Más de 200 científicos enviaron una carta a la Organización Mundial de la Salud para que revise sus recomendaciones y considere que existe una posibilidad de contagios de COVID-19 a través de pequeñas partículas en el aire, reportó el New York Times.

Ciudad de México, 5 de julio (SinEmbargo).– Un grupo de 239 científicos de 32 países aseguran que hay evidencias de que el nuevo coronavirus puede infectar a las personas a través de pequeñas partículas en el aire, por lo que hicieron un llamado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que revise sus recomendaciones, publicó el diario New York Times.

La nota firmada por la periodista Apoorva Mandavilli refiere que la petición fue enviada a través de una carta abierta a la OMS y planean hacerla pública en una revista científica la próxima semana.

“El coronavirus está encontrando nuevas víctimas en todo el mundo, en bares y restaurantes, oficinas, mercados y casinos, dando lugar a grupos temibles de infección que confirman cada vez más lo que muchos científicos han estado diciendo durante meses: el virus permanece en el aire en el interior, infectando a los que están cerca”, destaca la publicación.

CALLES-CDMX-CORONAVIRUS

Cientos de científicos dicen que el coronavirus está en el aire. Foto: Cuartoscuro.

Hasta el momento, la OMS sostiene que el virus de SARS-CoV-2 se transmite principalmente entre personas a través del contacto y de gotículas respiratorias y que la transmisión del virus en el aire es posible solo después de procedimientos médicos que producen aerosoles o gotas de menos de 5 micras.

“Ya sea que lo transporten en el aire grandes gotas que se elevan por el aire después de un estornudo, o por gotas exhaladas mucho más pequeñas que pueden deslizarse a lo largo de una habitación, según estos expertos, el coronavirus se transmite por el aire y puede infectar a las personas cuando se inhala”, detalla el New York Times.

Los expertos entrevistados por el New York Times señalan que el comité de prevención y control de infecciones de la OMS está sujeto a una visión rígida y excesivamente medicada de la evidencia científica. “Es lento y reacio al riesgo al actualizar su guía y permite que algunas voces conservadoras griten la disidencia”.

“Morirán defendiendo su punto de vista”, dijo al diario una consultora de la OMS que pidió no ser identificada debido a su continuo trabajo para la organización.

“Si comenzamos a revisar el flujo de aire, tendríamos que estar preparados para cambiar mucho de lo que hacemos”, dijo al New York Times. “Creo que es una buena idea, una muy buena idea, pero causará un enorme estremecimiento en la sociedad de control de infecciones”.

Los científicos consultados por el diario estadounidense coincidieron en que si la OMS impulsara medidas de control rigurosas en ausencia de pruebas, los hospitales en países de ingresos bajos y medianos podrían verse obligados a desviar recursos escasos de otros programas cruciales.

“Me siento frustrada por los temas de la circulación del aire y el tamaño de las partículas”, dijo al diario Mary-Louise McLaws, miembro del comité y epidemióloga de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sydney. “Si empezamos a revisar el flujo de aire, tendríamos que estar preparados para cambiar mucho de lo que hacemos”, señaló. “Creo que es una buena idea, una muy buena idea, pero causará un enorme escalofrío en la sociedad de control de infecciones”.

Los científicos también señalaron que incluso las máscaras de tela, si son usadas por todos, pueden reducir significativamente la transmisión, y la OMS debería decirlo claramente.

“Varios expertos criticaron los mensajes de la OMS durante la pandemia diciendo que el personal parece valorar la perspectiva científica por encima de la claridad”, destaca el New York Times.

Trish Greenhalgh, médico de atención primaria de la Universidad de Oxford en Gran Bretaña, declaró en entrevista al New York Times que “no hay pruebas irrefutables de que el SARS-CoV-2 viaja o se transmite significativamente por medio de aerosoles, pero no hay absolutamente ninguna evidencia de que no sea así”. Por ello recomendó tomar una decisión ante la incertidumbre: “Así que, ¿por qué no nos enmascaramos durante unas semanas, por si acaso?”