Mundo

Chile se quedará con Constitución de la dictadura militar; 61.90% rechazó una nueva

04/09/2022 - 8:15 pm

Más de 15 millones de chilenos han sido llamados a participar en este proceso en el que el voto es obligatorio por primera vez en 13 años, incluidos los chilenos residentes en el extranjero. Por ello, la participación en este plebiscito se considera histórica. 

Santiago, Chile 4 de septiembre (AP).– El rechazo a la nueva Constitución de Chile triunfó holgadamente el domingo con el 61.90 por ciento, según el conteo oficial preliminar, lo que significa que seguirá vigente la Carta Magna impuesta hace 41 años por la dictadura militar.

El autónomo Servicio Electoral de Chile (Servel) -que ha contabilizado hasta ahora más del 98 por ciento de los votos– precisó que el “Apruebo” obtenía un 38.10 por ciento.

“Reconocemos este resultado y escuchamos con humildad lo que el pueblo de Chile ha manifestado”, dijo Vlado Mirosevic, vocero del “Apruebo”, al reconocer la derrota del oficialismo que superó todos los pronósticos de las encuestas, que indicaban que el rechazo al texto, impulsado por la oposición derechista y un sector del oficialismo, ganaría por cerca del 10 por ciento de los sufragios.

Francisco Chahuán, líder de la centroderechista Renovación Nacional, señaló que “el compromiso de Chile Vamos (la coalición opositora) es una nueva y buena Constitución”.

La oposición prometió que si ganaba el plebiscito impulsaría un nuevo proceso constitucional para reformar la Carta Magna. Algunos en el sector incluso hablaron de convocar a una convención para que redacte un nuevo texto. Sin embargo, la oposición no ha precisado si impulsará los cambios en el Congreso o en elecciones.

El plebiscito es el cierre de un proceso de tres años iniciado en 2019 cuando en Chile -considerado hasta entonces un ejemplo de estabilidad en la región- estallaron protestas callejeras estudiantiles en demanda de más igualdad y derechos sociales. Un año después el 78 por ciento del electorado decidió que quería una nueva Constitución que reemplazara a la impuesta por la dictadura militar de 1973 a 1990.

Los opositores a la nueva Constitución aplauden mientras escuchan los resultados parciales de un plebiscito que daban la ventaja a la opción del “Rechazo” sobre el “Apruebo” a la propuesta del nuevo texto constitucional. Foto: Matías Basualdo, AP.

La nueva Carta Magna ponía el énfasis en asuntos sociales e igualdad de género, consagraba derechos a los 11 pueblos originarios chilenos, priorizaba la protección del medio ambiente e introducía los derechos a la vivienda, salud y educación gratis.

El triunfo del “Rechazo” posibilita que siga vigente la Constitución de los militares que la actual oposición se negó a modificar durante 30 años. Sin embargo, el sector se abrió a las transformaciones luego de que en 2020 la mayoría de los chilenos votaron a favor de una nueva ley fundamental.

Hace dos meses la oposición prometió públicamente que, de triunfar el “Rechazo”, le introduciría a la Carta Magna una decena de reformas, entre ellas cambiar el actual Estado subsidiario que instauró un modelo de libre mercado por un Estado social de derechos.

Los partidarios de la nueva Constitución se abrazan mientras escuchan los resultados parciales de un plebiscito que daban la ventaja a la opción del “Rechazo” a la propuesta del nuevo texto constitucional. Foto: Matías Basualdo, AP.

“Debemos garantizar el acceso y adecuado ejercicio de derechos sociales en educación, salud, pensiones, vivienda y seguridad social en general, que haga posible una vida verdaderamente libre y digna”, señala el compromiso opositor. La Constitución actual deja que el mercado regule el acceso a los derechos sociales y las pensiones se basan en el modelo de capitalización individual.

También prometió reconocer constitucionalmente a los 11 pueblos originarios chilenos y el derecho humano al agua, además de garantizar “igualdad de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres” y defender la existencia del Senado, que la propuesta oficialista eliminó.

Los votantes han respondido a esta pregunta: “¿Aprueba usted el texto de Nueva Constitución propuesto por la Convención Constitucional?”.

Según el texto propuesto, el Estado de Chile pasaría a ser considerado como “plurinacional”, se contempla el derecho de las poblaciones indígenas a opinar sobre asuntos que les afecten y se ponen por escrito derechos sobre el aborto –sin nombrarlo expresamente– o en materia de vivienda.

Los primeros resultados en Chile muestran una amplia ventaja del “rechazo” en el referéndum constitucional

Las reformas se extienderían también a algunas de la principales instituciones, con un cambio estructural en el sistema judicial y la desaparición del Senado, reconvertido en una Cámara de Representantes en caso de que triunfe el “apruebo”.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video