El Secretario de Hacienda dijo que esta cantidad es tan elevada que de evitarse se podrían pagar grandes infraestructuras como el Tren Maya. Explicó que la evasión fiscal es del orden del 4 por ciento y que cada punto porcentual del PIB mexicano es de alrededor de 250 mil millones de pesos.

México, 6 mar (EFE).- La evasión fiscal cuesta a México alrededor de un billón de pesos al año (unos 51 mil 600 millones de dólares), o alrededor del 4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), afirmó este miércoles el Secretario de Hacienda, Carlos Urzúa.

“En México aún hoy la evasión y elusión fiscal es un asunto muy grave. Esto representa varios puntos porcentuales del PIB. Para nosotros es muy importante tratar de atacar el problema”, señaló el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) en un evento de su ministerio con el Instituto Nacional Electoral (INE).

Explicó que la evasión fiscal es del orden del 4 por ciento y que cada punto porcentual del PIB mexicano es de alrededor de 250 mil millones de pesos (unos 12 mil 900 millones de dólares).

De esta manera, la “evasión y elusión fiscal” llega a sumar un billón de pesos, abundó.

Dijo que esta cantidad es tan elevada que de evitarse se podrían pagar grandes infraestructuras como el Tren Maya impulsado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Este miércoles, la SHCP y el INE firmaron un convenio en materia de intercambio de información.

“Como parte de los esfuerzos de la actual administración encaminados a combatir la corrupción en todas sus formas, y fortalecer a su vez el sistema democrático, se suscribió” este convenio, indicó el ministerio en un boletín.

El convenio tiene como finalidad “permitir y promover” el intercambio de información y competencia de cada una de las partes en materia fiscal y financiera.

Además, el acuerdo habrá de permitir “el uso del servicio de verificación de datos de credencial del elector”.

El instrumento busca también capacitar e impulsar la educación cívica y enfrentar fraudes en materia de robo de identidad.

Se designarán enlaces encargados de coordinar y dar seguimiento al desarrollo de las actividades entre entes.

Finalmente, las partes estarán obligadas a guardar la confidencialidad de la información que proporcionen y la que obtengan, en especial el secreto fiscal y bancario, puntualizó.

En declaraciones a los medios al concluir la presentación del convenio, Urzúa quitó importancia a la rebaja de perspectivas de varias agencias calificadoras tanto a la nota soberana como a las estatales Petróleos Mexicanos (Pemex) y Comisión Federal de Electricidad (CFE).

“Esto de las agencias hay que tomarlo como un granito de sal. No bajaron las calificaciones, nada más las perspectivas”, apuntó el ministro.