“Estamos tratando esto como un caso de terrorismo doméstico, y vamos a hacer lo que hacemos a los terroristas en este país, que es ofrecer una justicia rápida y segura”, indicó John Bash, Fiscal Federal para el distrito oeste de Texas, quien compareció junto a Esparza en rueda de prensa.

Previamente, los investigadores habían apuntado a un posible vínculo del sospechoso de la masacre de El Paso, Patrick Crusius, con un manifiesto publicado en internet en el que se critica “la invasión hispana de Texas”.

Washington, 4 ago (EFE).– Las autoridades federales de Estados Unidos aseguraron este domingo que están tratando la investigación del tiroteo que el sábado dejó al menos 20 muertos en un centro comercial El Paso (Texas), ciudad fronteriza con México, como un caso de “terrorismo doméstico” y “delito de odio”.

El Fiscal del Distrito de El Paso, Jaime Esparza, anunció que buscará la “pena capital” para el hombre acusado de la matanza, que además dejó por lo menos 26 heridos.

“Estamos tratando esto como un caso de terrorismo doméstico, y vamos a hacer lo que hacemos a los terroristas en este país, que es ofrecer una justicia rápida y segura”, indicó John Bash, Fiscal Federal para el distrito oeste de Texas, quien compareció junto a Esparza en rueda de prensa.

Edie Hallberg llora mientras habla con la policía ante una tienda Walmart donde ocurrió un tiroteo ese día, mientras busca a su madre desaparecida, Angie Englisbee, que estaba en la tienda durante el ataque en El Paso, Texas, el sábado 3 de agosto de 2019. Foto: Andres Leighton, AP

Previamente, los investigadores habían apuntado a un posible vínculo del sospechoso de la masacre de El Paso, Patrick Crusius, con un manifiesto publicado en internet en el que se critica “la invasión hispana de Texas”.

Crusius, de 21 años, se encuentra detenido en la cárcel del condado de El Paso.

Texas es uno de los estados que cuenta con pena de muerte, por lo que la sentencia podría conllevar la ejecución del acusado.

El Paso es ciudad fronteriza con México con cerca de 700 mil habitantes, y según datos del Censo, más del 80 por ciento de la población es de origen hispano.

El centro comercial donde se produjo el tiroteo se encuentra muy cerca de la frontera con México, y es muy popular entre los ciudadanos mexicanos como lugar de compra durante los fines de semana.

El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ayer confirmó tres ciudadanos entre los fallecidos. Mientras que Marcelo Ebrard Casaubón, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) reportó esta mañana que nueve personas de origen mexicano resultaron heridas.

El Gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo. Foto: EFE/EPA/JAMES KEVIOM/Archivo

NY EXIGE PONER FIN A TIROTEOS

Nueva York, encabezado por su Gobernador, Andrew Cuomo, dejó escuchar su voz este domingo, tras el segundo tiroteo ocurrido en Estados Unidos en un pazo de 13 horas, que en total han dejado 29 muertos, para urgir acción al Gobierno federal que apruebe legislación para el mayor control de armas de fuego en el país.

“Nuestro país está bajo ataque desde dentro y continuar ignorando lo que está ocurriendo a nuestro alrededor sólo llevará a más matanzas y más tragedia, todo eso prevenible”, afirmó Cuomo en un comunicado.

En menos de 24 horas el país ha vivido dos tiroteos, uno en un centro comercial en El Paso Texas con 20 muertos y 26 heridos, y este domingo en Dayton, Ohio, que dejó 9 muertos, además del atacante, y 27 heridos.

“A nombre de los neoyorquinos, lamento que vivan en un país con un Gobierno federal que permite que esto ocurra y no hace nada”, sostuvo el Gobernador, que el sábado criticó nuevamente al Presidente Donald Trump por apoyar a la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por su sigla en inglés).

Al menos 20 personas murieron, luego que un sujeto les disparara al interior de un centro comercial de El Paso, Texas. Foto: AP.

Desde su llegada a la Casa Blanca, Trump ha sido un firme defensor de la NRA e incluso participó el año pasado en la convención anual de la organización, a cuyos miembros definió como “verdaderos patriotas” y reforzó la defensa de las armas como “un derecho de libertad”.

“¿Quién estaba protegiendo el derecho de esas 29 personas a vivir su vida en paz?”, cuestionó Cuomo, para afirmar que “esta locura debe parar ahora”.

“Todos aquellos que son reacios a hacer algo acerca de eso son cómplices. Estoy enfermo de excusas. No quiero escuchar ‘no podemos’… porque sabemos que podemos y ustedes no”, sostuvo.

Cuomo reiteró el apoyo de Nueva York a leyes sensatas para el control de armas “para mantener a nuestros niños y familias seguras” y en contra “de la intolerancia y la retórica de odio que alimentan estos ataques”.

“Washington debe hacer lo mismo”, reiteró Cuomo.

Agentes de varias corporaciones se presentan en el lugar donde se registró un tiroteo en un centro comercial de El Paso, Texas, el sábado 3 de agosto de 2019. Foto: Rudy Gutierrez, AP

El Alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, se unió a las voces que lamentan lo ocurrido este día y que exigen que se tome acción para poner fin a las muerte por los tiroteos.

“Ayer fue El Paso. Menos de 24 horas más tarde es Dayton. ¿Dónde será la próxima vez? ¿y cuán pronto?”, señaló De Blasio, que por segundo día consecutivo recurre a su cuenta de Twitter para expresarse sobre los tiroteos.

“¿Cuánta más gente tendrá que morir? Tenemos que arreglar esto. Está dentro de nuestro poder actuar”, indicó el Alcalde de Nueva York, donde las banderas en edificios municipales ondean hoy a media asta por las víctimas de El Paso.

El Fiscal del Distrito de Manhattan, Cyrus Vance, también dejó escuchar su voz para asegurar que hasta que no se aprueben leyes para enfrentar la epidemia de la violencia por las armas de fuego “veremos más y más de estos repugnantes e inaceptables tiroteos masivos”.

“Es tiempo para los miembros del Congreso y el Presidente despertar. Ustedes están fallando en proteger los estadounidenses, sencillo y simple. Aprueben una legislación responsable para el control de armas”, indicó Vance.