que antes tenían privilegios.

“Los empresarios y empresas que no están expuestos por intereses o ideologías siguen participando en licitaciones del Gobierno, entre ellas, Cemex, Vitro, Carso. No ha habido un rompimiento con ellos. Gustavo de Hoyos y el grupo que lo acompaña en la dirigencia de la Coparmex han sido los primeros en descalificar cualquier acción por parte del Gobierno. Es falso que no sean un obstáculo”, señaló.

 ¿QUÉ ESPERAN EN ESTE SEXENIO?

Para Cuauhtémoc Rivera, de ANPEC, el Presidente tiene la gran oportunidad de evaluar su gobierno y ajustar sus objetivos.

“El Presidente tiene una mayoría, los partidos de oposición casi ni existen, es decir, él es el dueño de la página, no hay quién le estorbe. Está perdiendo el tiempo en pleitos que no tienen razón de ser”, aseguró.

Rivera enumeró cuatro temas que el Presidente debe trabajar:

1. Mejorar la economía.
2. Controlar la pandemia.
3. Bajar los niveles de violencia.
4. Atender el tema de los feminicidios.

Otros empresarios como Carlos Chavira prefieren colaborar con este cambio mediante nuevos organismos empresariales que agrupen a más voces.

“Estoy encabezando una iniciativa con empresarios, cerca de 5 millones de pequeños y medianos empresarios, para reactivar la economía”, dijo en entrevista. “Esta iniciativa está orientada a crear vínculos entre empresarios de México, Estados Unidos y Canadá que hasta ahora es acaparado por un pequeño grupo”.